¿Y vos sabés quién sos?

Derechos de la humanidad

abuelasLa particular historia del 98 nieto recuperado por las abuelas actualiza la discusión sobre una sociedad que es hija de la apropiación ilegal de bebés. Martín hoy tiene 29. Sus familiares no sospechaban de su existencia hasta hace un mes. ¿Cuántos cómo él están al lado nuestro sin conocer su historia?

Su apropiador era un agente de inteligencia del Ejército que murió cuando Martín tenía 15. Desde entonces las dudas lo perturbaban. Hace un mes, tras un sinuoso recorrido, finalmente pudo conocer la verdad.

Presente pasado

Tras doce años de dudas y temores, ya con 27, se animó y se acercó a Abuelas. El 20 de diciembre de 2007 se presentó en el Banco Nacional de Datos Genéticos para hacerse un examen de ADN. Pero en marzo de 2008 se enteró de que su perfil no coincidía con nadie. Las posibles respuestas se desvanecieron.

En el banco de datos genéticos del Hospital Duran sólo hay información de las personas que buscan a familiares desaparecidos. Ese no era su caso. Pero la información que Martín ofrecía permitía sospechar la certeza de sus dudas.

Por eso en agosto una sobreviviente declaró en la Secretaría de Derechos Humanos que había visto cómo Marcela Molfino había tenido un bebé en Campo de Mayo. Se abría una rendija. El relato de un ex conscripto coincidió. Un militar arrepentido terminó de confirmar las sospechas.

Fue recién entonces cuando la familia Amarilla-Molfino entró en el banco de datos del hospital Durand. Un grupo de forenses viajó hasta Resistencia y les pidió que donaran sangre. La familia no sabía de Martín, creían que eran para identificar posibles restos de Marcela.

Hace un mes se enteraron de la existencia del cuarto hermano, Martín.

Pasado presente

El mediodía del 17 de octubre de 1979 un grupo de tareas del Ejército detuvo a Guillermo Amarilla. Esa tarde fueron por su esposa. Marcela Molfino respondió con tiros cuando llegaron a su casa en San Antonio de Padua. Estaba con sus tres hijos y la acompañaban su cuñado, Rubén Amarilla, su esposa y sus dos hijos.

La esposa de su cuñado fue la única que escapó. A Marcela la hirieron. Tiró el revólver y los militares se la llevaron. Rubén y los cinco chicos, también secuestrados, fueron devueltos a sus familiares en Resistencia 15 días después.

Marcela Molfino y Guillermo Amarilla eran militantes de Montoneros y formaban parte de la dirección de la Juventud Peronista en la regional IV. Ella había nacido en 1952 en Buenos Aires, sus padres se instalaron en Resistencia, y en los ’60 empezó Filosofía y Letras, militó en el peronismo de base y luego en la JP. Guillermo “el Negro” Amarilla, de Chaco, era hijo de un dirigente peronista, estudiaba para contador y ocupó la secretaria general de la región IV de la JP con jurisdicción en Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones, antes de fundar Montoneros en el Chaco.

Guillermo y Marcela se habían exiliado y volvieron con la contraofensiva. Sus familiares estiman que ellos también desconocían el embarazo.

Preguntas

Desde Abuelas calculan que son unos 500 los bebés apropiados durante a dictadura. A la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) unos 3.300 jóvenes cada vez más grandes han acudido a hacerse exámenes. Desde ahora, la no coincidencia con los ADN del banco, no descarta la posibilidad de ser hijo de desaparecidos.

La restitución de la identidad de un hijo de desaparecido, restituye en parte la identidad de todo el colectivo social. El desconocimiento de la verdadera identidad hace que la identidad de toda la sociedad se desdibuje.

Deja un comentario