Un plan perfecto

POPURRI

digo-lo-que-siento1 Todo cierra. Las espaldas de JOS están bien cuidadas. También las de JAS. La posibilidad de investigar la corrupción es una utopía en Neuquén. La colonización del Poder Judicial, dio sus frutos.

Debe sentirse orgullo Jorge Omar Sobisch: el sistema que tardó tantos años en implementar, con tan pocas críticas de adentro de la justicia e insignificantes cuestionamientos desde afuera, funciona  a la perfección.

La colonización del Poder Judicial, que significó el desembarco de una enorme cantidad de funcionarios y magistrados obedientes (y hasta obsecuentes) del poder político, y de otros tantos inexpertos, fue efectiva y los resultados saltan a la vista: en 4 años no se produjo desde la fiscalía de Delitos contra la administración pública que comandó hasta hace poco el cuestionado fiscal Pablo Vignarolli ninguna elevación a juicio o investigación sobre supuestos hechos de corrupción en la provincia.

La llegada de JAS al gobierno, no hizo más que garantizar que esto siga siendo así.

Creo que es a él a quien JOS debería agradecerle el premio de la impunidad sellado el martes pasado cuando el sector político del jurado de enjuiciamiento, clausuró el pedido de jury contra el ex fiscal de “¡qué van a ser delitos!” contra la Administración Pública, Pablo Vignaroli.

Para una gran parte de la sociedad, la noticia debe haber pasado desapercibida. Después de todo, ¿qué hay de malo que un funcionario de la justicia reciba un pedido de investigación, y un cuerpo ad-hoc conformado por tres vocales del Tribunal Superior de Justicia, dos representantes de la legislatura y dos de los abogados de la matrícula, echen por tierra tal posibilidad?

Sin embargo, el cierre de esta posibilidad que se le dio a Vignaroli para vindicarse, significa también cerrar la posibilidad de conocer por qué no se investigaron como se debían algunas de las causas más escandalosas de la gestión de Jorge Omar: desde los millonarios créditos al Iadep, pasando por la cámara oculta , el enriquecimiento ilícito del ex diputado Oscar Gutiérrez; la maniobra entre el missing ex ministro de Seguridad, Luis Manganaro, y el fiscal Oscar Terán o la acusación de Ricardo Mendaña contra los jueces del TSJ y contra el ex asesor general e la gobernación, Jorge Brillo, entre otras.

Cada voto

¿Cómo fue el voto que consagró este manto de “olvido y reconciliación sobre el pasado?

Los tres vocales del Tribunal que forman parte del Jurado, votaron por la admisibilidad del jurado contra Vignaroli. Son –para nada casualmente- los tres nuevos vocales nombrados durante el gobierno de Jorge Sapag, quien se impuso una cláusula de autolimitación en sus atribuciones constitucionales para seleccionar a los nuevos vocales: Miriam Corvalán, Oscar Massei y Guillermo Labate, presidente del cuerpo.

Los que votaron en contra son los representantes de la legislatura Jorge Della Gáspera (diputado por el MPN), y José Luis Saez, un radical quiroguista. Es necesario recordar que esta entente entre sobichistas y quiroguistas, permitió parir el Consejo de la Magistratura que hoy padecemos los y las neuquinas.

También votaron en contra dos abogados de la matrícula, que no son cualquiera: Jorge Brillo fue asesor general de la gobernación durante el gobierno de Jorge Omar. El hombre está imputado en las causales de pedido de destitución de Vignaroli.

Pese a eso, nunca se apartó del tribunal (su voto era clave y lo hizo valer) y hasta fue bendecido por el Colegio de Abogados que descartó la posibilidad de someterlo a un tribunal de ética por este detalle, en una decisión que pareció esconder afirmaciones tales como “¡cosas peores hacemos!”.

La otra abogada es María Alejandra Giunti, esposa del ex ministro de Acción Social Walter Jonson, quien partió de la cartera debiendo quedarse.

De todos modos, luego de la última cumbre JOS-JAS, se tomaron algunos resguardos extras para garantizar que no haya fallas: el primero fue echar al ministro Tobares, un verdadero peligro dentro del gabinete sobichista de JAS. El segundo fue nombrar como secretario de Justicia y Derechos Humanos a Gabriel Gastaminza.

Por si no lo conocen: fue uno de los asesores más importantes del bloque de diputados del MPN durante los duros tiempos de Sobisch. Fue uno de los pergeñó –junto al quiroguismo- el Consejo de la Magistratura actual, y el que pese a los graves problemas en su funcionamiento, lo defiende a capa y espada. Como premio a su obsecuencia, fue nombrado integrante de ese cuerpo.

En síntesis: el cerrojo perfecto para evitar fallas en la matrix.

One thought on “Un plan perfecto

Deja un comentario