Los centros energéticos y Cristo

POPURRI, Senti Pensante

z_orden¿Qué tienen que ver los chakras y Cristo? Aunque hoy el cristianismo este asociado a lo material y el materialismo, en sus orígenes fue espiritual y energético. En las enseñanzas de Cristo hay pocos indicios escritos sobre las técnicas operativas que tienen por base los chakras, la respiración y la concentración, quizás fueron suprimidos y dejados de lado, sin embargo, en los rituales, los sacramentos o los dogmas, se encuentran constantes alusiones a los centros energéticos.

La señal de la cruz

La señal de la cruz es una antiquísima práctica que ha sido incorporada al cristianismo pero que es anterior a este. La activación del centro frontal, vinculada a la voluntad y al Padre celestial, precede a la del centro cardíaco del hijo, relacionado con una dimensión de amor y de receptividad. El canal vertical que los conecta despierta a su paso el centro mercuriano de la garganta y de la comunicación. La estimulación de los dos centros de los hombros permite disponer la conciencia horizontal en conformidad con la conciencia vertical.

centros_chakras_1

Las unciones

Es muy interesante estudiar el ritual cristiano de las unciones en los sacramentos, ya que se trata de una antigua práctica en la que el conocimiento tántrico permanece vivo e inalterado.

Durante el bautismo, el sacerdote traza sobre el cuerpo del niño bautizado una serie de cruces con el pulgar para abrir sus centros. Un vidente podría constatar que os centros del niño, que recuerdan a pequeñas pupilas oscuras, se abren ampliamente a esta invitación.

La activación de los centros propiamente dichos, se realiza con al ayuda del aceite de los catecúmenos. El sacerdote infunde con su pulgar la energía divina, de la que es el canal, en los distintos centros: plexo solar, corazón, garganta, frente, oídos y ojos. A continuación se produce la unción con la santa crisma (aceite mezclado con incienso y benjuí) en la coronilla.

La unción de la santa crisma no solo activa el centro coronal, sino también constituye un filtro para que el cuerpo físico sea protegido. Por último se realiza el bautismo con el agua vertida sobre la cabeza, que representa un derramamiento de fuerzas espirituales.

Durante la confirmación, las unciones de la santa crisma sobre la cabeza y las palmas de las manos (centros menores) del niño son activaciones de los centros energéticos que refuerzan los del bautismo. En la ordenación de sacerdotes y obispos, se utiliza la santa crisma para realizar unciones que activan aún más poderosamente los centros energéticos.

La extremaunción, la última en la vida del creyente, servirá para cerra los centros energéticos ante de que abandone su cuerpo.

La misa

La misa representa un sucesión de gestos operativos mediante los cuales el oficiante dinamiza sus propios centros y hace descender la energía sutil del plano espiritual. Las oraciones con las palmas abiertas en cruz, la bendición con los dos brazos formando un gran círculo para abrazar la energía de los más alto y canalizarla hasta los fieles con tres dedos extendidos (pulgar, índices y corazón), y los restantes plegados sobre el chakra de la mano.

Deja un comentario