La situación de las mujeres privadas de su libertad

SECCIONES
mujeres_en_la_carcel_fullblock
Imagen tomada de casamerica.es

Las expertas del comité Cedaw, en sus recomendaciones al Estado argentino, expresaron preocupación por “la persistencia de practicas de violencia física y sexual”.

El Comité de Seguimiento de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas (Cedaw por sus siglas en inglés)-tratado internacional de jerarquía constitucional para el Estado argentino-ha hecho públicas sus recomendaciones.

Según el sitio del Comité contra la Tortura, las expertas integrantes de Cedaw han mostrado preocupación “por el aumento de la población de mujeres detenidas, la persistencia de practicas de violencia física y sexual, la falta de enjuiciamiento de los funcionarios estatales que las llevan a cabo y subrayan que el personal masculino “no debe estar empleado como personal de primera línea en las instituciones de la mujer”.

Respecto de este último punto las expertas entienden que: “La presencia de personal masculino en las unidades penales que alojan mujeres no se remite únicamente a la intervención ante situación de mayor conflictividad sino que cumplen funciones administrativas y de seguridad en forma permanente, contrariando lo dispuesto por la normativa internacional y el marco legislativo vigente en Argentina”.

La Comisión Provincial por la Memoria de Buenos Aires junto a organizaciones de la sociedad civil-CELS, Católicas por el Derecho a Decidir, CDEM, CEDES, CLADEM, Feministas en Acción, FEIM, Insgenar y Mujeres Trabajando- elaboraron un informe que presentaron ante el Comité de Cedaw.

Allí señalaron: “El personal penitenciario no hace diferencia entre mujeres y varones en cuanto a la modalidad y despliegue de ejercicios violentos contra sus cuerpos: las golpean con trompadas, patadas, palazos, les arrojan agua fría, les tiran de los pelos, las empujan, las arrastran, las escupen, las insultan y las amenazan, a lo que se suma un suplemento punitivo: imparten agresiones de tipo sexual. Las prácticas violentas las ejerce personal penitenciario principalmente masculino y secundariamente femenino, siempre entre varios y los motivos pueden ser muy variados, por ejemplo: en respuesta a insultos y/o agresiones de las detenidas, a reclamos por una compañera lastimada, por pedir teléfono o por no cumplir con algún horario”.

Ver nota completa

Deja un comentario