El Congreso colombiano deberá analizar el acuerdo por las bases de EE.UU.

El mundo

bases-militares1 2La Corte Constitucional de Colombia resolvió que el acuerdo militar firmado por el gobierno local con Estados Unidos en octubre de 2009, que causó malestar en la región, deberá ser estudiado por el Congreso antes de entrar en vigencia. Especialistas dicen que las bases son 13 -y no siete, como se informa oficialmente- y que permiten que la aviación estadounidense alcance en tres horas cualquier lugar del continente.

El tribunal colombiano se pronunció en contra al responder una demanda ciudadana que pedía anular el acuerdo, que permitirá a militares estadounidenses tener inmunidad. Sostuvo que el acuerdo no es complementario a pasados convenios, como se argumentó para evitar el análisis legislativo, “sino que involucra nuevas obligaciones para el Estado colombiano, así como una extensión de las adquiridas con anterioridad”.

“El acuerdo debió ser tratado como un acuerdo internacional, esto es: sometido a la aprobación del Congreso y revisado posteriormente por la Corte Constitucional”, declaró la Corte en un comunicado. La Corte también anunció que remitirá el tratado a la Presidencia colombiana para que “imparta el trámite correspondiente a los tratados internacionales”.

La decisión fue acatada por el gobierno colombiano, quien señaló a través de un comunicado que “estudiará detalladamente la decisión a la luz de las normas del derecho internacional, los acuerdos vigentes y las demás normas aplicables”.

La Corte colombiana hizo el pronunciamiento al analizar una demanda interpuesta por la organización no gubernamental Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, que alegó que el acuerdo debió ser estudiado por el Congreso dado que tiene características de un tratado internacional.

El polémico convenio fue firmado por el gobierno del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, que desconoció una recomendación del Consejo de Estado, máxima instancia de la justicia contenciosa administrativa, para que el mismo pasara por el Congreso, con el argumento de que el acuerdo se trataba de una extensión de convenios pasados suscritos con Estados Unidos.

El convenio generó un cruces con varios gobiernos latinoamericanos y fue objeto de discusiones en el marco de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en Bariloche el año pasado.

Presencia de Estados Unidos

En aquella oportunidad, uno de los principales promotores de las discusión sobre las bases fue el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien considera una amenaza para su soberanía la presencia de militares estadounidenses en bases militares colombianas.

E concordancia con el planteo de Chavez, la investigadora mexicana Ana Esther Ceceña expuso en el IV Foro Social Americas realizado la semana pasada en Asunción del Paraguay. Alli desarrolló un análisis geopolítico de la región destacando que si se mira retrospectivamente lo que pasaba hace apenas dos años se podía constatar que los procesos de integración avanzaban muy rápido, especialmente instancias como la Alternativa Bolivariana  para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Petrocaribe, la UNASUR y el Banco del Sur.

“Estas iniciativas constituyen un obstáculo para la hegemonía de Estados Unidos, dijo, país que ha entrado en una contraofensiva que incluye el ataque a un campamento de las FARC en Ecuador, el golpe de Estado en Honduras, el despliegue de la IV Flota por el Atlántico y en el último año y medio la instalación de nuevas  bases militares en Colombia, Haití (con el pretexto de la  “ayuda humanitaria” para la víctimas del terremoto), Costa Rica y Panamá”.

Según Ceceña, las bases en Colombia no serían siete sino 13, desde las que Estados Unidos prácticamente puede ocupar todo su territorio, de acuerdo con el convenio suscrito por Alvaro Uribe. Con las tecnologías de punta que maneja Estados Unidos, su aviación puede alcanzar en tres horas cualquier lugar del continente pudiendo desplegar tropas hacia cualquier punto que lo considere necesario. Además, señaló la especialista que en Costa Rica, Estados Unidos ha instalado 7000 efectivos y 46 barcos, 43 de los cuales son artillados.

En el caso de Venezuela, Estados Unidos intenta instalar un discurso que justifique la injerencia y la agresión insistiendo que “Chávez es un dictador”, “que tiene a la FARC en sus fronteras para atacar a Colombia”, etc.  Otro de los argumentos, ya usado en Honduras, es la agitación del fantasma del comunismo por parte de la jerarquía católica.

Ceceña señaló varias evidencias que son motivo de preocupación: el sobrevuelo sobre territorio venezolano de dos aviones estadounidenses que partieron de su base en Curazao; la llegada a Venezuela del salvadoreño Francisco Chávez Abarca, del “grupo” contrarrevolucionario de Miami,  que tenía el propósito de realizar atentados antes de las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre de este año. Chávez Abarca fue detenido por las autoridades venezolanas y entregado a Cuba para ser juzgado por actos terroristas cometidos en la Isla.

One thought on “El Congreso colombiano deberá analizar el acuerdo por las bases de EE.UU.

Deja un comentario