Torturas en la U11: “Queríamos que alguien se hiciera cargo del problema”

Derechos de la humanidad

10-e1268864670451Ayer por la mañana en el juicio a los 27 policías por torturas, declaró Carlos Adrián Arrebol, ex detenido que se encontraba alojado en el Pabellón Uno de menores adultos, en el momento de los hechos. El mismo detalló en su declaración que todo comenzó en ese pabellón a raíz de una queja del interno Cristian Mauricio Ibazeta por el maltrato que había sufrido una familiar suya en la requisa.

Por Zainuco

“Queríamos que alguien se hiciera cargo del problema así que trabamos las puertas y pedimos hablar con el comisario. Como no venía nadie tuvimos que prender fuego un colchón y, a partir de ahí, empezó la represión”, explicó el testigo.

Reconoció, además de las varillas de metal utilizadas por el Grupo de Requisa, las “facas” que habían elaborado los presos a modo de defensa pero que, según el ex detenido, no llegaron a utilizar y luego fueron secuestradas por el personal policial.

Con la impunidad habitual, desde la penitenciaria se habría informado a la Cámara que el testigo Marcelo Alejandro Muñoz, aún recluso en la U11, se negaba a declarar. Sin embargo, el detenido se encargó de llamar al Defensor Oficial Adjunto Raúl Caferra para comunicarle que él quería presentarse ante el Tribunal pero no lo dejaba salir el personal del penal. De esta manera, quedó explícita la complicidad que existe aún entre los policías para encubrir estos hechos.

El testigo, que fue traído luego de un cuarto intermedio, contó que los pabellones Dos y Cinco se replegaron al reclamo del interno Ibazeta y trabaron las puertas del patio en solidaridad con el conflicto. Luego cortaron la luz, el gas y comenzó la represión donde él recibió todo tipo de golpes en la cara y su hermano, Walterio Muñoz, que andaba en muletas, estuvo 15 días internado después de la paliza recibida. Luego estuvo encerrado cerca de 15 días en el “Buzón” – celda de castigo- desde donde vio cómo le pegaban a otros internos.

Reveló también que dos de los policías imputados, Ricardo Luís Alberto Zarate y Walter Gustavo Crespo, aún siguen trabajando en la U11 como personal de requisa.

Por último, expresó que se animó a declarar porque “no quiero que me pase más esto, ni a mí ni a la gente que está condenada y detenida”.

A esta altura del juicio, los testimonios se repiten una y otra vez, ya no quedan dudas del hecho objetivo de lo sucedido desde el 24 al 27 de abril de 2004. Faltan al menos cinco testimonios más y se aguarda el traslado de dos detenidos desde penales de Rawson y Mar del Plata.

Más información

Sitio oficial de Zainuco

Deja un comentario