Sábado 28 ago, 2010
0

Números cantados

desde-lamirilla1Neuquén está entre las provincias del país con calidad institucional más baja. Desde la vivencia es incuestionable, y también puede constatarse en los datos recabados por una ONG empeñada en promover acciones para mejorar la vida de las personas.

Por Andrea Lopetegui

Este mes el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) publicó el resultado del trabajo “Hacia una agenda de buen gobierno. Mapa de la calidad institucional en las provincias argentinas”: un documento casi sin antecedentes en Argentina, realizado por académicos y especialistas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de muchos de los 22 distritos incluidos*, sobre la base de legislación, bibliografía y entrevistas.

El informe hace foco en aspectos claves de las instituciones públicas (acceso a la información, financiamiento de la política, rendición de cuentas de los tres poderes, etc.), y aquí –a propósito de la reciente sanción del presupuesto 2010- sólo reproducimos algunos párrafos que se leen bajo el título “IV- Proceso Presupuestario y Transferencias Fiscales” en lo tocante a los neuquinos ya que –como muchas de las provincias- en Neuquén no sólo queda utópica la idea de un presupuesto participativo, sino que:

* los legisladores (hay excepciones) no cuentan “con capacidades técnicas suficientes como para analizar adecuadamente el proyecto del Ejecutivo e introducir modificaciones si fuera necesario” ni con “un cuerpo técnico de carácter permanente destinado a brindar apoyo” a la labor legislativa.

* cada año se “otorga al ejecutivo la facultad de introducir modificaciones al presupuesto durante la ejecución sin necesidad de obtener para ello aprobación legislativa”.

* el proceso presupuestario no contiene “las salvaguardas básicas para acotar la discrecionalidad del Ejecutivo en el manejo de los recursos públicos.”

* “el Poder Legislativo no cuenta con una comisión especializada en el control ex post de la ejecución presupuestaria, aún cuando la Constitución le asigna la atribución de aprobar o rechazar la cuenta de inversión del ejercicio vencido”.

* el Poder Ejecutivo no remite información sobre la ejecución presupuestaria en tiempo y forma a la Legislatura.

* el presupuesto y las planillas anexas se publican “pero esta información no es presentada de forma que resulte accesible para el ciudadano común.” Además, no se publica la descripción de los programas que componen el presupuesto.

Otros indicadores

Los temas desarrollados son casi “fotografías de alta definición”; por ejemplo, el abordaje de lo que se denomina como “Servicio Civil Provincial” (que se detiene en las conocidas arbitrariedades o “falencias” regulatorias, técnicas etc etc del ámbito de la administración pública).

Nada que los responsables de las instituciones –y su funcionamiento- desconozcan, ni reconozcan como de su autoría. Por lo que –de momento- el mayor valor (social) de este trabajo presentado por CIPPEC puede que radique en la circulación de ese “diagnóstico primario” que facilita propuestas de reformas prioritarias: unas medidas que nadie va a impulsar si los afectados del mal gobierno, en lugar de demandar, nos amoldamos a la formas ya degradadas de la mediocridad.

(*) No fue posible incluir en el estudio a las provincias de Misiones y San Juan

Hacia una agenda de buen gobierno. Informe para descargar. En PDF

Etiquetas: ,
Compartir:

Comentar

XHTML: Puedes usar estas etiquetas html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>