“Va a pagar su grosera y artera mentira”

POPURRI

AlertaEl blog Hijas de Eva difundió las amenzas recibidas por una de las estudiantes que denunció la violencia en las aulas.

Aquí se reproduce el texto completo:
Violencia en las aulas: más agravios contra estudiantes

A principios de mayo, la Comisión de Mujeres (Codemu )y el Centro de Estudiantes (CE) de la Facultad de Derechos y Ciencias Sociales de la UNCo (Fadecs), comenzaron una campaña de alerta sobre la presencia de abuso y violencia en las aulas. La iniciativa surgió luego de que recibieran varias denuncias por parte de estudiantes que iban desde el maltrato verbal, la humillación frente a sus pares, hasta el acoso y el pedido de favores sexuales a cambio de notas.

El primer paso que dieron estos dos grupos estaba orientado a desnaturalizar ciertas prácticas que son constantes en las aulas y devienen de una relación asimétrica de poder docente-alumnos. En ese marco, lanzaron una suerte de protocolo de conductas ante la que las estudiantes debían estar alertas: comentarios sugerentes acerca del cuerpo, miradas intencionadas a determinadas parte del cuerpo, contactos físicos inadecuados (roces, caricias, manoseos), ofrecimiento de clases particulares innecesarias fuera o dentro del ámbito académico, mails o mensajes de texto que no guardan relación con las materias, comentarios con excesivo interés por tu vida sexual, chistes y comentarios sexuales ofensivos o humillantes, insinuaciones de mejora de notas a cambio de “favores”, comentarios agraviantes por el solo hecho de ser mujer.

La campaña generó un gran revuelo en los pasillos de la facultad. Mientras algunos docentes tomaron en sus manos la problemática planteada, otros se limitaron a decir que denuncias de este tipo desprestigiaban a la casa de estudios. Algunos fueron más lejos y aseguraron que estaban en presencia de una “casería de brujas”. El decano Omar Jurgeit y la secretaría académica Paola Ceruti se comprometieron a formar una comisión destinada a recibir las denuncias.

Un mes después, en junio, la Codemu y el CE presentaron ante el decano una denuncia contra el docente del área de Locución, Patricio Orlando. Asimismo, pidieron la reapertura de un sumario administrativo que se había abierto diez años atrás contra el mismo docente a partir de la denuncia de una estudiante que manifestó ser víctima de acoso sexual. Dicho sumario había sido cajoneado y recién a partir de estos nuevo hechos se definió la reapertura y la designación de un nuevo sumariante.

En la nueva denuncia, las organizaciones estudiantiles señalaron que Orlando había cometido reiterados actos de discriminación contra una estudiante basados en su contextura física y su condición femenina. También hicieron referencia a los modos agraviantes utilizados al frente de las clases

Frente a la gravedad de la denuncia presentada fue poco lo que las autoridades de la unidad académica realizaron. A pesar de que el texto fue presentado en los primeros días de junio, recién el pasado 3 de agosto el decano lo remitió al Consejo Directivo de la unidad académica. Jurgeit manifestó no tener elementos para resolver al respecto.

En todo este tiempo, no se tomaron medidas de protección hacia las y los estudiantes que aportaron su testimonio a la denuncia. Aunque algunos actualmente se encuentran cursando en cátedras de este docente, las mismas no fueron intervenidas, tampoco se abrieron cátedras paralelas. En cambio, se le permitió el acceso a todo el texto de la denuncia, sin proteger el nombre de quienes habían denunciado.

Los hechos se agravaron en los últimos días ya que Patricio Orlando remitió un mail a varios docentes de la carrera, incluida la jefa del departamento de comunicación, en la que vierte serias amenzasas e imputaciones contra una de las estudiantes que aportó su testimonio: Belén Spinetta (periodista del diario “Río Negro” y co-editora de Hijas de Eva). Para ello, utilizó las expresiones textuales que dicha estudiante empleara oportunamente en su denuncia. En ese mail, Orlando escribió “Belén Spinetta dixit; una auténtica enferma mental y/o delincuente calumniante, que va pagar su GROSERA Y ARTERA MENTIRA con trabajo “social” y/o “comunitario” durante MUUUUUUCHAS más horas de las que ella misma imagina, además de dinero que deberá oblar y que destinaré a la construcción de una sala de profesores exclusiva para los de Comunicación Social, a menos que se retracte ante la Justicia extra muros de la UNCo y PIDA PERDÓN por su “confusión” y su “desmemoria” de SIETE años atrás…y que Dios se apiade de su putrefacta alma; y no estoy exagerando un ápice”.

Frente a la gravedad de este hecho, el CE y la Codemu decidieron ampliar la denuncia y adjuntar el mail al expediente que se tramita ahora en el Consejo Directivo. Asimismo, pedirán la separación preventiva del cargo hasta tanto se resuelva definitivamente el caso. Recibieron la adhesión de distintas organizaciones sociales, grupos de mujeres y organizaciones políticas.

Ahora, ante la excusación del decano, queda en manos de los consejeros directivos de los distintos claustros resolver al respecto. También queda que las autoridades de la universidad, empezando por la rectora Teresa Vega, tomen cartas en el asunto ya que hasta el momento no han emitido opinión al respecto de los hechos denunciados por las y los estudiantes de la sede roquense.

4 comments

  • Toda mi solidaridad con Belén y las alumans y alumnos que soportan “el poder ejercido por los miserables de la Fadecs”, romper el silencio es quebrar la impunidad…esto no tiene retornoTeresa.

  • Quiero expresar mi repudio ante los hechos vividos por los estudiantes de la sede General Roca en el que se encuentra involucrado un profesor que sabe utilizar muy bien su rol de abuso de poder ¡Que vergüenza ni siquiera en los estratos más altos de la universidad han resuelto este problema! ¿Qué esperan?

  • A ver; que parte no entienden “algunos”, respetemos al otro. Es la base de una sociedad justa. Los tiempos cambian. Terminemos con el mito de la secretaria que cruza las piernas para que el jefe la apruebe!!!
    Chicas no aflojen, son la bandera, de lo que ya no se tolera en esta sociedad.

Deja un comentario