Mirando hacia atrás por el espejo y casi sin nafta

POPURRI, Siete días de política

siete diasApelando a la jerga del mundo automotor podría decirse que el gobernador de Neuquén mira por el espejito cómo se acercan los opositores al 2011 mientras se le acaba la nafta.

Por Marcelo Pascuccio

Jorge Sapag es un gran consumidor de encuestas y sondeos de opinión. Hoy las encuestas dicen que levantó un poco la imagen cuando salió a decir que había que ser mas “severo” ante cortes de ruta y tomas de tierras.

También surgió otro dato que preocupa al gobernador y a su entorno íntimo, detrás de él está cada vez más cerca en las encuestas el ex intendente de la capital neuquina y actual cobista Horacio Quiroga. En tercer lugar y no muy lejos se ubica Mariano Mansilla con el UNE y cuarto cómodo el ex intendente, ex gobernador y fracasado candidato a presidente Jorge Sobisch.

Resulta que el automóvil de gobierno de Sapag viene hace rato con un gran lastre: se lo entregó Sobisch con la luz del tanque en rojo, el sistema de salud en coma y con una bomba de tiempo en desarrollo social. Para colmo Leandro Bertoya cobijó a ex funcionarios y ex intendentes sobichistas en su ministerio de desarrollo territorial y cuenta con un sobredimensionado plantel de planta política.

sapag-sobish

Para envidia de los propios, Bertoya, con caja propia, recorre la provincia y logra tener más imagen que cualquier ministro, ministra o integrante del gabinete sapagista. Los demás integrantes del gabinete nada pueden resolver en la medida que siga siendo la ministra de hacienda el cuello de botella de posibles soluciones.

El ministro de salud Daniel Vincent le confesó a los dirigentes gremiales del área que la decisión de aumentar el presupuesto de la agónica cartera esta en manos de la ministra Ruiz. Para colmo en el gobierno evalúan como inevitable el pago escalonado del aguinaldo a la administración pública, mientras los proveedores siguen esperando el pago de sus prestaciones.

Tal es la presión que tiene sobre sus espaldas Esther Felipa Ruiz que durante la semana se rumoreó su posible renuncia, luego desmentida. Desde casa de gobierno se dijo que el gabinete actual será el que acompañe a Sapag hasta el final de la gestión, fuentes más serias dicen que en realidad el gabinete se rediscutirá a fin de año.

El ministro de desarrollo social Cesar Pérez abrió un sumario administrativo contra 2 ex directores para poder determinar en qué se gastaron 32 millones de pesos, durante la gestión de Walter Jonsson, de los que no hay suficientes comprobantes. Pérez todavía adeuda una explicación a la sociedad, saber que pasó con los 180.000 pesos de los cheques adulterados del ministerio.

Mientras tanto el ex ministro Jonsson ha golpeado diferentes puertas de gobierno para que lo “contengan” dentro de la estructura del Estado. Hay quienes aseguran que ya tendría el lugar asegurado.

Pérez manifiesta querer terminar con la industria del subsidio en su ministerio, idea loable que desafía la lógica de construcción de poder que detentó el MPN durante muchos años.

Gran parte de los subsidios fueron entregados por los eternos punteros del partido,  que no están dispuestos a resignar esa cuota de poder que permitió al MPN tapar la olla a presión mientras se enriquecían unos pocos amigos del gobernador de turno.

Independientemente de las buenas intenciones que dice tener el ministro Pérez, desactivar el verdadero polvorín de acción social necesitará de una verdadera decisión política de desarticular el sistema clientelar sin desamparar a los asistidos. Retrasar el pago a los que nada tienen en 4 o 5 meses no parece ser el camino correcto.

Y como si faltara algo llegó el ingeniero agrónomo Guillermo Pellini a la secretaría de seguridad. Desde el desatino que explotó de su primer discurso cuando dijo que el estado debía atender los problemas de empleo y de desocupación cuando su deber constitucional era invertir recursos en equipamiento policial -y cumplió su mandato constitucional al anunciar inversiones para el área de 600.000 pesos- hasta su silencio ante las denuncias de mal trato contra el secretario de Derechos Humanos de la municipalidad Jesús Escobar, la diputada Paula Sánchez y la concejala Mercedes Lamarca y posterior calificación del hecho como policial y judicial, lo ubica en el podio del desatino. Máxime cuando el mismísimo ministro Jorge Tobares reconoció que quienes debían aportar a esclarecer el hecho eran el poder judicial y también el poder político, como no podía ser de otra manera.

Los cambios que ensayó en boxes parecen no darle resultado a Sapag, el auto no sólo está quedándose sin combustible sino que pareciera descomponerse por dentro. Desesperado espera un aventón de Nación.

Si tanto importan las mediciones no será ensayando giros a la derecha que mejorará considerablemente la marca de carrera, porque además en ese sentido compite con Quiroga que también se decidió a cosechar por derecha.

Incluso distinto hubiera sido su suerte de haber denunciado en el punto de largada al anterior conductor por el estado del auto. La mejor medición surgirá de aquellas medidas concretas tomadas que realmente terminen con el pasado que Sapag dice condenar. En cambio resguarda parte del sobichismo, intenta abandonar el dialogo que hasta ahora lo diferenciaba y no decide redistribuir el presupuesto priorizando aquellas áreas que más consenso popular sucitan, la educación y la salud pública.

2 comments

  • Estimado Periodista, el Ex Ministro, ya tiene conchavo, es Asesor de la Intendente Municipal de San Martìn de los Andes.

  • ES VERDAD QUE SE ACOMODAN TODOS LOS DEL MPN QUE HABRIA QUE SACARLOS A PATADAS..HAY QUE HABLAR DEL UNE, RADICALES, K, CONCERTACION Y ECLESIASTAS QUE ESTAN CADA VEZ MAS HACIA LA DERECHA RECALCITRANTE SI ESTA BRECHA DE DIFERENCIAR A “LOS VAGOS, PIQUETEROS” Y “LA GENTE BUENA HONESTA Y QUE NO QUIERE CORTES DE RUTA” ENTONCES SI SE LE VA A PRENDER FUEGO LA PROVINCIA ESTO LLEVA A CONFRONTAR A LAS PERSONAS, EN VEZ DE AGARRAR A LOS PUNTEROS Y COLGARLOS DE UN MASTIL.

Deja un comentario