“Cuando a un fiscal le llega una causa vinculada con el poder, huye”

Política

palmieri2 El abogado Gustavo Palmieri dijo que no le extrañó la decisión de la fiscal Gloria Lucero de pedir el sobreseimiento de Sobisch. Y dijo que habrá que acostumbrarse a que cuando a un fiscal le llega una causa vinculada con el poder “huya como desesperado”.

“Es lo que esperábamos”. El abogado querellante Gustavo Palmieri, dijo que no tenían otras expectativas sobre la resolución que tomaría la fiscal Gloria Lucero, en la causa en la que se investiga la orden de Jorge Sobisch de liberar la zona de la destilería de Plaza Huincul, sobre todo teniendo en cuenta ““las alternativas que hubo en ese caso, la opinión de algunos fiscales como Di Maggio –cuyo dictamen había sido anulado por el juez- y de la doctora Lucero que ya había intervenido diciendo que el dictamen de Di Maggio no había tenido ninguna irregularidad”.

En declaraciones de esta mañana al servicio informativo de radio FM UNC-Calf, Palmieri dijo que el dictamen “contiene buenos elementos y buenas razones para pedir el sobreseimiento de JOS, pero cuando uno desmenuza el fallo ve algo que tenemos que acostumbrarnos en esta provincia, que es que cuando cada vez que a un fiscal le llega una causa en la que hay una persona vinculada al poder o al partido de gobierno, la verdad es que huyen como desesperados”.

Palmieri dijo que esta situación “nos preocupa como ciudadanos pero no como querellantes porque sabemos que un juicio oral y público puede demostrar con claridad y sin ningún margen de duda la responsabilidad de Sobisch de dar una orden ilegítima. No entiendo cómo los fiscales de la provincia no están preocupados en que una persona que estuvo al frente del gobierno en la provincia da ordenes ilegítimas, ilegales, y consideran que dentro del punto de vista de una política criminal razonable, no valga la pena ser investigada”.

¿La fiscal habla de que ésta es una cuestión no judiciable?

Dice que el único elementos que permitiría involucrar al señor Sobisch en esta supuesta orden ilegítima es el discurso que dio el día de la Policía, y que asumió su responsabilidad, la fiscal lo que dice es que en todo caso, estos discursos políticos no pueden ser usados como prueba en una causa penal y que estas son cuestiones no judiciables. Este es uno de los considerando, pero no es tan preocupante. Pero lo que si es mas preocupante es el segundo argumento: cuando en la parodia de juicio contra Soto y Salazar en el mismo hecho, Lucero dice que ahora nosotros como querellantes tenemos razón con lo que planteamos en ese juicio. Dijimos que no había que llevar a juicio a estos policías porque hay otras personas imputadas en otra causa, y no podemos hacer dos juicios porque corremos el riesgo de emitir sentencias contradictorias. Esto nos fue rechazado, a Aten no le permitieron participar, el fiscal Di Magggio tuvo un papel lamentable y buhé. Pero ahora Lucero nos dicen que teníamos razón, que los hechos son conexos. Se dictó una sentencia ene se caso y como las personas fueron desinvolucradas, no se los puede volver a juzgar. ¡O sea que esto es un bochorno! Usan el mismo argumento nuestro para dictar el sobreseimiento de Sobisch.

Falta la defensa de Sobisch

Si, es una formalidad. Ellos van a impulsar el sobreseimiento. Pero lo que promovemos nosotros tanto en este caso como en el caso del Hotel Sol en San Martín de los Andes y en las dos Fuentealba, es la lamentable situación del ministerio público fiscal en la provincia, de la cual nadie se hace cargo. En la causa de Plaza Huincul intervino el fiscal Vignaroli y no hizo nada y fue duramente criticado por la Cámara de Apelaciones. Intervino Di Maggio, que no hizo nada y fue criticado por el juez Elosu Larumbe. Ahora Lucero. Pero más allá de esto vamos a seguir impulsando la necesidad de elevar la causa a juicio, con las debidas condiciones, pero como querellantes vamos a llegar hasta donde sea necesario para demostrar que no es posible que en una provincia donde un gobernador arma un grupo para militar, destina fondos del Estado para que ese grupo llegue a Plaza Huincul, provee fondos del Estado para que almuercen, utiliza punteros del gobierno para que actúen… si esto no tiene una justificación para ser investigado en una provincia que quiere tener un estandar republicano aceptable, no se.

¿Qué plazos tiene el juez?

La defensa tiene tres días. Y luego el juez tiene un plazo general que no debería exceder los 10 días y ahí el juez debería tomar la decisión de elevar o no a juicio, que es inapelable. Luego veremos qué tribunal nos toca.

Gustavo Palmieri entrevistado por el servicio informativo de FM UNC-Calf

Deja un comentario