¿Por qué no?

Desde el bar

desde el barQué casualidad. Luego de cada encuentro entre el actual gobernador Jorge Augusto Sapag y el ex Jorge Omar Sobisch, al poco tiempo este último recibe una buena nueva relacionada con las causas judiciales penales en las que está seriamente involucrado.
¿Qué impedimento existe para que JAS y JOS, además de actualizar el reparto del partido (MPN) y el gobierno en cada reunión que mantienen a solas, analicen detalladamente cómo el ex mandatario puede ir “zafando” de los llamados de la justicia neuquina?
¿Qué ley, mandato divino o marco moral impiden que el Poder Judicial de la provincia deje de estar colonizado por el Poder Ejecutivo, como comenzó a experimentarse desde las gestiones de Sobisch… o antes? Es decir, ¿por qué no es posible que ahora, justamente ahora, jueces, fiscales y demás obedezcan a directivas explícitas o implícitas emanadas desde el gobierno? Es posible que ahora sean más implícitas que explícitas, porque el sometimiento que se practicó durante años desde el Ejecutivo sobre el Judicial dejó una impronta muy fuerte entre varios magistrados. ¿O acaso esa práctica no se transformó en una cultura política? Ni hablar de los favores que habrá que pagar por ascensos, nombramientos, encumbramientos y demás. ¿Por qué no preguntarse todo esto, si luego de cada cumbre Sapag-Sobisch, quien fuera tres veces gobernador ve allanado el camino para salir airoso de cada causa judicial que lo atormenta? Porque debemos tener en cuenta, además, que lo que más le preocupa e irrita a Sobisch es desfilar por los tribunales. Se lo dijo en una “supuesta” cámara oculta al ex diputado Carlos Taylor. A nadie le gusta tener que presentarse periódicamente a los estrados judiciales, pero no todos tienen en mente -como JOS- un proyecto político trunco que desea revitalizar y llevarlo a la práctica.
Y la última pregunta que debemos hacernos los periodistas. ¿Por qué debemos aceptar como única verdad la versión oficial sobre las reuniones entre Sapag y Sobisch? ¿No era que debemos desconfiar de la historia oficial?

One thought on “¿Por qué no?

Deja un comentario