Grecia: La segunda fase de la crisis mundial del capitalismo

POPURRI

corrupcion_01En varias conferencias y algunos artículos que fueron publicados por organizaciones sindicales y políticas, exponía durante fines del 2009 que: “La crisis financiera, provocada por la rapiña desmedida de ganancias del capital financiero internacional, y de los negociados con las hipotecas, en primera, segunda y tercera instancia, provocaría en el mundo desarrollado un efecto domino, que se trasladaría primero al proceso productivo, y de allí a los que en última instancia deberían hacerse cargo de los desaguisados del capital financiero: los trabajadores. No solo con sus salarios, sino también con la pérdida de sus conquistas sociales, y la atención estatal de salud, educación, vivienda y seguridad social”.

Los gobiernos capitalistas, en particular EEUU, aunque también lo hicieron España, Italia, Reino Unido, Alemania, y demás países de la zona euro, invirtieron alrededor de 2 billones de dólares para rescatar a los bancos de la quiebra, situación que se financió con bonos del Tesoro, y emisión monetaria, para mantener el nivel de la tasa de ganancia capitalista, esto se corrobora por el hecho de que muchos de los bancos y empresas que recibieron ayuda de los diversos gobiernos, demuestran pingues ganancias en sus balances 2009. Sin embargo, se niegan a devolver lo recibido de los gobiernos, y pretenden una financiación a largo plazo (20 años con una tasa de interés no mayor al 2 por ciento anual), financiación que por supuesto deberá ser costeada por los gobiernos a costa de sacrificar otros gastos, como los destinados a salud, educación, viviendas, seguridad social, creación de empleos, etc. O sea que la crisis con la cual se enriquecieron el capital financiero, y sus cómplices empresarios a ellos ligados, se descargasobre los trabajadores y los sectores medios de la sociedad de sus países.

Este panorama es el que se visualiza en la crisis de Grecia, que amenaza con extenderse a España, Irlanda, Portugal, Italia e Inglaterra. La crisis entra en su segunda fase, el pase de factura de los mismos que la provocaron a los países y gobiernos que salvaron su situación, obligando a estos a un ajuste fiscal fenomenal que deberán pagar los trabajadores y sus conquistas laborales y sociales.

Siga leyendo la nota

Deja un comentario