¿Ustedes entienden con el corazón lo que es ser gay?

Derechos de la humanidad

Foto radio Metro 95.1
Foto radio Metro 95.1

Eso les preguntó Daniel Lezana de 16 años a los Senadores en una carta que escribió para defender los derechos de su padre adoptivo que es gay.

“Ahora que estoy escribiendo por los derechos de mi viejo y los míos, quisiera, que él se casara. Como me voy a casar yo el día de mañana”, sostiene el adolescente.

“El, cuando se case, lo va hacer con otro gay, que sienta como él. No se va a casar con los héteros, ¿de qué tienen miedo?”, preguntó Daniel.

La carta

Sres. Senadores:

Mi nombre es Daniel Lezana, soy hijo de Luis Lezana, tengo 16 años y nos adoptamos hace seis, por eso ahora puedo llevar nuestro apellido.
El martes 8 de junio, estuve con mi papá en el Senado, escuchando las distintas opiniones, entonces yo, también quiero dar mi opinión.

Yo no divido a la gente por su sexualidad, héteros, homos, travestis… y demás, posibilidades.

Mis padres biológicos eran heterosexuales y por esas cosas de la vida, con mi hermanito, terminamos viviendo en un hogar (no quiero hablar del porqué).

Cuatro veces más, intentaron adoptarme, familias heterosexuales, y me devolvieron, porque decían que era travieso, una vez me devolvieron por que les puse mucha comida a los pececitos y se murieron, al parecer por comer mucho. Y las otras veces no recuerdo bien, sólo tenía más o menos 8 añitos.

Con todo esto, yo no digo que todos los héteros son malos, es más, yo soy hétero, me gustan las chicas y soy buena persona.
A los 10 años, apareció en el hogar Luis, mi papá del alma, como nos llamamos nosotros. Entonces el juez me dijo: “Mirá Dani, hay un Sr. soltero, que tiene un perro grande que se llama Carolo, y quiere adoptarte”. Yo no lo podía creer, había una nueva esperanza para mí, yo pensaba que iba a terminar en el hogar como muchos de los chicos grandes. Ya a mi hermanito lo habían adoptado porque era muy chiquito, él sí había tenido suerte… y yo, ya era grande, ¿por qué nadie me quería?… todas las noches me lo preguntaba, hasta que me dormía, sin respuestas…

Y así fue que nos vinimos a Buenos Aires. Al principio no fue fácil. Luis es arquitecto, así que la casa siempre es un lío, siempre está remodelando algo, no tiene descanso… jajaja. Luis es re hincha, todo el día está diciendo: ¿estudiaste?, ¿te bañaste?, ¿te lavaste los dientes… ¡¡Ufa digo yo!!, ya estoy harto… pero, cuando me voy a dormir por las noches, sé que él siempre sube a taparme y a darme un beso en la frente, qué molesto… ¿no? jajaja.

Cuando pasó el tiempo y me animé a hablar con mi viejo de lo que es la homosexualidad, al principio, no me gustó, pero porque no lo entendía. A ustedes señores senadores, les debe pasar lo mismo ¿no…? ¿Ustedes entienden con el corazón lo que es ser gay?

Después con el tiempo, empecé a ver con mis ojos del corazón a Luis y Gustavo (su ex pareja, ahora se separaron)… también soy hijo de padres separados… ojo con mis traumas… jajaja. A mí, me hubiera gustado que Luis y Gustavo se casen, hubiera tenido dos papás.

Cuando vivíamos los cinco (había dos perros), todo era más divertido. Luis (mi viejo) era el malo y nosotros éramos sus víctimas… jajaja… era muy divertido, todos estábamos en su contra, él siempre tiene que organizar todo.

Según Luis (y yo me río mucho) tiene que ser madre y padre a la vez…¡es un personaje! A todos los hijos que se crían sólo con un papá o una mamá, les pasa lo mismo ¿no?, sus papás cumplen los dos roles, el mío lo hace y a veces, es re pesado.

Nosotros somos una familia, les guste o no a muchos, esta es mi familia.

Para los que piensan o creen que mi viejo me inculca el ser gay o me puede contagiar, ¡se equivocan! A mí me gustan las chicas y ¡mucho!, pero ¿qué pasa si fuera gay?, ustedes creen que es porque me crío un gay… mmm… yo no lo creo. Ahora que estoy escribiendo por los derechos de mi viejo y los míos, quisiera, que él se casara. Como me voy a casar yo el día de mañana.

El, cuando se case, lo va hacer con otro gay, que sienta como él. No se va a casar con los héteros, ¿de qué tienen miedo?, ¿qué los gays son una plaga que nos van a invadir?, Si se casa mi papá, el boletín de la escuela lo van a poder firmar los dos, a las reuniones del colegio puede venir cualquiera de ellos. Quiero tener los mismos derechos que tienen mis compañeros del colegio, y si ellos (mis papás), se separan, tener los mismos derechos, que tienen los hijos de padres separados… sus hijos los tienen y yo no, ¿por qué?
Bueno, lo último, yo estoy orgulloso del padre que tengo, de él aprendo que en la vida hay que luchar por las cosas que queremos, y yo, querido viejo, siempre estaré a tu lado.

Y por favor señores senadores, los gays se van a casar entre ellos, no tengan miedo, no se van a casar con ustedes.

Muchas gracias.

Daniel Lezana

11 comments

  • Lo explica de una manera tan sencilla y sentida que conmueve! por qué será que a algunos/as les cuesta tanto entenderlo?

  • hola daniel,disculpa si te molesta mi comentario,pero yo no tengo la misma forma de ver la vida como la que tenes vos,no me parece que a causa de la desviacion que tiene tu padre tengamos que reformar o desviar una ley tan preciosa como es la ley del matrimonio,lo mismo pasa con la ley de drogas,que por aver tantos adictos tengamos que aprobarla como si fuese bueno que la consuman,para estos casos tendria que aver un tratamiento,de la misma forma que se aprobo la ley de la ovesidad,asi deverian reformarce las leyes,teniendo en cuenta que posiblemente estemos frente a una posible enfermedad que puede tratarse.

  • Elver, acá los únicos desviados y enfermos son vos y los que piensan como vos. Imbécil.
    Posiciones como la tuya ya ni merecen ser refutadas con argumentos serios.

  • Bien dicho Pablo. La homosexualidad no es una enfermdad, la homofobia lo es.

  • Yo creo que todos los argumentos valen la pena ser discutidos. Hemos perdido nuestra capacidad para debatir ideas y puntos de vista, de confrontar y de aportar otros puntos de vista. Que Elver considere que la homosexualidad es una desviación, no significa que sea un “imbécil” como siguiere Pablo. Significa que tiene una visión que -desde mi punto de vista- es bastante pobre, distorsionada e influenciada por grandes grupos de poder como son los medios, la iglesia y la cultura.
    Para mi, Elver, se trata de una elección. Nacemos con un sexo pero tenemos la libertad de elegir a quien amar. Un hombre o una mujer. Tal vez vos nunca hayas estado ante esa encrucijada, pero miles y millones de personas en el mundo si. Y optaron libremente por aquellos que más felices los hace. Es mas: creo que ni vos, ni yo ni nadie, puede asegurar que en el futuro no se enfrentará ante este dilema. En este escenario, el matrimonio homosexual no hace más que darle un marco de legalidad y justicia a una relación de amor que dos personas han mantenido o quieren mantener de ahora en mas.
    Este es mi punto de vista e invito a los y las lectoras a confrontarlo con ideas y no con insultos.

  • Elver jamás pensé en decir esto pero cuánta ignorancia hay en ese comentario. Tratamiento para el amor? Cada vez más esquizofrenicos los argentinos (algunos). Viven quejandose de la violencia, del kaos, del odio , de la falta de respeto por el otro y cuando conseguimos amor, y amor del sano, pedimos tratamientos.
    Comparto que es necesario abrir centros de ayuda. Centros que trabajen con semejantes fobias sociales: temen al odio pero pretende “curar” a los que padecen de “amor”. UNA LOCURA CON TODAS LAS LETRAS.

  • Me gustó mucho. Me reí , me emocionó. Es muy simple y creo que es así. La homosexualidad es simplemente una elección de objeto. A quienes les da tanto asco deberían preguntarse por qué…
    Y no desvirtuemos algo simple y lindo con una pelea, agrediendonos entre nosotros. Quien dice “imbécil” se refiere a un “X”, pero habla de sí mismo… Saludos!

  • Si, puede ser lo que dice Fabián criticando que lo tilde de imbécil… De hecho coincido plenamente con lo que dice en su comenatario….pero es que ya estoy podrido de debatir con argumentos con gente que piensa así. El “agravio” (le dije imbécil, nada más, tampoco es para tanto) termina siendo una reacción ante la ofensa y el agravio que me producen quienes piensan que la homosexualidad es una enfermedad.
    Saludos

  • Que buenos comentarios! opiniones como la de elver hay muchisimas, y el primer impulso es agredir a quienes opinan como él. En lugar de buscar una cura para la homosexualidad tenemos que buscar la forma de combatir la ignorancia (entendiendola como una falta de conocimiento) y esto no se logra tildando de imbecil a los que opinan como elver, si no explicandole que esta unica idea de familia (mamá, papá y hijos) nos fue impuesta por la iglecia, el Estado, los medios, que la ley de matrimonio no es algo hermoso, es un conjunto de articulos que busca protejer a quienes firman el contrato de matrimonio (a dos personas). Así como existe una ley que determina los derechos obligaciones de dos “personas” que firman un contrato de alquiler existe una ley de matrimonio que se le debería hacer cambios para que proteja a todas las personas que decidan firmar ese contrato. Salvo que consideromos que los homosexuales no son personas.

Deja un comentario