Las rutas del petróleo y la soja

ARCHIVO

Por Observatorio Petroleo Sur.

“El modelo sojero no sólo produce la contaminación de nuestro suelo y expulsa a las poblaciones rurales hacia las periferias pobres de las ciudades, también agrava la situación de vulnerabilidad de mujeres y niñas. Basta con mirar los márgenes de los hegemónicos y famosos ‘caminos de la producción’ para encontrar las postales de miseria y olvido apenas iluminadas con las luces de las whiskerías[,] donde los cuerpos de las mujeres son sometidos, violados y explotados comercialmente no sólo por los varones, sino por todo un sistema ideológico y de negocios naturalizado y validado por la sociedad”, escribe Jorgelina Londero en una crónica del III Encuentro Latinoamericano de Mujeres Urbanas y Rurales por la Soberanía Alimentaria, realizado en 2008 en Santa Fe. (5)

La descripción de Londero se condice también con lo que sucede en los márgenes de la industria petrolera. “Todos los lugares donde hay un movimiento de la economía que le permite generar más ingresos y más dividendos [son objetivos de las redes de trata]. Por eso las organizaciones que trabajamos este tema sabemos que mayoritariamente la ruta del petróleo, la ruta de la soja, la ruta del turismo sexual y la ruta de eventos deportivos internacionales o nacionales [están en la mira de estas redes]”, amplía Tuñez. “En el caso concreto del sur de nuestro país es más un lugar de destino, porque [las mujeres y niñas] son traídas de otras provincias y se las explota en las diferentes épocas. Porque además tienen épocas”, aclara. “Cuando hay mayor movimiento de dinero es cuando se traslada a las mujeres para poder aprovechar al máximo el rendimiento, la explotación de estas mujeres.”

A partir de una investigación de la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas de la Procuración General de la Nación (Ufase), encabezada por el fiscal Marcelo Colombo, pudo reconstruirse un circuito de trata que va desde Santa Rosa, capital de La Pampa, a la ciudad de 25 de mayo, en el extremo sudoeste de esa provincia; de allí se extiende a la localidad vecina Catriel (Río Negro) y a las neuquinas Añelo, Cutral Co, Plaza Huincul y Rincón de los Sauces. Todas ciudades petroleras. (6)

“El dinero es lo que produce la demanda y la demanda es lo que hace que de la otra parte esté la oferta”, resume Adriana Domínguez, titular de la delegación Córdoba del Instituto Nacional contra la Discriminación la Xenofobia y el Racismo (Inadi). “¿Cómo es la oferta? Secuestrando niñas para la trata o engañándolas para ir a trabajar a esos lugares”, se responde la funcionaria.

-OPS: ¿Ustedes empezaron a notar una proliferación de estas whiskerías y cabarets cuando se da el boom de la soja?

AD: No, whiskerías siempre han existido, lo que pasa es que ahora cambió, quizás, el cliente o ‘mejoró’ la oferta que hace para ese tipo de cliente.

-¿Pero hubo un incremento con el boom sojero?

No se incrementan los negocios [locales], se incrementa la cantidad de niñas que traen para esos negocios, ese es el incremento. Porque en realidad, ya sea para la ruta de la soja o para la ruta de las mineras, por ejemplo, determinadas características que tienen que tener las niñas hace que, justamente, aumente la trata.

-¿Qué características?

Características físicas, concretamente.

-¿Con el boom de la soja que características se fueron dando?

Las niñas cada vez más jóvenes, eso es lo que hemos notado. De hecho, en un allanamiento que se hace casi por casualidad [en agosto de 2008] se descubre en un prostíbulo, en la ciudad de Oncativo, a unas jovencitas de 14, 15 años. A esas chiquitas las habían traído de Santa Fe y las llevaban a [la exposición agrícola] Agro Activa. (7)

El perfil descripto por Domínguez como característico de la ruta de la soja, Tuñez lo extiende a la región patagónica: “Lamentablemente están llevando al sur muchas menores, muchas mujeres niñas. Por lo menos en el último año estamos viendo que hay un corrimiento de las edades hacia abajo, en todo el país, pero en el sur, específicamente, hay un corrimiento de edades hacia abajo, cada vez más chicas”.

One thought on “Las rutas del petróleo y la soja

Deja un comentario