El curro de la Salud

Cotidianas, Política, SECCIONES
Marchan los trabajadores de Salud
Marchan los trabajadores de Salud

Lejos de ser una “obligación ineludible de la Provincia velar por la salud e higiene públicas” como reza el artículo 134 de nuestra Constitución Provincial, la salud es para este gobierno (igual que para muchos otros), un buen negocio. Y no hay mucho más que agregar, ¿o sí?

Hoy, 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud para conmemorar la creación de la OMS. Cada año, la Organización aprovecha la ocasión para fomentar la toma de conciencia sobre algún tema clave de salud mundial. La OMS organiza eventos a nivel internacional, regional y local durante esa jornada y a lo largo del año para resaltar la prioridad señalada en materia de salud.

El Día Mundial de la Salud 2010 se centrará en la urbanización y la salud.

En nuestra provincia se suela hablar que el sistema esta en crisis. ¿qué significa eso? ¿no se puede hacer nada al respecto? Lo que pasa en la en sistema de Salud Pública administrado por el estado neuquino es sabido por el poder político. El diputado José Russo, actual presidente del Bloque del Movimiento Popular Neuquino en la Legislatura Provincial y ex director del Hospital Castro Rendón 2001-07, dijo el año pasado-tras reunirse con el Ministro Daniel Vincet, en el marco del Comité de Emergencia Sanitaria, creado por Ley 2587 del 29 de mayo del 2008 A.d.C.I. (antes de la Crisis Internacional) que lo que le sucede al servicio público de salud es lo mismo “que sucedió en Buenos Aires, Salta y Tucumán”.
Es más, el diputado Contador Rolando Figueroa (ex sobischboy, ex zona norte) manifestó luego de participar en una reunión del Comité de Emergencia que sesiona en la Legislatura todos los lunes, anticipó que el comité continuará por otro año y justificó el bajo presupuesto del área, asegurando que “lo que pasa es que cuando uno trata de administrar todo el presupuesto provincial hay áreas que han quedado algo desguarnecidas, sepamos que estamos en una crisis”. “Yo creo que el tema es de fondo, acá lo que tenemos que ver, que recursos van a la salud pública y que recursos van a la medicina privada.”, agregó sin despeinarse siquiera e indicó que hay que trabajar en ese sentido.

Los convenios y las prestaciones.

La doctora Mimí Alemany, del Sindicato de Profesionales del Hospital Neuquén, explica existen módulos quirúrgicos, de terapia intensiva, de coronaria y convenios con imágenes, cuyos principales beneficiarios son Schoeder con su Clínica de Imágenes (dueño también de La Mañana de Neuquén, LU5 y las Bodegas de la Familia beneficiadas por créditos) y Moguilliansky. El grupo Schoeder se lleva toda la hemodinamia y la cirugía vascular, además de la resonancia y tomografía. Teniendo en cuenta que la primer patología entre los adultos mayores es cardiovascular, la clientela está asegurada.
El doctor Cesar Dell’alli, cuenta que no se auditan demasiado las prestaciones, y los estudios no se rigen de acuerdo a las normas de trabajo con la que se trabaja en el hospital, muchas veces la historia clínica del paciente no justifica algunos estudios “hechos de más”. “Esto sabemos que es así., te incrementan los costos”, asegura.
Hace cuatro años no hay dermatólogo/as en el hospital de mayor complejidad de la provincia. No hay neurólogo/a infantil, sin gastroenterólogo, sin endoscopias digestivas bajas, una sola neuróloga para toda la provincia. En el resto de la provincia la situación se agrava. Hoy, quienes eran urólogos del Castro Rendón, atienden en el Cemic, y hasta la interconsulta se tiene que realizar afuera. “Todo lo que sea procedimiento, desde poner un catéter hasta la cirugía, y ahí tenés que pagar la cirugía y toda la hotelería de la terapia intensiva ya que requiere “una atención especial”, indica Dell’alli.
“¿Cómo sobrevirían sin el principal prestador que es el hospital público todos estos monstruos? ¿Cómo explican resonancias 365 días del año las 24 horas? ¿Quién les controla que son esas resonancias?” se pregunta.
Todo es más caro en lo privado. Un esguince se cura con un vendaje de diez pesos, más en el privado se paga un yeso de 300 pesos.
Dell’alli, se exalta y explica en pocas palabras la política estatal: tapo un agujero, descomprimo, genero más quilombo, continúo el vaciamiento y socavo las bases del sistema.
Lo que hoy sucede con el sistema público de salud administrado por el estado provincial no es el resultado de una sucesión de hechos desafortunados producto de gestiones dirigidas por gente no idónea. Muy por el contrario es una definición ideológica: la salud es un buen negocio y no es para todo el mundo.
Imágenes SA ha sido una de las clínicas privadas que más derivaciones del sistema público de salud provincial ha recibido a través de contrataciones directas durante los gobiernos de Sobisch, junto a Medicina XXI de Vesciglio-Moguilliansky SH, firma que también obtuvo su crédito. Sólo desde septiembre de 2005 a febrero de 2006 Imágenes facturó 807.177,53 pesos, y Medicina XXI, 293.209,26 pesos.
El Policlínico Neuquén S.A. representado por el Dr Humberto Lorandi, por su parte cobra $2.550 por día/cama de unidad de Terapia Intensiva adultos o pediátrica con respirador, $1.624 sin respirador y $1.181 para la terapia intermedia. La unidad coronaria sale $1.624 por día, mientras que el “módulo día Dolor de pecho” cuesta $615. También detallando las inclusiones y las exclusiones, de las cuales saldrá la factura final que abonará la Subsecretaria de Salud, representada en todo los casos mencionados por el Dr. Claudio Ferrón.
La Zona Sanitaria III (Norte) tercierizó las ecografías y la oftalmología. La Sanitaria II (Centro) la hemodiálisis, las ecografías, mamografías, la cardiología, la fonoudiología y la oftalmología. La Zona IV (Sur) la otorrino y la oftalmología. Mientras en la Zona Metropolitana las ya mencionadas internaciones, las de salud mental, las oncológicas, los trasplantes renales, la hemodiálisis, nefrología, entre otras. Los mencionados convenios culminaban en diciembre del 2008, aunque nada hace suponer que haya ocurrido un milagro.

Números

El sistema Conexia, la tarjeta inteligente, le cuesta al ISSn $350.000 por mes.
En alquiler de automotores se abonan $200.000 por mes, algo que pagaría con creces tener sus propios vehículos, aunque sea en cuotas.
Se pagan también $60.378 por mes en “gestión de archivos”, por cuidar la documentación de ISSN.
Se pagó en concepto de derivación de pacientes con ambulancias privadas a diferentes puntos de la provincia $13.003 por 14 derivaciones correspondientes al año 2008. Realizarlas con nuestras ambulancias, incluyendo el personal, viáticos, combustible, etc, hubiera costado $ 7800.
En este punto cabe aclarar, que en caso de ser pacientes neonatológicos el privado solo pone la ambulancia ya que la incubadora, el saturómetro, la bomba de infusión (si lo requiere) y el personal lo pone el hospital. Los convenios no se auditan, ni se controlan , se manejan como secreto de estado, y los términos de los mismos se desconocen ,por lo tanto es campo fértil para las trapisondas, a modo de ejemplo en los módulos neonatales y de adultos los materiales descartables están incluido en el precio, pero mandan a comprar a los pacientes esos insumos y como en todos los casos son pacientes de escasos recursos van al hospital y el desconocimiento hace que se entregue el material, incluido los pañales.
En el caso de terapia intensiva de adultos el año paso se derivaron 129 pacientes con un promedio de una semana cada uno, al margen que algunos rondan los veinte días.

Los Centros de Salud de Ramón Carrillo

El Sistema de Salud neuquino se fundó sobre la idea de que a través de los Centros de Salud se socializaba la medicina. Quien impulsó esta idea parida con el final de la Segunda Guerra Mundial en la Argentina fue Ramón Carrillo, quien aseguraba que eran cinco veces más baratos que un hospital, más eficaces y “la institución integradora de la asistencia médico-ambulatoria, médico-sanitaria y médico social que actúa sobre el individuo y su familia, todo ello dentro de un radio y núcleo determinado de población”. Según esta teoría el Centro de Salud debe ser la unidad funcional básica de la Salud Pública.
Neuquén hoy tiene un Hospital, ya dicho por todos, sumamente crítico, un cuello de botella al que llega todo lo que tendría que atenderse en otras esferas de este Sistema, por que en el marco general de la Salud, el Hospital es tan solo un órgano de los tantos que existe. Ahora, ¿que oculta a los ojos de los desprevenidos este caos sanitario? Nada más ni nada menos que el rol, modesto, pero fundamental de los Centros de Salud. Esas sencillas instituciones sanitarias que juegan un papel tan silencioso, como importante: la prevención, la captura de las enfermedades evitables y la atención primaria de la salud (vacunación escolar, control del niño sano, salud sexual y reproductiva, entre otras.)
Saber esto, solo en cierto punto, invierte la situación de la Crisis de Salud. Hoy el Hospital Castro Rendón, producto del colapso, toma prestados los profesionales que prestan servicios en los Centros de Salud, un parche inoportuno, que para decirlo en un refrán popular: viste un santo desvistiendo a otro.
Trabajadoras y trabajadores de los Centros de Neuquén Capital han empezado a juntarse. Los problemas son los mismos. Alejandro Klein, es auxiliar de farmacia en Confluencia nos cuenta las deficiencias edilicias que nacieron con la inauguración del Centro, dice que hay solo 400 personas en lista de espera para ser operados, que no contaron con leche materna durante todo el verano, no tiene remedios, hoy solo cuentan son el Plan Nacional Remediar, un plan que debería ser solo de refuerzo, incluso algunos remedios llegan vencidos, no hay PAP ni Diu, y la lista continúa. Alejandro también cree que “no hay ningún tipo de interés en resolver esto”. Sandra Betti, pertenece a otro centro, Nueva Esperanza (Cordón Colón), donde asisten cerca de 20 mil personas y suma a la lista de reclamos el recurso humano. “Muchas veces hacemos cosas que no tendríamos que hacer, sabemos que no tenemos que usar un vehículo particular, pero sino no se haría, y no queremos dejar a la población en una situación de abandono porque no es nuestra intención. Nuestra intención es trabajar con la comunidad y poder cumplir con todas aquellas cosas que se refieren a la salud”, dice Betti y asegura que mucha gente esta quedando desocupada, sin obra social, esta volcándose a la salud publica que no puede dar respuesta.
La última comunicación de la Jefa Zona Sanitaria Metropolitana, Dra. Dora Otero, comunica a los Centros de Salud que no deben atender a aquellos que tienen obra social, adjuntando las bajas de todos aquellos que no pueden recibir atención gratuita.

Deja un comentario