Este sismo es aviso de la Madre Tierra

Senti Pensante

tierra2Para la cosmovisión mapuce, el sismo que sacudió a Chile es un aviso de la Mapu, para que empecemos a reflexionar. La sociedad, dice el Longko Ramón Nawel del Lof Wiñoy Meliá, debe comprender que los lagos, los ríos, las montañas y todo lo demás son seres vivos. Algo que la “ciencia occidental” aún no comprende. ¿por qué?

Existen varias formas de entender al plantea Tierra. Una de ellas, la “científica occidental” basa sus conclusiones en estadísticas, en mediciones, en pruebas de laboratorio. La ley causa-efecto solo puede ser entendida si logra ser medida. Lamentablemente, esto se debe a la ideología dominante, el capitalismo, donde todo es mercancía. Bajo esta lógica no se puede entender a la Tierra como un ser vivo.

Sin embargo, una nueva corriente de pensamiento, ha logrado desandar el camino de este conocimiento y está volviendo a entender que somos uno/a con la Tierra, dentro del Cosmos.

La física cuántica ha estado investigando el comportamiento de las partículas, de cómo reaccionan esos universos en miniatura que son los átomos, y se han sorprendido hasta llegar a la conclusión de que estas partículas microscópicas reaccionan de manera distinta si un observador las esta estudiando. ¿Cómo es esto?. Se ha comprobado científicamente, que si se mide un experimento, el observador modifica el resultado, porque el observador pasa ha ser parte del experimento y las partículas atómicas “sienten” su presencia y reaccionan de manera distinta que si no estuviera.

Paralelamente, se ha demostrado que el Planeta Tierra posee vida básicamente por dos cuestiones: el agua y un equilibrio vital interno.

El por qué el agua es sinónimo de vida, no hace falta explicarlo mucho. En el agua se generaron los primeros organismos vivos que luego evolucionaron hasta llegar a la actualidad. En cuanto al equilibrio interno, se ha demostrado que el planeta reacciona desde sus inicios a las condiciones externas y mantiene un clima capaz de mantener a vida. En otras palabras: la Tierra reacciona como un ser vivo.

La explicación puede sonar increíble para quienes solo conciben propiedades o riquezas sobre la Tierra.

Nuestro planeta ha mantenido durante siglos una temperatura amigable para la vida, ha protegido con su atmósfera de rayos dañinos provenientes del espacio a todo lo que habita en ella, ha equilibrado su composición de gases desde el comienzo de su historia, “fabricando” más oxígeno, lo que hizo posible la vida.

Entre los primeros seres vivos había bacterias que consumían gas carbónico (CO2) y liberaban otros gases como metano y oxígeno. Este intercambio químico posibilitó que, con el transcurso de las eras, la atmósfera fuera modificando su composición: se inyectó en él más O2 (oxígeno) lo que benefició el crecimiento de los seres multicelulares.

Según la segunda ley de la termodinámica un sistema cerrado tiende a la máxima entropía. En el caso del planeta Tierra su atmósfera debería hallarse en equilibrio químico, todas las posibles reacciones químicas ya se habrían producido y su atmósfera se compondría mayoritariamente de CO2 (Se estimó que la atmósfera debería componerse de, aproximadamente, un 99% de CO2) sin apenas vestigios de oxigeno y nitrógeno. Que al día de hoy la atmósfera la compongan un 78% de nitrógeno, 21% de oxigeno y apenas un 0,03% de dióxido de carbono se debe a que la vida, con su actividad y su reproducción, mantiene estas condiciones que la hacen habitable para muchas clases de vida.

La vida sostiene la vida

Ya es un hecho contrastado que la emisión de gases producidos por la combustión de combustibles fósiles, principalmente dióxido de carbono (CO2) y los óxidos de nitrógeno (NOx), está motivando la subida de la temperatura del planeta como consecuencia del efecto invernadero. Otros gases como el metano (CH4) o el vapor de agua (H2O), entre otros, vinculados a la actividad humana, también contribuyen a este efecto.

La radiación solar infrarroja procedente del sol incide en la tierra y penetra en la atmósfera llegando hasta el suelo donde provoca el calentamiento de éste. Este calor vuelve a ser radiado hacia el espacio, pero en este caso cuenta con una diferencia en su naturaleza, al contener una menor energía, hacienda que una parte de esta no sea capaz de volver a atravesar la atmósfera. Esta radiación infrarroja atrapada provoca el aumento de la temperatura de la atmósfera aumentando con ello la temperatura media de la Tierra.

El aumento de la temperatura no sigue una ley lineal, sino que presenta fluctuaciones debidas a la variabilidad natural, siendo la más notable de ellas el fenómeno de El Niño. Desde 1979 la temperatura en la superficie terrestre se ha aumentado aproximadamente 0,15 ºC por decenio.

¿Qué es lo que sucede?

Los “científicos” actuales sostienen que no se pueden predecir los terremotos, tsunamis y demás reacciones de la Tierra a este desastre climático producido por el ser humano. Lo que no dicen, o no quieren decir, es que no se puede prevenir ni predecir debido a la tecnología con que cuentan, ya que es “natural” que estos fenómenos ocurran.

Tomemos a la Tierra, Mapu, como un ser vivo. Seguramente ningún médico podrá predecir con precisión matemática cuando será el infarto de un obeso sedentario fumador cocaínomano, lo que sí podrá asegurarle que si no cambia de hábitos, tarde o temprano lo tendrá.

En el Segundo seminario del Agua como Derecho Humano, que se esta llevando a cabo en Neuquén en estos días, la profesora Elsa Bruzzone aseguró que los fenómenos climáticos como terremotos, tsunamis, tornados, etc son naturales, que siempre los ha habido, más lo que no es natural es la frecuencia e intensidad con que están ocurriendo en los últimos años.

La Tierra necesita equilibrarse para seguir viva como lo ha hecho desde su nacimiento. Las condiciones sobre ella cambian y ella debe reaccionar de manera más rápida y con más fuerza para poder corregirse.

Los terremotos que están sacudiendo a Gulu Mapu/Chile, para los “científicos” son los acomodamientos de las placas de Nazca y la Continental Sudamericana y nada más. Debajo nuestro vive un mar de lava, de tierra caliente que cobija el corazón de la Tierra, si este corazón se apagará como ocurrió, por ejemplo en Marte, seríamos ese planeta muerto que es hoy Marte.

Los volcanes liberan gases necesarios para equilibrar la atmósfera, los vientos equilibran temperaturas y mueven corrientes de agua. La Tierra hace lo que puede para mantenerse viva.

Para el Longko Ramón Nawel del Lof Wiñoy Meliá ubicado en la zona centro de la Provincia de Neuquén (Puel Mapu/Argentina) los últimos terremotos que asolaron a Chile, han sido un “aviso de la madre Tierra, por tanto destrozo que está haciendo el poder, el poder económico, las  empresas multinacionales, las petroleras y las mineras”

“El poder no se conforma con seguir extrayendo la fuerza de la Tierra, y ese desequilibrio que está haciendo efecto en los cuatro ciclos de la Tierra, las estaciones del año, verano, otoño, invierno y primavera. Ojalá que la sociedad se de cuenta que nuestros lagos, cerros, ríos que son todos seres vivientes” sostiene el lognko.

La Tierra no aguanta más, está descontrolada, dice. Para la cosmovisión mapuce la lluvia, la tormenta, el viento, el sismo son un aviso de la Mapu, para que empecemos a reflexionar sobre ella y la cuidemos, como ella lo ha hecho con nosotros.

One thought on “Este sismo es aviso de la Madre Tierra

Deja un comentario