I Ching, el libro de las mutaciones

POPURRI, Senti Pensante

(I_Ching)El I Ching es un libro milenario chino. Es, además de una suerte de Martín Fierro chino, un libro concebido para arrojar luz en el mundo que se oculta tras las apariencias, actúa como guía de los misterios de nuestros inconsciente, entendiendo que las acciones y actitudes conscientes son en gran medida, resultado de motivaciones inconscientes.

El libro entiende el mundo utilizando el conocimiento del taoísmo y el confucionismo, dos sabios chinos(Lao tsé y Confucio).

El método de adivinación interpreta la combinación de ocho trigramas básicos, es decir 64 combinaciones. Estos trigramas no son ni más ni menos que rayitas: líneas rectas enteras y cortadas. Dos trigramas conforman el hexagrama final, las 64 combinaciones o mutaciones en las cuales se representa el Mundo de los Cambios que se suceden en la naturaleza permanentemente.

 Las líneas, son ni más ni menos que la reducción mínima del mundo, cuatro líneas: ying joven, yin vieja, yang joven y yang vieja.

La filosofía china cree en el complemento de los opuestos, taoísmo, en donde la luz existe porque existe la oscuridad y a la vez se complementan. Así mismo, las líneas y los trigramas representan esas fuerzas en permanente cambio de la naturaleza. Fuerzas que luchan, se complementan, se alimentan, se equilibran pasando siempre por los mismos estadíos o cambios: creación, gestación, consolidación, madurez y disolución. Estas etapas pertenecen a la ley natural y le sucede a todo cuando existe, no se puede cambiar. Pero en lo que esta dejando de ser esta naciendo lo nuevo, en lo viejo vive lo nuevo, va mutando, al día le sucede la noche y a la noche un nuevo día.

Conociendo la ley de la naturaleza el ser humano puede obrar aceptando ese destino, actuando de acuerdo a las circunstancias, de acuerdo al tiempo que le toca vivir. Muy probablemente le toquen todos los tiempos en que vivir, pues el también seguirá la ley natural.

No es una aceptación resignada, sino una sabia, que recomienda caminar hacia lo recto.

 Historia

 Dicen que los ocho trigramas básicos del I Ching fueron descubiertos en el dorso de una tortuga sagrada. El descubrimiento se le atribuye a Fu Shi, mítico primer emperador de China, hace ya 4500 años quien vio representado en ese lomo de la tortuga, en esos ocho trigramas los procesos de los cielos en la naturaleza y el carácter de todo.

 Una línea recta entera simboliza El Cielo, Yang, polo activo, lo masculino, lo positivo en la naturaleza.

La línea partida representa La Tierra, Yin, polo pasivo, lo femenino, lo negativo (en el sentido de polaridad).Taiji-trigrammes

Para demostrar la interrelación entre ambos opuestos, esas líneas se combinaron en pares para formar el mayor y menor (o viejo y joven) Yang.

Dos líneas enteras: Mayor/Viejo Yang.

Dos líneas partidas: Mayor/Viejo Yin.

La superior partida y la inferior entera: Menor/Joven Yang.

La superior entera y la inferior partida: Menor/Joven Yin.

 Nota: aquí muchos estudiosos encuentran similitudes con la concepción de muchos Pueblos Originarios del mundo, por ejemplo el Mapuce que concibe el origen en cuatro: cuatro puntos cardinales, cuatro origen de todas las cosas y las fuerzas de la naturaleza una pareja de ancianos, kuse (femenina) – fvca (masculino); y una pareja de jóvenes, vjca zomo (femenina) y wece wenxu (masculino).

 

Los ocho básicos

 A las cuatro combinaciones mencionadas se le agregó una línea más con la intención de formar las ocho figuras. Las dos primeras son el principio masculino de los Cielos o Yang puro (tres líneas enteras) y el principio femenino o Tierra o Yin puro (tres líneas partidas). Las otras seis representan las posibles combinaciones de estos dos aspectos opuestos complementarios de Tao, cuya traducción más aproximada sería El Todo, aunque como dice Lao Tsé en el Tao Te King:

Del Tao se puede hablar, pero no del Tao entero.

Pueden nombrase los nombres, pero no el Nombre entero.

Como origen de cielo-y-tierra, no tiene nombre, pero, como “la Madre” de todas las cosas, se le puede nombrar.

Así pues, oculto desde siempre, hemos de contemplar su esencia interna.  

Pero manifestándose continuamente, hemos de contemplar sus aspectos externos.

Los dos fluyen de la misma fuente, aunque tengan nombres diferentes; y a ambos se les llama misterios.

El Misterio de los misterios es la Puerta de toda esencia”

 

Dicen que el Tao es al mundo lo que el océano a los ríos y arroyos.

El Tao dio origen a luz al Uno, el Uno dio luz al Dos, el Dos do luz al Tres, el Tres dio luz a las innumerables cosas.

Las innumerables cosas llevan el Yin a sus espaldas y abrazan el Yang, y su armonía vital deriva de la mezcla adecuada de los dos Alientos vitales, inspiración-exhalación.

 tabla_1_2

Se piensa a los trigramas que se forman de estas combinaciones como al padre, la madre y seis hijos: primogénito, hija mayor, segundo hijo, segunda hija, hija menor e hija menor. Pero a su vez representan Cielo, lo Creativo, lo fuerte (Padre); Tierra, lo Receptivo, abnegado (Madre); Trueno, lo Sucitativo, movilizante (1° hijo); Agua, lo Abismal, peligroso (2° hijo}; Montaña, el Aquietamiento, quieto (3° hijo); Viento/Madera, lo Suave, penetrante (1° hija); Fuego, lo Adherente, luminoso (2° hija); y Lago, lo Sereno, regocijante (3° hija).

 

El siguiente paso importante en la evolución del I Ching sucedió por el año 1150 AC, final de la dinastía Chang. El último emperador Chang, Tchou-Shin, era un gobernante incompetente bajo cuyo mandato gran parte del imperio cayó en caos y desorden. Paralelamente, la provincia de Tchou, al oeste de China, gobernaba Si-Peh. Si-Peh fue encarcelado y en la cárcel estudió detenidamente los ocho trigramas místicos. Combinándolos logro las 64 combinaciones o hexagramas y procedió a ponerles nombre a cada uno de ellos y a añadir un texto explicativo. Cada texto derivaba del significado de los dos trigramas combinados. Por ejemplo la Paz, hexagrama once resulta de la combinación de Tierra y Cielo, la Tierra arriba, cultivan su trato y unen sus efecetos, Cielo y Tierra se unen, la imagen de La Paz. Por el contrario si es el Cielo quien esta arriba, el hexagrama indica el Estancamiento (hexagrama 12), el Cielo y la Tierra no se unen, el Cielo se va retirando cada vez más y la Tierra desciende, las fuerzas creativas se mantienen desconectadas.

Un año después de su encarcelamiento, los amigos de Si-Peh lograron rescatarlo. La suerte de la dinastía Tchou estaba echada y hubo guerras y rebeliones que culminaron con el emperador asesinado. Años de enfrentamientos de sucedieron hasta que Tan, hijo de Si-Peh obtuvo la victoria final. Así es que 40 años después de haber sido compuestos por vez primera los hexagramas, el duque de Tchou, Tan, prosiguió el trabajo de su padre y después de estudiar el texto añadió su propia interpretación a cada línea, completando un total de ciento ochenta y cuatro pasajes.

Confucio y otros sabios finalmente compilaron y añadieron comentarios conformando el volumen que hoy todos conocemos como el I Ching.

 

 Arrojar monedas

 La mente china no busca entender la ley causa efecto de laboratorio, sino que prefiere detener su mirada en las “casualidades” las coincidencias, lo que occidente muchas veces define erróneamente como azar, cercana  a la idea de sincronicidad Espacio-Tiempo que nosotros conocemos.

El método de adivinación se puede proceder mediante el arrojo de tres monedas de un mismo valor.

La caída de las monedas representa lo que necesariamente debe ser para esa situación dada, puesto que cualquier cosa que suceda en ese momento pertenece a éste como parte indispensable del cuadro, algo que ahora la física cuántica comienza a entender.

Al lado inscripto de la moneda donde figura por lo general un escudo, animal, cara, etc, se le asigna un valor de dos. Al reverso, en donde esta el valor de la moneda, se le asigna tres.

Es así que la suma de las tres monedas que se arrojan seis veces representan los seis hexagramas de abajo hacia arriba. Es decir, se tiran las tres monedas, se suman y se escribe la primera línea, y así hasta la sexta.

La suma puede dar seis, y es una línea yin vieja que es partida y muta a entera.

Si suma siete, es yang joven, es una línea entera, inmutable, fuerte.

Ocho representa una línea yin joven partida, quieta, que no muta.

Por último, si la suma da nueve es una línea entera yang viejo que muta a una partda.

Al arrojar las monedas se debe formular una pregunta, concentrándose en ella, solo en una pregunta. Cuanto más concreta la pregunta mejor. Se dice que una pregunta bien formulada lleva en sí misma la respuesta, algo así como una semilla en su interior.

Como se pueden imaginar, al haber líneas mutantes se podrán conformar dos hexagramas. Así es, el primer hexagrama se entiende como una respuesta, la decisión inmediata, en el corto plazo. El otro, el que se obtiene de las líneas que cambian, representa las acciones a futuro, hacia delante.

El I Ching, posee los 64 hexagramas, texto correspondiente al Dictamen, a la Imagen y a la interpretación de las distintas líneas que se modifican/mutan.

 Cabe dos aclaraciones: hacerlo con respeto, no abusar del método preguntando todo el tiempo cada una de nuestras acciones a tomar. Pewkajeal.

 página donde poder cosnultar los resultados:

http://www.josnell.com.ar/iching.htm

Deja un comentario