Acto por el crimen lesbofóbico de Natalia Gaitán

Derechos de la humanidad

20090309040417-pan-y-rosas Este lunes 29 desde las 18, organizaciones de lesbianas, feministas y de mujeres, realizarán actividades en reclamo de justicia por el crimen de Natalia Gaitán, la joven de 27 años asesinada por el padrastro de su novia el 7 de marzo pasado.

Organizaciones de lesbianas,  feministas  y de mujeres  invitan a participar de la actividad – prevista para el lunes 29  en el monumento a San Martín de Neuquén capital-  para exigir justicia por Natalia Gaitán, víctima del fusilamiento a mansalva en manos del padrastro de su novia, que se oponía a una relación amorosa entre dos mujeres.

”El pasado 7 de marzo, Daniel Torres le disparó una perdigonada, a medio metro de distancia, a Natalia Gaitán (cordobesa, conocida como Pepa, 27 años), como manera de clausurar para siempre la relación amorosa que ésta mantenía con su hijastra. No se trata de un asesinato más de mujeres, no se trata de un femicidio más, es -lisa y dolorosamente- un crimen de odio, un asesinato lesbofóbico”.

El relato de las organizaciones que convocan a las actividades de este lunes 29 en el monumento a San Martín, es contundente. El crimen –que no tuvo demasiado despliegue en los medios- fue cometido en marzo de este año y estuvo rodeado de otros hechos escandaloso, como por ejemplo, que la policía se negó a trasladar a  Natalia al hospital, y murió desangrada.

“Natalia fue asesinada por ser lesbiana”, dicen la Agrupación de Mujeres Pan  y Rosas, Feministas Desobedientes, Movimiento Lésbico Emprendedor y Potencia Tortillera.

Por eso la convocatoria no sólo es para denunciar el crimen lesbofóbico y la inacción policial, sino también “a los gobiernos que vacían los sistemas de salud porque para lxs pobres las ambulancias siempre llegan tarde, a los medios masivos de comunicación y sus eufemismos discriminadores”.

La movida del lunes pretende también repudiar y denunciar “la lesbofobia que nos compele a callar nuestro deseo, a vivirlo “en la intimidad”, a bromear, violar, expulsar de los hogares, insultar, escupir, golpear, amedrentar, psicologizar, temer la pérdida del trabajo o la tenencia de lxs hijxs”.

Pero también es un momento de denuncia social. “Esta muerte –dicen- nos llama a reflexionar y a poner la mirada sobre las múltiples expresiones de violencia que sufrimos a diario lesbianas, gays, travestis, transgéneros y todxs lxs que, de alguna manera u otra, nos animamos a  vivir nuestra sexualidad e identidad libremente y por fuera de lo establecido por una cultura misógina, patriarcal, capitalista y homofóbica”.

Deja un comentario