“Las deudas se pagan. Las estafas no”

Política

deuda externaPagos dobles. Balances fraguados. Emisiones de bonos sin sentido y pago de deudas empresarias. Estos son algunos elementos que surgen de la investigación de la deuda externa en democracia que lleva a cabo la justicia Federal. Alejandro Olmos hijo, cuenta detalles de estas causas.

Alejandro Olmos es hijo del periodista e historiador del mismo nombre, que el 4 de abril de 1982 pidió que se investigara la deuda externa argentina contraída durante el régimen militar.

Esto terminó -18 años después- con el fallo del juez federal Jorge Ballesteros, en junio del 2000, en donde determinó que gran parte de la deuda era ilícita, y estableció la responsabilidad de los funcionarios de la dictadura y de los organismos de crédito internacional. Ese fallo fue público y ampliamente difundido, aunque haya caído en el olvido en los últimos años.

Tampoco se sabe –porque los medios no lo informan- que en este momento, hay tres causas más en la que se investiga la deuda contraída por las democracias hasta el 2005, y Alejandro hijo las motoriza. “Lo que pasó en democracia fue aún peor que lo ocurrido en dictaduras”, le dijo Olmos al periodista Marcelo Pascuccio del programa La Palangana.

“En estos juicios lo mas dramático es que está demostrado que la deuda de la democracia es peor que el de la dictadura. El de la dictadura fue el génesis: fue donde la deuda creció de 8 mil millones a 46 mil millones. Pero todas las operaciones posteriores fueron empeorando todo esto. En la causa hay toda una pericia sobre la deuda externa privada que hoy representa casi la mitad de la deuda pública que pagamos los argentinos” dijo Olmos a La Palangana.

El sucesor de la causa contra la deuda, se preguntó por qué motivo los argentinos “tenemos que pagar deudas de empresas privadas altamente eficientes como Fiat, Renault, El Banco de Galicia, las empresas del grupo Macri? Esto se hizo en el 82 con Domingo Cavallo como presidente del BCRA. En la época del radicalismo, el doctor Machinea consolidó esta operación.”

– ¿Qué pasó con esta pericia?

– La liquidaron. Desapareció de los archivos. Y creo que en el año 92 Cavallo ordenó que la destruyeran. La conocimos porque los peritos me dieron una copia que pudimos acercar a la justicia.

Para Olmos, es cierta esta lógica que dice que las deudas deben ser honradas. Pero afirma: “Las deudas si, pero las estafas no. Y la deuda externa argentina a través de todo el análisis que uno pueda hacer, es un fraude descomunal. Y la deuda que hoy los argentinos estamos pagando y la que la presidenta quiere pagar con el Fondo del Bicentenario es la misma que la del 76-83 permanentemente reciclada. Habrá algunos pesos mas de créditos del Banco Mundial  y del BID, pero las causas, según informes y declaraciones, que dicen que es la misma deuda refinanciada. Este es un problema de mentalidad”.

– ¿Qué pasó con la resolución de Ballesteros?

Ballesteros cometió un grave error: mandó su fallo al Congreso para que lo considerara porque es quien interviene en el tema de la deuda externa. Pero al Congreso no le interesa. Nunca le interesó. Ni al de Alfonsín, Menem o Kirchner. Si uno ve la emisión de bonos que se ha venido haciendo, es inconcebible. Aquí el problema de la deuda no se reduce sólo al poder Ejecutivo, al Legislativo, a los empresarios privados que han defraudado al país fraguando deuda y transfiriéndola. Es tan grande el nivel de complicidad que es bastante difícil de desatar y por eso se puede volver a juzgar a los militares, revisar los indultos, pero este tema como quema, nadie quiere meter la mano.

– ¿Cree que con voluntad política podría buscarse a los responsables de la deuda ilícita?

Claro, porque además están con nombre y apellido. Cavalo y Daniel Marx, secretario de Finanzas de Cavallo, están procesados en el juicio del megacanje del año 2001, con Fernando de la Rúa. Acá el problema es que la justicia es muy lenta, y generalmente los peces gordos del sistema financiero siempre escapan. Siempre están afuera.

Olmos contó que hace pocos días le envió una carta a la presidenta de la Nación, luego de que ella afirmara que la deuda no podía ser cuestionada. “Me contestó hace dos días el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, diciendo que la labor de mi padre era magnífica, que el juicio de Ballesteros era sorprendente, pero que ahora no se podía hacer nada. El Código Civil de la Argentina determina qué es algo ilícito, y que no puede ser convertido en algo lícito por el Congreso, ni por presidente, ni por nadie”.

– ¿Qué pasa con la deuda pagada?

Algunos dicen que la deuda prácticamente se pagó. No hay que cultivar el slogan no hay que pagar la deuda. Hay que hacer una auditoría de la deuda del 76 hasta ahora. Porque además, en las causas hay hasta balances falsos del BCRA, pagos duplicados de la deuda. Cosas realmente que si la gente supiera, diría cómo es posible que hayamos dos o tres veces la misma deuda, o fraguar balances del BCRA para lograr créditos.

“Una vez –contó- un funcionario del BCRA declaró que el banco había perdido en la década del 80 unos 60 mil millones de dólares. Menem creó una comisión investigadora, que dijo que no eran 60 mil, sino 105 millones de 1980 a 1990. Menem archivó la investigación. Cuando el juzgado pidió informes, ningún organismo le respondió. Hasta que un funcionario honesto rescató una copia y la llevó a la justicia. Uno se imagina con los problemas que tiene el país, lo que podría hacerse con ese dinero. Pero ¿adónde fue a parar el dinero? A favorecer a los grupos empresarios.

– Claro, por eso los grandes grupos empresarios con medios, dicen que hay que pagar.

Claro, es su deuda. Clarín y La Nación que critican al gobierno, son los mayores accionistas de Papel Prensa. Papel Prensa nunca pagó lo que tenía que pagar, y el Estado pagó por Papel Prensa. Cuando la justicia le pidió al BCRA que dijera si había hecho alguna acción legal para recuperar el dinero, el asesor letrado dijo que nunca había recibido instrucciones de ningún ministro de Economía para recuperar esa plata.  Entonces, a ellos no les interesa que esto se conozca o investigue porque están directamente involucrados.

Alejandro Olmos (hijo) explica los alcances de la nueva investigación



Alejandro Olmos padre, explica qué se hizo con la deuda externa.

One thought on ““Las deudas se pagan. Las estafas no”

  • En parte de la dedicatoria del libro “La deuda externa”, Alejandro Olmos (padre) escribió: “A los que luchan porque creen en la fuerza de la verdad, en el valor de las ideas y en el ejemplo de una conducta. A los que no claudican ante el soborno de las posiciones o el dinero, porque tienen la convicción de su dignidad y la armadura de su honradez.”
    Pero hace falta mucho más que la suma de esos valores en el simiento moral de uno pocos

Deja un comentario