Pernil, champagne y represión

Política

Jos rieReconstruimos la reunión de la noche del martes 3 de abril del 2007 en la que Jorge Sobisch tomó la decisión de reprimir a los docentes en Arroyito. Allí desautorizó a su ministro estrella, Jorge Lara, quien horas antes había asegurado que no iban a ejercer la fuerza en la ruta. Una reunión con pernil y champagne, en la que pocos decidieron la suerte de miles. Propios y ajenos al ex candidato a presidente de la Nación coinciden en que la decisión final buscó un rédito político. Desalojar la ruta era el mensaje, reprimir fuertemente la propaganda.

Por Marcelo Pascuccio

(Nota publicada en Julio de 2008 en el periódico 8300)

El lunes 2 de abril de 2007 el ministro Jefe de Gabinete, Jorge Lara, había dicho en las radios amigas: “el gobierno no va a ejercer la fuerza para desalojar” la ruta 22 en Arroyito, ante el anuncio de Aten de cortar esa vía de comunicación como parte de su plan de lucha. La declaración del hombre más fuerte de Sobisch salió en los diarios regionales al otro día. Ese mismo martes 3 ratificó lo dicho pero en la más amiga de las radios: LU5. Aunque no perdió oportunidad para demonizar a los docentes diciendo que el paro “atenta contra toda la familia, porque se deja al descubierto a los chicos”. Y aseguró que estaban abiertos al dialogo diciendo “se evalúa la posibilidad de convocar a maestros que no tengan cargos o a jubilados para que los chicos no pierdan clases”.

¿Qué hizo cambiar de opinión al gobierno, en tan pocas horas, en eso de usar la fuerza?

El martes 3 fue un día de reuniones. En la del atardecer, el gobernador ya tenía la decisión tomada de despejar la ruta “a como de lugar”. Quería dar un mensaje a los votantes de Buenos Aires, interrumpidos en su tránsito diario por los piqueteros “duros” de la Anibal Verón y del frente Darío Santillan, como se comentó en la mesa de discusión. Ciertamente “el jefe” no contaba con la adhesión de todos sus colaboradores pero, en definitiva, lo que Sobisch dijera siempre era palabra santa.

El juez federal de Neuquén, Guillermo Labate, dio luz verde para que Sobisch decida, sin tener que esperar orden alguna de la justicia. El domingo primero de abril, el juez había ordenado a la policía provincial que cumpla con las normas del Código de Procedimiento para evitar la comisión de delito y sus consecuencias. A la prensa completó el concepto el lunes 2: “No hace falta que la justicia ordene lo que, por obligación, ellos (los policías) tienen que hacer… dependerá del gobierno provincial definir las medidas”.

La decisión final entre muy pocos y en la madrugada

Era la noche del 3 de abril y el por entonces jefe de Policía, Carlos David Zalazar, junto al subsecretario de Seguridad Raúl Pascuarelli, fueron a verificar a la zona de Arroyito las condiciones de un camino alternativo (cuya construcción se confirmó en el juicio Fuentealba I) para, supuestamente, desviar el tránsito en caso de corte de ruta. Algo que en la práctica no tenía gran utilidad. Por ese camino sólo podían transitar vehículos pequeños y no los colectivos de turistas y camiones de combustibles que tanto preocupaban al empresariado turístico. A poco de terminar la tarea de supervisión, ambos funcionarios, fueron convocados a otra reunión por el ex gobernador vía teléfono. La reunión era en la residencia de la Costa a las 23. Allí fueron Zalazar y Pascuarelli. Se charló sobre el escenario de conflicto y el margen de maniobra, pero la decisión final se tomaría mas tarde, en otra reunión.

Entre champagne y gritos

El encuentro definitorio tuvo condimentos propios de una fiesta si no fuera por los enojos y gritos disciplinadores. La noche del 3 se había hecho larga. A las 4 de la mañana llegaron a residencia gubernamental de la Costa los integrantes del riñón chico de Sobisch: Rodrigo Salvadó que estuvo en casi todo momento junto al gobernador, el ministro de Hacienda de entonces, Claudio Silvestrini, el ministro de Educación a cargo Ricardo Esteves, el subsecretario de Seguridad Raúl Pascuarellli y la cúpula policial. El gran ausente fue el súper ministro Jorge Lara.

La reunión fue tensa y duró hasta pasadas las 5 de la madrugada. Se tomó muy buen champagne, que hubo que salir a comprar, y se comió pernil. Uno de los principales enojos fue por la ausencia de la ministra de seguridad Susana Arévalo. Sus más cercanos colaboradores confesaron que estaba a bordo de un crucero de placer en aguas brasileras. Sin embargo Pascuarelli diría, 24 horas después en LU5, que la ministra estaba en Neuquén. ¿Habrá querido ocultar la ausencia de Arévalo, o la que estaba oculta en Neuquén era la ministra ausente?

Al finalizar la reunión, pasadas las 5 de la mañana, los altos mandos policiales se trasladaron a la Jefatura en donde “bajaron” los detalles del operativo a sus subordinados. El plan ideado entre copas incluía: la participación de la DESPO, el grupo especial de la metropolitana, la tanqueta hidrante y los grupos especiales GEOP de Cutral Có, Zapala y Junín de los Andes. Se dispuso llevar cerca de 600 municiones entre cartuchos de escopeta 12,70 y cartuchos de gas lacrimógeno, además de las municiones y armas reglamentarias. Según declaró Sobisch recientemente en el juicio que condenó a Poblete, “La orden era no usar la violencia… convencer a los docentes que no corten la ruta. En la ruta, el director de Seguridad, Mario Rinzafri, le diría a las maestras y maestros, “Esta vez la vamos a hacer cortita, tienen 5 minutos para desalojar la ruta”.

A juzgar por lo ocurrido en Arroyito ese 4 de abril no es difícil imaginar lo que se decidió esa noche: se optó por hacer una demostración de fuerza con un despliegue de casi todos los grupos especiales de represión. Se buscó que el desalojo fuera rápido y aleccionador. Nadie se anima a imaginar qué se buscó con el operativo cerrojo realizado sobre los autos en donde se movilizaba –mayormente- la conducción del gremio docente, y que terminó con el disparo de Poblete sobre Carlos Fuentealba que viajaba en el Fiat 147.

2 comments

  • Por que los padres de hoy en dia le compran a sus hijos una pistola un cuchillo una espada o una bayesta Y no un autito o una muñeca ;
    Se an puesto a pensar los padres y madres que lleban a que sus hijos aprendan violencia?
    Se an puesto a pensar papas que estan fallando en la crianza y en los ejemplos para sus hijos , an prestado atencion en sus hijos cuando tienen un arma de jugetes , ¿QUE ES LO QUE HACEN? si no a tenido la capasidad de observarlo, empiese hacerlo y saque sus propias conclusiones;

    ¿PAPAS USTEDES CREN QUE HAY OTRA MANERA QUE NOSOTROS LOS NIÑOS/AS SEAMOS MENOS VIOLENTOS Y MAL HABLADOS?

    POLONIA NUMILEN VEGA
    “CHISPITA” 11 AÑOS
    VILLA LA ANGOSTURA

  • Buenas , de tanto en tanto le pego una leida a este diario , on-line , y la verdad que no estoy de acuerdo con la mayoria de las notas que publican , pero en fin estamos en democracia y cada uno se expresa como queire… en el caso de ustedes un medio masivo , tendrian que ser mas objetivos , con respecto al tema a esta nota de la represion , pregunto ,que carajo hacian los decentes en las rutas y por que no estaban dando clases ?? , los gremios me tienen las pelotas infladas , son unos parasitos , no se dan cuanta que terminan por complacer a los politicos … , para ellso es mas facil manejar un grupo de inadaptados , que a gente culta e instruida , por los maestros con lso pareos lo unico que hacen es formar una generacion de jovenes incultos , nadie comento nada en este medio del show del 24 de marzo , otro tema , las minorias de izquierda que la unico que sabes es saquear y destruir , nunca van a dialogar y contruir , son lamentables , la verdad paracon todo el dolor de un padre , si los maestros sigeun es esta postura de extordion , los tienen que cagar bien a palos , y echarlos a la calle , y si los partidos de izquierda los apollan , tambien por que no hay cosa mas antidemocratica que los zurditos de mierda que no dialogan y no respetan los pensamientos de otros que no son iguales a ellos , si me exedi pido disculpas pero para estos hijos de puta no les cabe otra que el paredon

Deja un comentario