¿Qué es el Chi ?, ejercicios para fortalecerlo: la sonrisa interior

POPURRI, Senti Pensante

La palabra Chi tiene muchas acepciones Se podría traducir por energía, aire, aliento vital, esencia vital y todo lo que se refiera a la “energía que activa el Universo”.

por Amelia Lamaignere (laesquinamagica.com)

El Chi se condensa y se dispersa, en ciclos alternativos de energía positiva y negativa (YIN y YANG) y se materializa en diversas formas y aspectos. No se crea ni se destruye, sin embargo el Chi se transforma y reaparece en nuevos estados de existencia.

Según esto todos los estados de existencia son manifestaciones temporales del CHI. Es el origen de todo el movimiento del Universo; está considerado como la fuente de nuestra fuerza vital y el factor animado que hay en todos los seres vivos. Además el Chi mantiene las cosas unidas; hace que los componentes de nuestro cuerpo no se separen ni disipen, mantiene en su lugar, los órganos, las glándulas los vasos sanguíneos y el resto de las partes del cuerpo. Cuando se debilita el CHI puede producirse una relajación de los órganos produciéndose un mal funcionamiento y la falta de salud.

Pero China no tiene la exclusiva de este concepto, todas las culturas tienen una palabra para expresar el Chi. Por ejemplo: los hebreos la palabra es “Ruach”( aliento de vida) aparece en el primer capítulo del Génesis. Para los Japoneses es YI (propósito), esencial en las artes marciales; en sánscrito la palabra Prana sustituye al Chi; en tibetano es Lung, Los siux de Dakota reconocen al Chi bajo el sinónimo de Neyatoneyah, y los bush de Kalahari le llaman Num.

Hay un Chi interno y hereditario que permanece con nosotros desde el momento de la concepción hasta la muerte y hay un tipo de Chi adquirido, en el cual entran todos los tipos de Chi producidos después del nacimiento. En la fisiología taoísta el Chi Original se almacena en el espacio que hay entre el ombligo, los riñones y el centro sexual, ligeramente por encima de la zona pélvica. Durante todo el día sacamos parte de ese Chi original para nuestras funciones.

Tanto en la practica del T`AI-CHI como con las técnicas de meditación, la Sonrisa Interior y los sonidos curativos nos ayudan a canalizar bien las energías y acumular Chi original a fin de evitar el desgaste que produce el estrés y la sociedad en la que vivimos.

¿ Como se trabaja el Chi ?

Hace miles de años los maestros taoístas descubrieron los centros Chi del cuerpo mediante la observación interior. Y así es como se trabaja el Chi, simplemente relajando el cuerpo y dejando que la energía fluya, observando las sensaciones, porque como dicen los taoístas la mente dirige y el Chi sigue a la mente; el Chi dirige y el cuerpo sigue al Chi . El Chi se dirige a la parte del cuerpo donde pones la atención durante la meditación. Observa la sensación y aprende a dirigirlo por todo tu cuerpo con la meditación de la sonrisa Interior, tonifica tus órganos con los sonidos curativos, practica T’ai-chi y comprobarás los espectaculares resultados no solo sobre ti sino también en aquellos que te rodean.

Hoy queremos presentar las tecnicas taoistas de fortalecimiento de organos aprendidas del maestro Mantak & chia. Recomendamos el libro La Energia curativa a la Luz del TAO en donde se pueden encontrar estas practicas con mayor detalle y graficos mas adecuados. Son faciles de aplicar y dan unos resultados muy evidentes. Yo soy una de las “beneficiarias” de estas meditaciones activas y puedo asegurar su efectividad si se practican con regularidad y seriedad.

Lo que podemos aprender por medio de la sonrisa interior:

Cuando estamos estresados, en un estado emocional alterado, o nos dejamos dominar por el temor o la ira, nuestros órganos se obstruyen y nuestros niveles de actuación disminuyen. Se consume gran cantidad de energía, nos volvemos pesados, faltos de reflejos, cansados y sin alegría. Tratamos de esforzarnos en aprender algo, pero nos cuesta mucho trabajo integrarlo en nuestro mundo.

En el sistema taoísta creemos que cuando nos dejamos invadir por el estrés, o por el miedo, los sentido y los órganos se cierran. Por ejemplo: cuando alguien no nos gusta, nuestro cuerpo rehúsa admitirlo, y es incapaz de aceptar sus enseñanzas e ideas.

1. – Principales fuentes de la energía auditiva:

Las principales fuentes de la energía auditiva son, el RIÑÓN y su órgano asociado la VEJIGA.
Cuando los riñones funcionan bien, estamos más alerta y por tanto capacitados para aprender.
Los riñones están conectados con la apertura de los oídos. Si los riñones son fuertes, se incrementa nuestra agudeza auditiva, con lo que se intensifica la capacidad de aprendizaje.
La vejiga ayuda a eliminar los fluidos tóxicos, con lo que se purifica la sangre y hace que los humores fluyan de manera más libre. Si la vejiga está dañada, las funciones del riñón se verán afectadas.

2. – Principales fuentes del poder de la palabra:
Las principales fuentes de la capacidad verbal son el CORAZÓN y su órgano asociado, el INTESTINO DELGADO.
El corazón proporciona ánimo para aprender y es la sede de la alegría. Sin avidez o ánimo el aprendizaje resulta difícil ya que el secreto en hacerlo con gozo, diversión y deleite. Cuando se dan estas condiciones todo nuestro cuerpo acepta y asimila lo que aprendemos. El corazón es también la sede del respeto y la honestidad.
Cuando respetamos nuestro corazón está abierto. La lengua se conecta con el corazón. Si la conexión está abierta podemos comenzar a aceptar y programar nuestra mente en pequeñas parte, asimilando y ordenando lo aprendido.
El intestino delgado nos ayuda a similar lo aprendido. Cuando se padece alguna enfermedad loas funciones el corazón se ven afectadas, y el tiempo para similar el aprendizaje en nuestro interior es mucho más largo o a veces no se realiza, o incluso se hace mal.

3. – Principales fuentes de la energía visual:
Las principales fuentes de energía visual son el HÍGADO y su órgano asociado, la VESÍCULA BILIAR.
Cuando el hígado se haya en buen estado y funcionamiento, podemos ser más asertivos, tomar decisiones más fácilmente e integrar lo que aprendemos en nuestra cosmovisión. La apertura del hígado son los ojos. Si el hígado esta débil, enfermo o estamos sometidos a la ira, no puede tomar decisiones y nuestra visión resulta dañada, dificulta la programación en nuestra mente de lo que vemos y la integración de lo que aprendemos.
La vesícula biliar sana ayuda a tomar decisiones.

4. – Principales fuentes de la energía de la gestación:
Son el BAZO y ESTOMAGO
El bazo proporciona el buen sentido de la concepción. Su apertura es la boca, y está relacionado con el poder del habla, con la voz y asimilación de lo aprendido.
El estómago, se asocia con el bazo. Cuando se encuentra en buenas condiciones, es más receptivo ante nuevos pensamientos, ideas y costumbres. Cuando más se acepten estos como propios, tanto más ávido se sentirá el ser humano de aprender nuevas experiencias y costumbres más económicas.

5. – Principales fuentes de la energía olfativa y cinética:
Las principales fuentes de energía olfativa y cinética (la energía que produce un cuerpo cuando está en movimiento), son los PULMONES Y EL INTESTINO GRUESO.
Los pulmones se asocian a los buenos impulsos y su apertura es la nariz y también la piel.
Se relacionan con la sensación cinética: los sentidos de la piel, el tacto, y las sensaciones.
Con ellos incrementamos la conciencia de cuanto nos rodea, y en consecuencia sé amplia enormemente nuestra capacidad para el aprendizaje.
El Intestino grueso se relaciona con la eliminación y la descarga y nos hace más abiertos, más abiertos tanto mental como físicamente. Cuando padecemos de estreñimiento estamos más faltos de interés antes las nuevas ideas, y poco deseoso de cambios en nuestra vidas, en una palabra estamos cerrados al exterior.
El intestino grueso está asociado con los pulmones ayudando a fortalecer las funciones pulmonares (“para que entren nuevos impulsos, ideas cambios, es necesario eliminar los viejos”…)

6. – La energía de las glándulas productoras de adrenalina nos proporciona entusiasmo para aprender.
Las glándulas que producen la adrenalina nos dan vitalidad y la energía caliente, o YANG del riñón. También nos hacen más enérgicos y entusiastas en el aprendizaje. Sin vitalidad nos sentimos perezosos, y soñolientos.

7. – Las glándulas tiroides y paratiroides fomentan la capacidad de expresión:
Incrementan nuestra capacidad de expresar opiniones y experiencias, con lo que todos lo sentidos se pueden comprometer en el aprendizaje.

8. – La glándula timo fomenta el sistema de inmunización.
Esta glándula es la sede de la energía y nos ayuda a fortalecer el sistema inmune. Crea energía en forma de entusiasmo y nos facilita la fuerza para el aprendizaje.

9. – La energía de los órganos sexuales aumenta el poder creativo.
Cuando estamos bajos de energía sexual somos menos creativos y nos quedamos anclados en viejas e ineficaces costumbre. Cuando aprendemos a sonreír y a incrementar nuestra energía sexual aumenta también la capacidad de resolver problemas de la rutina diaria.

10. – La espina dorsal es el centro de la comunicación:
La espina dorsal es el centro de control y comunicación. Si aprendemos a sonreírle y relajarla, nuestra capacidad de comunicación aumenta considerablemente; sabremos expresar lo que hemos aprendido, que pasará a través de la columna a los órganos, y así aceptarán costumbres nuevas y más eficaces a nuestro sistema. También es importante la función de control que ejerce la columna sobre nuestro sistema nervioso.

11. – PAUTAS PARA EL APRENDIZAJE SUPERIOR

a) Sonría durante todo el aprendizaje.
Sonría a las partes u órganos que se resisten a las nuevas ideas.
Así, si el corazón no tiene deseos de abrirse y de aprender, debemos sonreírle hasta que libere el gozo y la diversión que se siente al aprender cosas nuevas. Si el hígado está lleno de ira, lo que dificulta la visión, sonríales hasta que se abra.

b) Haga que las manos, piernas, cabeza, pecho, ojos, nariz, boca oídos lengua ano etc . se comprometan en el aprendizaje por medio de la interpretación.
Por ejemplo, si estamos aprendiendo a manejar un nuevo ordenador, imaginemos o interpretemos que somos este ordenador. Debemos meternos en él para comprenderlo. Hemos de utilizar todas nuestras herramientas para ponernos en contacto con aquello que queremos aprender.

c) Sonría a los sentidos y déjelos todos abiertos; que se sientas ligeros y contentos de aprender.
Que se comprometan también en el aprendizaje. Comience por la vista: como es; después pase al sentido auditivo, olfativo, cinético y del gusto. Imagine lo que desea aprender con la vista: su aspecto; del oído: como suena; del olfato: como huele; del tacto: que aspecto tiene; del gusto: Como sabe.

d) Utilice metáforas de su vida diaria, las más conocidas y las que emplea con mayor frecuencia:
Por ejemplo: un jardinero o una persona que le gustan las flores, conectará aquello que desea aprender con la jardinería o con las flores e incluso utilizará el vocabulario de jardín asociándolo con lo que quiera aprender.
Un amante de animales, transformará lo que aprende en animales y las características de lo que aprende en características de animales.

e) Comprometa su ser total en el aprendizaje:
Compruebe su sistema ( sentidos, órganos, brazos, manos etc. Todos sus elementos están ávidos de aprender o de reconocer lo que desean aprender. Ha de sonreírles, decirles que los ama y que quiere que se comprometan.

EL PODER PERSONAL A TRAVÉS DE LA SONRISA INTERIOR

La sonrisa es la energía más fuerte en lo que respecto al poder personal.

1.-La auténtica sonrisa interior a los órganos hace que todos ellos aporten su propia fuerza para generarla y canalizarla hacia los sentidos, especialmente los ojos.
Los ojos conectan con todos los órganos y sentido s. Cuando se aprende a hacerlo se puede enviar fuerza a todos los órganos.
Imaginemos que tenemos 63 trillones de células. Cada célula produce un minúsculo milímetro de energía Multiplicado este por los 63 trillones de células, la cantidad de energía obtenida es enorme.
Cuando estamos relajados, calmados, y sonreímos, podemos mantener la energía en el punto culminante de su fuerza, y asimismo, podemos lograr que esté siempre preparada para entrar en acción. ¡El nivel de energía es siempre la clave principal!…

2. – Cuando aumenta nuestro nivel de energía , contamos con más fuerza para multiplicar nuestras capacidades, tenemos más flexibilidad de acción y sabemos mejor lo que queremos y como conseguirlo, esto es, contamos con mayor claridad de ideas.

3. – Sonría a sus órganos sexuales. Cuanto mayor sea su nivel de energía sexual, más poder personal tendrá. Cuando decrece la fuerza sexual disminuye el poder personal.
Debe practicar para conservar e incrementar la energía sexual, reciclándola al mismo tiempo.
¡ Saber cultivar la energía sexual es una de las principales fuentes de fuerza. !…

LA SONRISA INTERIOR

Cuando hay problemas en los órganos, pueden surgir ciertas emociones. La persona que padece de afecciones pulmonares puede ser propensa a la tristeza o depresión. El exceso de congestión o calor en el hígado provoca la ira o mal humor. Si se calienta fácilmente el corazón puede aparecer la violencia, el odio o la crueldad. Los problemas del bazo y páncreas suelen ocasionar tristeza, angustia y falta de decisión.

Los riñones debiles provocan los miedos, y la falta de alicientes.
Cuando aparezcan sentimientos negativos, no juzgues a la persona o a la situación, solo tienes que ponerte en contacto con tu Yo interior, utilizar la meditación de la Sonrisa interior y transformarás los sentimientos negativos en la energía positiva de las virtudes.
Para dominar esta técnica se necesita practicar todos los días, pero los efectos se notan a la larga, incluso las personas que te rodean , sentirán tus vibraciones más elevadas ya que con esta meditación estarás aprendiendo a amar incluso hasta tus propios enemigos.
Cuando hayas aprendido a amarte a ti mismo y a conectar con la reserva ilimitada de Amor Universal, tendrás tal abundancia de Amor que notarás que se desborda, y lo podrás enviar a los seres queridos y a las personas sufrientes.
Nuestras células está recubiertas de una membrana muy sensible y cuando tu sonríes a esa célula, órgano o glándula , esta parte de tu cuerpo que está viva recoge tu deseo de bienestar, y puedes notar como un hormigueo o una presión en la zona, lo cual significa que ha recogido la sonrisa. La ciencia ha reconocido que el simple hecho de hacer el gesto o mueca de una sonrisa, el cerebro emite las mismas vibraciones que cuando está satisfecho.

¿Cómo hacerla?

(por Haideé Iglesias en su blog Atalaya del Pensamiento Liberado)

A. Sonría a los órganos. Línea Frontal.
1. Relaje la frente. Puede imaginar que se encuentra con alguien a quien ama o que contempla una hermosa vista. Sienta esta energía de la sonrisa en los ojos.
2. Después, deje que la energía de la sonrisa fluya al punto central del entrecejo. Déjela fluir hacia la nariz, y después hacia las mejillas. Sienta cómo relaja la piel de la cara más tarde, pase a los músculos faciales: sienta cómo alienta toda la cara. Que fluya entonces hacia la boca, mientras usted levanta ligeramente las comisuras. Hágala pasar a la lengua. Mueva la punta de la lengua. Póngala contra el paladar y déjela ahí durante el resto del ejercicio; esto conecta los dos canales principales de energía: el “gobernador” y el “funcional”. Lleve la energía de la sonrisa a la mandíbula. Sienta cómo se relaja, liberándose de la tensión que normalmente se almacena en ella.
3. Sonría al cuello y garganta, zonas típicas de acumulación de tensión. Aunque sea estrecho, es una zona de las principales vías de la mayor parte de los sistemas del organismo. Al aire, los alimentos, la sangre, las hormonas y las señales del sistema nervioso, todos circulan por el cuello, arriba y abajo. Cuando estamos stressados, los sistemas se encuentran sobrecargados; el cuello se agarrota por exceso de actividad, y se tensa. Piense en el cuello como los maestros taoistas, que lo ven como el cuello de una tortuga: deje que se hunda dentro de su caparazón; que descanse así de la carga de sostener su pesada cabeza. Sonríale al cuello y sienta cómo la energía le nutra la garganta y hace desaparecer la tensión.
4. Sonría a la parte delantera del cuello, donde se encuentran las glándulas tiroides y paratiroides. Esta es la sede de la capacidad del habla y, cuando está cerrada, el Chi no fluye libremente. Cuando está tensa y oprimida, no podemos expresarnos. Nos encontramos ante un grupo de personas, atemorizadas, invadidas por la cobardía, y la comunicación quedará destruida. Sonríale al tiroides y sienta la garganta abierta como una flor.
5. Deje que la energía de la sonrisa pase al timo, sede del amor, del fuego, del Chi y de la energía curativa. Sonríale, sienta cómo se hace grande como una bombilla y, poco a poco, llega a su plenitud. Sienta después cómo se desliza hacia el corazón la fragancia de su cálida energía, el Chi curativo.
6. Que la energía de la sonrisa fluya hacia el corazón, que es del tamaño de un puño cerrado y está situado en el centro del pecho, ligeramente desplazado hacia la izquierda. El corazón es la sede del amor, de la compasión, del respeto honesto y de la alegría. Agradezca al corazón su función constante y esencial de bombear la sangre a la presión adecuada para que circule a través de todo el cuerpo. Siéntalo abierto y relajado, como si realizara su trabajo con más facilidad.
7. Lleve la energía de la sonrisa y de la alegría del corazón a los pulmones. Sonría a cada célula de los pulmones. Agradézcales su maravillosa función de proporcionar oxigeno al organismo y expulsar dióxido de carbono. Sienta como se suavizan y se vuelven más esponjosos, más húmedos. Note cómo hormiguean con la energía.
Sonría profundamente a los pulmones y sonría para expulsar la tristeza y la depresión. Llene los pulmones con la fragancia de la rectitud que el amor, la compasión y la alegría han traído del corazón. Deje que la energía alegre, amorosa y recta de la sonrisa fluya hacia el hígado.
8. Sonríale a su hígado, órgano de grandes proporciones situado en la parte inferior derecha del la caja torácica. Agradézcale su maravillosamente complejo papel en la digestión (procesar, almacenar y dejar salir los alimentos nutritivos) y su función en la eliminación de toxinas y sustancias nocivas. Sienta cómo se suaviza y humedece.
Vuelva a sonreír e introdúzcase en el hígado. Tome conciencia de cualquier enfado y mal humor que haya dentro del hígado. Sonría para eliminarlos y deje que la alegría, el amor, la rectitud y la calidez que el Chi lleva a la naturaleza del hígado (la amabilidad) fluyan por él hasta que se llene y los desborde a los riñones y a las glándulas productoras de adrenalina.
9. Conduzca la energía de la sonrisa a los riñones, situados dentro de la parte inferior de la caja torácica, bajo la espalda, a ambos lados de la columna vertebral. Agradézcales que filtren la sangre, eliminen productos residuales y mantengan el equilibrio del agua en el organismo. Sienta cómo se vuelven más fríos, más frescos y más limpios. Sonría entonces a las glándulas secretoras de adrenalina, que están sobre los riñones; producen adrenalina para enfrentarse a situaciones de “lucha o huida” y para varias hormonas más. Puede que la glándula adrenal le recompense proporcionándolo una pequeña dosis extra de energía.
Sonría de nuevo y llegue al fondo de los riñones. Note y sienta si hay algún temor dentro de ellos. Sonría con la calidez de la alegría, el amor y la amabilidad y haga desaparecer sus temores. Deje que aparezca la naturaleza de los riñones -la bondad- y los llene hasta que la desborden al páncreas y al bazo.
10. Sonría al páncreas y al bazo. Primero, sonríale al páncreas, que está situado en el centro, hacia la izquierda, sobre el nivel de la cintura y un poco por encima de ésta. Agradézcale su producción de insulina, que regula el nivel de azúcar en la sangre y de encimas para la digestión. Después, sonríale al bazo, que se encuentra en la parte inferior izquierda de la caja torácica. Déle las gracias por producir anticuerpos contra ciertas enfermedades. Sienta cómo se vuelve más suave y más pleno.
Vuelva a sonreír al bazo y al páncreas; sienta y note si en su interior hay alguna preocupación oculta; deje que la calidez de la alegría, el amor, la rectitud, la amabilidad y la bondad disipen las preocupaciones. Sonría a la cualidad del bazo (la justicia) y hágala salir y descender a la vejiga y a los órganos sexuales.
11. Conduzca la energía de la sonrisa hacia la zona genital, en el bajo vientre. En las mujeres, esta zona se conoce como “palacio ovárico”, y se sitúa unas pulgadas por debajo del ombligo, entre los ovarios. Sonría a los ovarios, el útero y la vagina.
En los hombres, se denomina “palacio del esperma” y se encuentra localizado a una pulgada y media por encima de la base del pene, en la zona de la próstata y de las vesículas seminales. Sonría a la próstata y a los testículos. Déles las gracias por producir hormonas y proporcionarle energía sexual.
Deje que el amor, la alegría, la amabilidad y la bondad fluyan hacia los órganos genitales; de este modo tendrá energía para superar y eliminar deseos sexuales incontrolados. Es usted quien controla su impulso sexual, no viceversa. Agradezca a sus genitales el haberle proporcionado su sexo. La energía sexual es la energía básica de la vida.
12. Vuelva de nuevo a sus ojos. Sonría rápidamente a todos los órganos de la línea frontal, comprobando que no queda tensión en ninguno de ellos. Sonríale a la tensión, si la hay, hasta que se elimine.

C. Sonría a la columna vertebral. Línea posterior.
1. Vuelva a prestar atención a los ojos.
2. Sonría hacia dentro con los ojos; deposite la energía de la sonrisa en el tercer ojo (entrecejo). Con la visión interior, dirija su sonrisa 3 ó 4 pulgadas hacia el interior de la glándula pituitaria, y siéntala florecer. Dirija la sonrisa con los ojos hacia el ventrículo (tercer espacio, espacio de la energía del sistema nervioso, muy ampliado) . Note cómo el espacio se expande y se desarrolla con una luz dorada, brillante, y resplandece en todo su cerebro. Sonríale al tálamo, en el que se genera la autenticidad y la potencia de la sonrisa. Sonríale a la glándula pineal y sienta cómo esta pequeña glándula se hincha poco a poco y crece como una bombilla. Mueva la visión interior de su sonrisa como si fuera una luz brillante y resplandeciente hasta el lado izquierdo del cerebro. Muévala después de un lado a otro del hemisferio izquierdo y pásela al derecho y al cerebelo. Esto equilibrará los dos hemisferios y fortalecerá los nervios.
3. Mueva la visión interior de la sonrisa hacia el cerebro medio. Sienta cómo se expande y se suaviza; descienda al puente de Varadio, a la oblongada (ver ilustraciones) y a la médula espinal, que comienza en la vértebra cervical, en al base del cráneo. Mueva entonces la visión interior de la sonrisa, transportando esa energía afectuosa por dentro de cada vértebra y de cada uno de los discos que hay bajo las vértebras. Vaya contando vértebra por vértebra y disco por disco a la vez que les sonríe; siete vértebras cervicales (cuello), doce torácicas (pecho), cinco lumbares (parte inferior de la espalda), el hueso triangular llamado sacro y el coxis (rabadilla). Sienta cómo la médula espinal y la espalda van quedando sueltas y relajadas. Note cómo se suavizan los discos. Sienta cómo la columna vertebral se expande y se alarga, haciéndose así usted más alto.
4. Vuelva los ojos y sonría rápidamente a toda la línea posterior. Su cuerpo entero se sentirá relajado. El ejercicio de línea posterior aumenta la fluidez de la sustancia espinal y calma al sistema nervioso. La sonrisa dirigida a los discos evita que se endurezcan, que se deformen, y que no puedan aportar debidamente la fuerza y el peso del cuerpo. El dolor de espalda puede
prevenirse o aliviarse con la sonrisa interior dirigida a la espina dorsal.

E. Almacenamiento de la energía procedente de la sonrisa en el ombligo.
1. Es muy importante terminar la práctica almacenando en el ombligo la energía de la sonrisa. La mayoría de los efectos negativos de la meditación vienen causados por un exceso de energía en la cabeza o en el corazón. La zona del ombligo puede manejar de forma sana el aumento de energía generado por la Sonrisa Interior.
2. Para guardar la energía de la sonrisa, concéntrese en la zona del ombligo, que está a una pulgada y media hacia el interior del cuerpo. Mueva entonces con la mente esa energía en una espiral hacia afuera, alrededor del ombligo, 36 veces; no suba hacia el diafragma ni baje al pubis. Las mujeres han de realizar el movimiento de la espiral en sentido opuesto a las agujas del reloj. Los hombres, en dirección horaria. Cambie después la dirección del movimiento de la espiral y llévela otra vez al ombligo, girando 24 veces. Las primeras veces puede utilizar un dedo como guía. La energía queda así almacenada de modo seguro en el ombligo, y está disponible para cualquier momento y para cualquier parte del cuerpo en que se necesite. De este modo termina la Sonrisa Interior.
F. Empleo diario.
Intente practicar la Sonrisa Interior todos los días después de levantarse. Lo notará durante todo el día. Si ama su cuerpo, será también más afectuoso con los demás y más eficiente en su trabajo. Una vez haya aprendido y practicado con regularidad, podrá hacerlo con más rapidez, en unas minutos.
G. Elimine las emociones negativas con la sonrisa.
Practique también en ocasiones en las que se sienta invadido por el stress, la ira, el temor o la depresión. Sonría a la parte que sienta tensión y tirantez y observe cómo se transforman poco a poco en energía positiva y en fuerza vital.
Estas emociones negativas, agotadoras, se convertirán en energía positiva y en vitalidad, gracias a la sonrisa. La energía procedente de la sonrisa transforma en fuerza vital emociones como la ira, el stress, el temor y la impaciencia, siempre que les sonría lo suficiente.
H. Elimine el dolor y la enfermedad con la sonrisa.
Si siente dolor o malestar en alguna parte del cuerpo o alguno de sus órganos está enfermo, dirija la sonrisa a las partes afectadas, hábleles, obtenga información de ellas, hasta que sienta cómo se suavizan, se abren o pasan de un color oscuro a otro brillante.

(este artículo suma dos aportes hechos por las mencionadas autoras a quienes agradecemos profundamente, que se basan en las enseñanzas del maestro Mantak & Maneewan Chia incluidas en el libro La Energia curativa a la Luz del TAO en donde se pueden encontrar estas practicas con mayor detalle. Gracias y abrazos de luz)

Deja un comentario