Torturas en la U11: “Desnudos unos sobre otros, corrían encima nuestro y nos pegaban”

Derechos de la humanidad

Los imputados
Los imputados

Con la presencia de familiares de las víctimas y representantes de los organismos de derechos humanos, transcurrió la cuarta jornada del Juicio a los 27 policías por torturas.

por Zainuco

El primero en atestiguar fue el comisario Gabriel Álvarez, Jefe de División Personal de la U11, quien estuviera presente en los hechos el domingo 25 de abril 2004.

Álvarez recordó que ese día lo pasó a buscar el comisario Rene Fuentes porque había un efectivo policial lesionado a partir de los incidentes producidos en los Pabellones 1, 2 y 5. Y, si bien ya habían intervenido los pabellones, llamaron a la fiscal a cargo en ese momento Dra. Sandra González Taboada, para recibir instrucciones de cómo actuar. La misma les contestó que ellos eran “los especialistas en este tipo de hechos”. No obstante, según explicó el oficial “no teníamos recursos humanos suficientes ni capacitación” para afrontar la situación.

Luego, a pedido de la defensa, los imputados se retiraron de la sala cuando se llamó a declarar al ex detenido Juan A. Valenzuela Oses para evitar el reconocimiento de los mismos como autores del hecho, tal como había ocurrido en la jornada anterior.

Valenzuela Oses relató que previo a la fecha de los acontecimientos, desde el Pabellón 5 había reclamos porque les estaban pegando a los internos del Pabellón 1 y 2, además habían presentado recursos de Habeas Corpus para que cesara la golpiza, los que fueron rechazados. También denunció el abuso y maltrato hacia familiares que venían de visita por parte del personal de requisa.

A continuación, realizó un relato pormenorizado,  cómo habían transcurrido los hechos. “Nos tenían en el patio, desnudos, tirados unos sobre otros en forma de montaña, corrían encima nuestro y nos pegaban con varas de metal en los pies. Es un dolor impresionante” afirmó Valenzuela y destacó que José Antonio Corrillán y el grupo de requisa a su cargo, eran conocidos en el penal por tener esta práctica de tortura, además reconoció la barra de metal con que pegaba Corrillán.

Finalmente, tres testigos de la querella se negaron a declarar por miedo a las represalias que pudieran sufrir posteriormente por  la policía. El abogado querellante Federico Egea dado el estado de indefensión y las amenazas que sufren las víctimas-testigos, aun rehenes de los imputados, desistió de los testimonios.

Más información:

Segunda jornada: Torturas en la U11: testigos y amenazas.

Primera jornada: Comenzó el juicio por torturas  las 27 policías neuquinos

3 comments

Deja un comentario