Escuelas al borde

Educación

salonLa 311, ubicada en el barrio Hipódromo de Neuquén, deja de dar clases esta tarde por falta de agua y problemas de gas. En la especial Quellen, la falta de personal y de transporte hace que se viole la ley nacional de Discapacidad. El Consejo de Educación no responde los reclamos.

Dos escuelas de la ciudad de Neuquén denunciaron hoy graves problemas para seguir funcionando. La 311 de barrio Hipódromo -que se hizo conocida porque en plena euforia sobichista desnudó el hecho de que había chicos que comían del basurero municipal- logró cumplir seis días de clases, pero hoy cerrará nuevamente sus puertas. La escuela especial Quelluen -del complejo ubicado detrás del Consejo de Educación- denuncia la falta de transporte para que los chicos puedan ir hasta los natatorios y complementar su formación, y la falta de cobertura de un cargo de auxiliar. También problemas edilicios.

Maria de Dupon, madre de un estudiante de la escuela 311, habló esta mañana con el servicio informativo de FM Universidad-Calf, y aseguró que para muchos padres y madres “se perdió el año” lectivo. Dijo que hasta la fecha sólo tuvieron seis días de clases. “El jueves y viernes los chicos no tuvieron clases por el tema del agua. Hoy no hay clases. Y el viernes les estarían retirando los medidores de gas. El Consejo no vino acá. Nadie nos da una solución”, señaló.

Según se denuncia, hay tres aulas que no tienen gas, por lo que no se puede dictar clases. “Los calefactores tienen pérdidas”, dijo. Y advirtió que de no haber una solución, los padres y madres tomarán el colegio. Con el cierre de este colegio, 500 chicos quedarán sin clases.

Patricio Matamala es padre de una estudiante de la Escuela Especial Quelluén. “Hace mas de un año que no tenemos las salidas especiales. Por ejemplo las piletas de natación que teníamos contratadas con el club Santafecino, se están pagando todos los meses pero los chicos no están yendo porque no hay transporte para llevarlos. Esto parece una pavada pero es extremadamente importante para los pibes. Y esto tiene que ver con la Ley Nacional de Discapacidad que obliga a las provincias a cumplir con ella”.

En un diálogo con el servicio informativo de la FM UNCo.CALF, Matamala dijo que una de las galerías del colegio alquilado por el Estado está en cortocircuito. “Es decir que salta la térmica lo que hace que una parte del establecimiento no se pueda usar. Y tenemos que hacinar a todos en un lado del colegio”. Por otra parte, dijo que hace mas de un año, uno de los auxiliares de servicio está de licencia y no se ha cubierto el cargo. “Es decir que los otros dos están muy recargados porque tienen que hacerse cargo de una tarea que es muy difícil”.

One thought on “Escuelas al borde

Deja un comentario