Sobreseyeron a Zalazar y Soto en la causa por la “zona liberada”

Política
Cercado8956
El juicio se desarrolló en el edificio de Irigoyen 175

En su alegato, el fiscal Di Maggio dijo que el gremio docente Aten cometió un delito al impedir el acceso a la destilería, y consideró que los oficiales Seguel y Morales actuaron con inoperancia.

El flamante fiscal de Delitos contra la Administración Pública, Ignacio Di Maggio, se abstuvo de acusar a los ex jefe y subjefe de la Policía de Neuquén, Carlos Zalazar y Moisés Soto respectivamente, a los que se les había imputado los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad. Ambos fueron sobreseídos total y definitivamente por la jueza correcional, María Antonieta Gagliano.

El 30 de marzo de 2006, un grupo de supuestos trabajadores de la Uocra “desalojaron” a docentes que se manifestaban en la puerta de la destilería de Plaza Huincul.  Zalazar y Soto estaban acusados de “liberar la zona”. La orden de no intervenir habría sido dada por el ex gobernador, Jorge Sobisch, quién lo reconoció en un discurso público. En aquel momento hubo tres agentes que se negaron a acatar la directiva: Leonel Seguel, Luis Morales y el fallecido, Mario Zambrano.

Di Maggio comenzó su alegato hanciendo especial hincapié en que la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén, Aten, cometió un hecho delictivo. Destacó que en los videos se observó que integrantes del gremio obstruían el acceso de los camiones a la destilería de Plaza Huincul. Además de los daños de carácter agravado cometidos a la ruta. Agregó que las y los docentes “estaban delinquiendo”.

Respecto del testimonio prestado por Seguel en la audiencia de hoy, el fiscal expresó que sus declaraciones fueron contradictorias, y que se mostró “excesivamente nervioso”. Afirmó que “las denuncias han sido direccionadas” al atribuirle a los imputados hechos sin “el grado de certeza necesaria”, y que tanto Seguel como Morales actuaron con inoperancia. Di Maggio concluyó en que a Zalazar y a Soto le cabían, en todo caso, responsabilidades de carácter administrativo y no penal.

En la primera audiencia del juicio, realizada ayer, declararon los jefes policiales, patrocinados por el abogado, Ricardo Cancela. Desligaron a Sobisch, quién también es representado por Cancela, de cualquier orden.

“Una buena emboscada”

Seguel sostuvo en su testimonial que fue pasado a disponibilidad el mismo 30 de marzo a las 22.15 horas, después de haberse negado a acatar la directiva de no intervenir impartida desde la jefatura de la fuerza. El ex agente manifestó que sus superiores le dijeron que se trataba de “un problema entre gremios”. Remarcó que en el grupo de supuestos trabajadores de la Uocra había delicuentes. Aclaró que en ese momento desconocía la motivación de la orden. “Fue una buena emboscada”, completó.

3 comments

Deja un comentario