¿La culpa es nuestra?

Cotidianas, Política, SECCIONES

concejo-deliberante2Ayer el intendente Martín Farizano indicó la necesidad de un marco regulatorio para el agua. Parece un chiste, pero un grupo de vecinos y vecinas presentó un proyecto de ordenanza para implementar un marco regulatorio para el agua en nuestra ciudad el 2 de diciembre del 2005. Farizano lo sabe porque era presidente del Concejo Deliberante. Lamentablemente ese proyecto atravesó las aguas de la burocracia y el clientelismo político y el 27 de septiembre del 2008-con Farizano de intendente-fue rechazado por la comisión de Servicios Públicos que entendía en la materia. Vale decir el proyecto impulsado como iniciativa popular no llegó al recinto.

La falta de agua en Neuquén Capital no es novedad. Hasta el más distraído astrólogo podría haberlo anticipado. La falta de obras es un hecho, la famosa previsivilidad que tanto enarbolan los “políticos de profesión” hace agua cuando se trata del vital elemento.

Entre el municipio capitalino y el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) se pasan la pelota. Uno dice que depende de la provincia, el otro responde que cuando se termina la mega obra del Canal Mari Menuco todo se solucionara.

En el día de ayer el intendente Martín Farizano señaló la necesidad de contar con un marco regulatorio.

Un grupo de vecinos y vecinas neuquinos había elaborado un proyecto y presentado junto a dos mil quinientas firmas a través de una iniciativa popular haya por septiembre del 2005 para implementarlo.

Ese proyecto de ordenanza buscaba crear un marco regulatorio para el servicio de agua potable de la ciudad de Neuquén, además de señalar la necesidad de inversiones en obras para el sector.

Tiempo después, el entonces el intendente Horacio Quiroga vetaba una ordenanza que obligaba al municipio a invertir cinco millones en obras para apaciguar el problema.

Antes de mandar al archivo el proyecto presentado mediante iniciativa popular, los concejales se reunieron con autoridades del Epas, entre los que se encontraba el actual concejal por el MPN, Luis Acuña. Los fundamentos del porque no eran que la provincia (Epas) podía solucionarlo. Se pelearon por la juriosdicción, por quien debería hacer las obras, y todo quedó resuelto sancionando una ordenanza para crear la “Comisión Intersectorial Pro-Agua”, la cual tenía como objetivo el análisis, elaboración y redacción del Contrato de Concesión del Servicio Público de Agua Potable y Saneamiento.

Nadie se puede hacer el distraído ni patear la pelota para otro lado. A veces uno/a se pregunta ¿nos están tomando el pelo o la culpa es nuestra?.

Deja un comentario