Votos, drogas,armas y gánsters

El mundo, Política, SECCIONES

imagenAlgo huele mal cuando los Estados Unidos se entrometen en las soberanías de otros países. Al parecer el caso Jamaiquino, no es la excepción. Un documentalista español entrevistado por Radio Nederland, explica que en condiciones normales, el barrio Tivoli Gardens, enclave de Cristopher Dudus Coke, es el lugar más seguro de Jamaica. Sin embargo, todos los medios nos cuentan la sangría producto de la resistencia del “jefe narco jamaiquino”.

Es al menos sospechoso que Estados Unidos este buscando tan desesperadamente la extradición de Cristopher Dudus Coke, acusado por tráfico de armas y drogas en 1994. Jamaica no produce drogas, y mucho menos armas. Entonces ¿qué busca la policía planetaria con esto?

El documentalista español Fernando Guereta, reside desde hace años en la isla y conoce muy bien los pormenores que encierra la violencia desatada estos últimos días, y que puso de relieve las complicadas relaciones entre el poder y el narcotráfico en la isla.

Según Guereta, las 15 comunidades armadas que se contabilizan en Kingston están asociadas directamente con los dos partidos políticos: el Partido Nacionalista de la Gente y el Partido Laborista de Jamaica. Dudus Coke mantiene importantes lazos con este último. “En Jamaica, los dos partidos políticos se reparten los votos de los ‘garrisons’, o enclaves armados,” explica el documentalista, “los dones se encargan de armar a los jóvenes de cada barrio, de manera que cuando llegan las elecciones, el 100 por ciento de los pobladores votan por el partido del Don,” asegura el documentalista.
Según Wikipedia, los Partidos Políticos de Jamaica crearon estas bandas de gánsters en los años 70 con el fin de conseguir votos.

Tivoli, donde se cree se encuentra escondido Dudus Coke, es, por su cercanía al puerto, la comunidad armada más fuerte de Kingston. Se presume que a través del puerto, el capo maneja su negocio de tráfico de drogas y armas, delitos por los que Estados Unidos requiere su extradición. Lo irónico de todo esto es que Dudus Coke no está acusado de nada en Jamaica y, por el contrario, goza del respeto y apoyo total de su gente.

Dudus pertenece a una zaga de mafiosos que heredó de su padre, quien murió en un sospechoso incendio en su celda de la penitenciaria de Kingston, un día antes de ser extraditado a los Estados Unidos.

La situación en Jamaica, según Fernando Guereta, no tiene solución fácil. La presión ejercida en los últimos meses por el Gobierno estadounidense para lograr la extradición de Dudus Coke choca de frente con esta relación poder y mafia, pero, sobre todo, con la resistencia de los pobladores de estas zonas, para quienes el capo es su único benefactor.

En Tivoli Gardens, Dudus Coke no sólo provee de armas a los jóvenes gánsters. Es, además, quien da trabajo, construye y sostiene escuelas; en fin, es el soporte financiero de miles de personas.

Más información: http://www.rnw.nl/espanol

Deja un comentario