Denuncian a Tarifeño por “infiltración”

Derechos de la humanidad

infiltradosLa publicación de las listas del personal y colaboradores del Batallón 601 agitó las aguas de la militancia: hoy, dirigentes del MST anunciaron que presentaron una denuncia penal contra esa unidad del Ejército por “infilitración” en Neuquén. Hay otros casos en oficinas públicas que se investigan.

“Se denuncia a quienes integraron el Batallón 601 del Ejército Argentino y su Jefatura II de Inteligencia por los delitos cometidos durante la dictadura militar y por la infiltración a ese partido, años después, en la provincia de Neuquén, de un agente civil perteneciente al Destacamento 182 de dicho Batallón” dice el MST en un comunicado de prensa.

Según la misma fuente, mañana al mediodía las dirigentes del partido, Vilma Ripoll y Priscila Ottón, harán pública la denuncia que ya fue presentada en los tribunales de Comodoro Py  Alejandro Bodart, y Raúl Barbiero, patrocinados por el abogado y dirigenet Marcelo Parrilli.

“La denuncia se origina a partir de la publicación, el mes pasado, de la lista de 4.300 agentes militares y civiles que integraron el Batallón 601 entre los años 1976 y 1983. Allí aparece como “agente de reunión de información” el nombre de Raúl Tarifeño, quien ya en democracia fuera militante del PC, a partir de 1991 del MAS y luego del MST en Neuquén hasta su desvinculación definitiva en el año 2008″, señala la información.

Tarifeño estuvo infiltrado en nuestra corriente política durante largos años mientras paralelamente continuaba perteneciendo al Batallón 601, al menos hasta el año de su disolución en el año 2000, y de allí en más en alguna otra dependencia que reemplazara a ese organismo”, explican.

Otros casos

La publicación de las listas también permitió confirmar sospechas nunca certificadas documentalmente de “colaboracionistas” del Proceso. Por ejemplo, el caso de Pedro Brodi, que se desempeñaba como periodista en la ciudad de Cipolletti, y cuyo nombre engalana la sala de prensa de la comuna local. Cuando el ex intendente Julio Arriaga bautizó con ese nombre el salón, organismos de derechos humanos y del sindicato de Prensa de Neuquén, protestaron públicamente. Pero la información tuvo poco despliegue en los medios locales.

También es el caso de Ricardo José Grisotto (agente de reunión) y de Jorge Daniel Rosales (agente de reunión), ambos aparecidos en la lista publicada por la revista XXIII,  como personal civil de inteligencia que prestó servicios en el destacamento de inteligencia 182 de Neuquén, entre los años 1976 y 1983.  Ambos nombres están siendo investigados para ver si corresponden al asistente social jubilado del hospital de Neuquén, y a un integrante de la plantilla de Radio y Televisión de Neuquén.

Deja un comentario