La burbuja del empleo público

Desde la mirilla

desde-lamirillaCualquier empresa lícita que incorporara 2.787 trabajadores en apenas tres años sería objeto de concienzudo análisis, o llamaría la atención.

Por Andrea Lopetegui

En cambio no parece concitar especial (ni ningún) interés si la cifra surge del conteo de integrantes de las instituciones públicas neuquinas.

El Presupuesto 2010 (ley 2712) contempla/admite un total de 44.466 cargos (28.581 Planta Permanente y 15.885 Planta Temporaria) que, cotejados con los presupuestos anteriores de la gestión Sapag – Pechen, componen el cuadro que sigue:

Cargos Planta Permanente y Planta Temporaria de los tres poderes:

AÑO 2008

AÑO 2009

AÑO 2010

41.679

43.380

44.466

Claro que pueden y deben hacerse muchas lecturas de cada apartado –algunos muy complejos- del Presupuesto provincial, y que el tema del desmanejo del empleo estatal es apenas uno. Para “no meter a todos en la misma bolsa” (aunque de hecho lo están), los datos discriminados reflejan –según las leyes respectivas- el siguiente crecimiento:

PODER EJECUTIVO

(estos totales del PEP engloban el “rubro” “Partida ppal Transf. Ctes.”)

Por tipo y total

AÑO 2008

AÑO 2009

AÑO 2010

PP

26.345

26.611

26.413

PT

12.980

14.385

15.643

TOTAL

39.325

40.996

42.056

INCREMENTO: 2.731 cargos

PODER LEGISLATIVO

Por tipo y total

AÑO 2008

AÑO 2009

AÑO 2010

PP

356

348

367

PT

208

226

233

TOTAL

564

574

600

INCREMENTO: 36 cargos

PODER JUDICIAL

Por tipo y total

AÑO 2008

AÑO 2009

AÑO 2010

PP

1.754

1.768

1.772

PT

13

3

2

TOTAL

1.767

1.771

1.774

INCREMENTO: 7 cargos

CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

Por tipo y total

AÑO 2008

AÑO 2009

AÑO 2010

PP

– –

32

29

PT

23

7

7

TOTAL

23

39

36

INCREMENTO: 13 cargos

Pero no son todos los que están…

En la propia ley 2712 consta que los datos no son “el” total: en el Artículo 6 se lee que el cálculo “…no incluye diputados, vocales del Tribunal de Cuentas, contador general y tesorero general de la Provincia”, etc.

Tampoco surge del Presupuesto provincial la cantidad de cargos (gerentes, directores, síndicos, asesores y personal diverso) cobijados en las incontables “figuras” -SA, SEP, SAPEM, Institutos, Corporaciones, fiduciarias, entes, empresas, etc, etc- totalmente integradas o “participadas” con recursos públicos (cuestión que el gobierno “justifica” en el Anexo III de la ley).

Y para otra nebulosa, quedan fuera de este apunte el total de horas cátedra y las “modalidades varias” de relación de dependencia con el Estado (creadas o copiadas por el MPN) que son extensas y complejas de escrutar.

Estado clientelar (faceta)

Varias veces en su gestión el gobernador Sapag expresó “preocupación” por el tema del empleo público (por la cantidad, formas de ingreso y reclamos del sector). Lo mismo, pero con otros rasgos, hizo su antecesor. Y los dos –si se pudiera calificar como discretos a “Felipe y Pedro”- son los mayores responsables (entre otras cosas) de la dimensión y calidad de las instituciones.

Sin censo actualizado y previo a las cifras del presupuesto 2010, los resultados preliminares del “Proyecto Mapa sobre el régimen político democrático en las provincias” – diciembre 2009 elaborado por Poder Ciudadano indican que Neuquén está entre las tres provincias argentinas con mayor cantidad de empleados públicos cada mil habitantes (aspecto que la ONG vincula con la falta de “rotación del partido de gobierno para el cargo de gobernador…”).

Seguramente, contando con decenas de miles de empleados, debe haber algo así como 2.787 razones para “justificar” cada una de las incorporaciones del trienio. Aunque no harían falta tantas, cuando es evidente que en Neuquén confluye un gobierno incapaz de generar condiciones para el desarrollo de fuetes de trabajo genuino, y la necesidad de conseguir empleo: lamentable y vieja “fórmula” para mantenerse –pese a los resultados- en ejercicio y uso del poder.

Deja un comentario