Hoy presentan libro contra la megaminería

Movimientos sociales, Tierra

afiche-Rodriguez-PardoHoy a la 19 el periodista y reconocido ambientalista, Javier Rodríguez Pardo, presenta su libro “Vienen por el oro, vienen por todo. Las invasiones mineras 500 años después” en el colegio de Abogados de Neuquén (Mendoza y Basalvibaso). La actividad está organizada por el Foro Permanente por el Medio Ambiente.

Decenas de empresas mineras internacionales acosan a la Argentina para instalar sus proyectos extractivos. Mientras desde diversos sectores se alientan y permiten el aterrizaje de estas multinacionales, las comunidades afectadas resisten y reclaman la salida de sus territorios.

El libro además de describir el método de explotación, expone casos emblemáticos como los de Barrick Gold y Meridian Gold, entre otros, que tuvieron su respuesta con la movilización proteccionista de los pueblos de San Juan y Esquel, que son conscientes de la importancia de defender los “bienes comunes naturales”.

“Hacia el año 1500, los galeones cargaban el oro y la plata con la tecnología experimentada del observador humano para detectar las vetas, el ojo. Cinco siglos exprimiendo la Tierra con la exclamación “vale un Potosí”, calificación suprema de cosa o persona de incalculable valor. Toda América era un Potosí. Durante quinientos años de insostenible extracción, los minerales del planeta se fueron agotando. En 1900, el primer mundo obtenía cobre con el 5% de Ley mientras que en la actualidad debe conformarse con menos del 0,4% de Ley. Entender y razonar este dato es imprescindible: la diferencia abismal marca la escasez del recurso”.

Por eso “el método extractivo utilizado hoy es siniestro y es nuestro deber denunciar hoy que la historia continúa peor que
hace quinientos años. Los yacimientos se detectan por satélite, aquellos sitios donde hay más concentración de minerales, generalmente diseminados en extensiones kilométricas, y poli metálicos. Se pulverizan suelos y montañas y se vierte un cóctel de sustancias químicas para obtener los minerales deseados, sin importar secar acuíferos, desviar ríos, deshacer glaciares y volar cerros con promiscuidad dinamitera a cielo abierto, a tajo abierto, a rajo abierto”.

“El planeta no resiste la explotación descontrolada de lo que se dio en llamar recursos naturales y está a la vista que la eclosión demográfica demanda cada vez más insumos, digitados de manera desigual por unos en desmedro de otros pueblos. El agua, la irracional explotación de los suelos, la concentración de la energía, la diversidad biológica y los minerales críticos y estratégicos, conforman el paquete voraz para dominar el mundo, con infaustos resultados de un desarrollo cientificista y tecnócrata que en realidad fabrica calentamiento global, cambio climático y más hambre”.

Va un video

2 comments

Deja un comentario