Crónica de la represión en el Barrio Islas Malvinas

Movimientos sociales

Foto archivo 8300Durante la noche del sábado y las primeras horas del domingo se registró una brutal represión por parte del personal de la Comisaría Tercera y Metropolitana en el Barrio Islas Malvinas de esta ciudad. Hubo varios heridos, en tanto que autoridadespoliciales se negaron a decir quién estaba a cargo del operativo.

Por Noelia Huenohueque, Radio Comunitaria e Intercultural “La Voz del Sur” FM 99.1 de Neuquén

El hecho se habría iniciado en un comercio ubicado entre las calles Pringles y República de Italia, después de que un comerciante le diera mal el vuelto a un cliente. Hasta el lugar llegó la policía para detener a la persona que realizaba el reclamo. Su esposa al enterarse de lo sucedido se dirigió hasta el lugar en compañía de su hijo, quien según los vecinos fue tirada al suelo por personal policial.

Su hijo salió  en defensa de su madre pero fue detenido. Un grupo de jóvenes al ver lo que estaba sucediendo se trenzaron con la policía en un enfrentamiento que con el transcurso de las horas se tornó más violento.

Según versiones de vecinos, personal de la Comisaría Tercera y de La Metropolitana rompieron el candado de la Escuela Nº 150 (a pocas cuadras del local donde se inició la disputa) para utilizarlo como guarida.

Desde el predio del establecimiento educativo, la Policía respondía a los piedrazos de los vecinos con balas de gomas y gases lacrimógenos.  El enfrentamiento duró alrededor de cinco horas.

El Barrio Islas Malvinas es un barrio del Oeste de Neuquén; viven aproximadamente unas 25 mil personas de bajos recursos, donde las políticas de Estado casi no llegan.

Según los vecinos del Barrio Islas Malvinas, la policía ingresó a sus casas. Una joven del barrio en conversación con nuestra radio “La voz del Sur” declaró: “vivimos el problema de cerca, ya que no sólo se tiroteaban con los que tuvieron el problema, sino que la ligamos los que estábamos dentro de nuestras casas. A mi suegra le tiraron con gases lacrimógenos. Estábamos ahí con cinco chicos y tuvimos que salir para afuera; donde le dispararon en la pierna y en el brazo. Los chicos se desmayaron por el olor de los gases. No sabíamos que hacer”, concluyó.

Otras historias similares son las de Yessica y Adrián. La primera dijo: “A la policía cuando reprime, no le importa nada. Ellos les pegaron a mi mamá y a mis  hermanos.  Mis hermanitos más chicos se ahogaban con el gas. Miraban asustados como les pegaban a sus hermanos y a su mamá. El daño psicológico no se los paga nadie”, aseguró. Por su parte, Adrián expresó: “ a mi me tocó vivirlo de cerca porque estaba con mi suegra, mis hijos y mi señora. Los gases nos ahogaban. A la policía no le importó nada”.

Los casos de personas heridas se fueron extendiendo con el transcurso de las horas. Un compañero de la Radio fue a cubrir lo que estaba sucediendo y recibió 17 disparos de balas de goma. También un hombre que vino a visitar a su familia, que justo iba pasando por enfrente del lugar, recibió varios disparos.

Los vecinos aseguran que en un momento los disparos iban directamente al rostro. Tal es el caso de una persona que se acercó a la radio para mostrarnos que tenía seis puntos en su cabeza como consecuencia de la agresión policial.

Luego de más de media hora intentando comunicarnos con personal de la comisaría Tercera, el oficial Gómez, no nos dio información alguna, y ante nuestra insistencia para que nos dijera quién estaba a cargo del procedimiento. Nos respondió cortándonos el teléfono.

Eran alrededor de 150 efectivos en las instalaciones de la Escuela Nº 150. En varias oportunidades se les pidió a los uniformados que se retiraran pero hacían oídos sordos. La gente  al ver que la policía seguía reprimiendo se seguía agolpando detrás del establecimiento educativo.

Finalmente se pudo lograr que la policía y los vecinos se retiraran del epicentro del conflicto. No hubo que lamentar ninguna persona muerta. Sin embargo, quedaron múltiples personas heridas que por miedo se niegan a realizar la denuncia.

Ahora se está trabajando para que los responsables de dicha represión sean retirados de sus cargos.

No queremos que suceda lo que pasó en Bariloche el pasado 17 de junio, cuando el adolescente Diego Bonefoi de 15 años, cayó muerto tras recibir un disparo en la cabeza (en el pasillo central de la plaza del barrio Boris Furman) efectuado por un policía, mientras lo perseguía como sospechoso de un robo ocurrido momentos antes.

Recordemos que la noticia del homicidio del joven generó un multitudinario ataque con piedras al edificio de la comisaría Nº 28 del Barrio Alto de Bariloche, y la resistencia y represión policial posterior, sospechosa de haber provocado las muertes de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco.


One thought on “Crónica de la represión en el Barrio Islas Malvinas

  • A nosotros los ciudadanos, nos cobran cuando pagamos impuestos y servicios de todo tipo, porcentajes del monto que pagamos que van a las arcas publicas del estado y que después el gobierno de turno las utliza por ej. para comprar uniformes policial, pagar sus armas y munición, pagar su calzado, sus medias, sus gorras, etc. y encima pagarles un sueldo para que no produzcan nada. PORQUE NO PRODUCEN ABSOLUTAMENTE NADA, son como un CANCER que carcome las ascar de ahorros de todos los ciudadanos sin devolver un minimo de producción. Si todo ese dinero fuese invertido en fuentes de trabajo, con salarios dignos, con buenos presupuestos educativos y para la salud, creo que no habría el MIEDO que cierta gente tiene de quienes se ven obligados a delinquir como consecuencia de la falta de trabajo. El gobierno provincial sigue utilizando a la policia como instrumento y maquinaria de guerra para apalear, reprimir, torturar, plantar pruebas, PERO FUNDAMENTALMENTE PARA QUE LES CUIDEN SUS COSAS PERSONALES E INMOBILIARIAS. Creo que alguna vez estos policias USADOS COMO PERCEVATIVOS deberían darse cuenta de eso y estar de lado de quienes siempre producimos para estar mejor en una sociedad más justa y superadora.

Deja un comentario