Alerta que caminan

Justicia, Movimientos sociales, SECCIONES

Está por cumplirse una década de los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. El ex comisario Alfredo Franchiotti había sido condenado a cadena perpetua por dichos crímenes, pero gracias al traslado concedido por la justicia, podría pasar sólo doce horas por día detenido en la Unidad Penal N°11 de Baradero.

 

El Tribunal N°7 de Lomas de Zamora le otorgó al asesino Alfredo Franchotti el beneficio de estar alojado en esta cárcel de régimen abierto, beneficio que suele dársele a algunas personas que están privadas de su libertad, en general por buena conducta o porque ya están por cumplir su condena. Jamás se entrega en los casos en que exista una condena por cadena perpetua, pero, en este caso, no existe sentencia firme. Este tipo de régimen permite a los presos pasar hasta doce horas fuera de la unidad y una futura liberación.

“Los familiares de Darío Santillán y sus compañeros de militancia denunciamos la impunidad que permite que, seis años después, el asesino de Darío y Maxi no tenga sentencia firme y repudiamos la decisión judicial de permitir su traslado a una cárcel de régimen abierto”, expresaron mediante un comunicado. “Además denunciamos que, dentro de la corte suprema de la provincia de Buenos Aires, que debe fallar sobre la causa por la que está condenado Fanchiotti, está el ex Ministro de Justicia duhaldista Luis Genoud, responsable político de la Masacre de Avellaneda”.

La impunidad de Fanchiotti, así como la del ex cabo Jose Darío Poblete, asesino de Carlos Fuentealba, la impunidad de los policías responsables de la desaparición de Luciano Arrgua, la de los responsables del crimen de Natalia Melmann no pasarán. Seguiremos luchando para exigir justicia”, indica mediante un comunicado el Frente Popular Darío Santillán.

Deja un comentario