El Canto de la Tierra en los Andes chilenos

POPURRI, Senti Pensante

senti-pensante

Hace algo más de un año comenzó a diseñarse un sueño al otro lado de la Cordillera: que el Canto de la Tierra, ceremonia abierta que reúne a portadores del  conocimiento ancestral y mágico de las tradiciones originarias de nuestro continente, se realizaba por primera vez en el sur americano. El sueño se hizo realidad: del 5 al 8 de noviembre próximos, en un hermoso lugar entre el mar y la montaña  del hermano país trasandino, confluirán las energías para unir a América en un solo rezo.

Por Ahauka Maracuyá

Hoy tenemos la posibilidad de congregarnos todos, todas, para compartir y aprender de la fuente de sabiduría y conocimiento que ofrece el encuentro, la comunión, de abuelos y abuelas sagradas de diferentes pueblos originarios de nuestra América.

Los sabios, las machis, los chamanes, hombres y mujeres sagradas, viajan desde sus comunidades, ubicadas en los más diversos rincones de este continente, para congregarse en un mismo lugar a rezar por la Madre Tierra en sus lenguas originarias, uniendo todo su poder sagrado, durante cuatro días.

Se trata de un encuentro entre los pueblos indígenas y mestizos en el que se va entretejiendo la nueva red de armonía e integración de nuestro continente, donde las razas y culturas se reúnen en torno a un propósito común: el bienestar de nuestra Madre Tierra y de nuestra humanidad.

Este Canto de la Tierra viene  realizándose hace muchos, muchos años por los nortes de este continente.afiche raices

A partir de este 2009 (por primera vez , y por al menos 4 años consecutivos) el encuentro se realiza en Melosilla,  en América del Sur. El lugar elegido es un campo, ubicado en el camino entre Santiago y el océano Pacífico,  rodeado de montañas y  bosques, del misterio y la vida maravillosa que lo habita.

Tiene una gran importancia para el mundo espiritual indígena y mestizo, en Chile y el continente, traer Raíces de la Tierra a estas latitudes.

Representa la materialización, tal como se está dando de diferentes maneras y en distintos lugares de nuestro continente, de una antigua profecía sostenida por la tradición indígena americana. La misma anuncia, para este tiempo, la unión espiritual entre los pueblos del sur y los pueblos del norte: la profecía del cóndor y el águila, que volarán juntos tocando sus alas como un símbolo de comunión, paz y armonía entre los pueblos.

El legado cultural del que son portadores nuestros pueblos indígenas contiene claves fundamentales para el abordaje de problemas que nuestra sociedad parece incapaz de resolver por sus propios medios.

Efectivamente, los modos de vida de nuestros pueblos originarios desafían algunas de nuestras concepciones más básicas respecto de cuál es la relación entre nosotros y nuestro ambiente natural, el modo en que se construyen las  relaciones sociales de respeto y mutua valoración, el abordaje integral de enfermedades físicas y mentales, y el vínculo entre la vida cotidiana y el mundo espiritual.

kiva
Kiva: aquí se concentrarán los y las ancianas alrededor del fuego, a elevar sus rezos y cantos por la pachamama y la familia humana.

El encuentro se plantea desde una premisa opuesta al supuesto tradicional de que los pueblos indígenas necesitan nuestra ayuda como occidentales: lo mejor que podemos hacer por ellos, y por nosotros, es dejar que nos ayuden, pues su aporte hoy es urgente e irremplazable.

Para esto, el encuentro no busca más que abrir el espacio donde las abuelas y abuelos sagrados hagan lo que han hecho por siglos: rezar y cantar, integrando en su oración la medicina para la tierra y las personas, el amor por la naturaleza, el respeto por los seres humanos y todos los seres vivientes, la valoración, dignificación y resignificación de su cultura y sus tradiciones en el marco de los desafíos actuales de nuestra sociedad.

Preparar este encuentro ha sido una tarea intensa, alegre, llena de desafíos. Las mujeres y hombres que ponen su amor y esfuerzo para la concreción de este sueño en Chile son mestizos y mestizas, hijos e hijas de la tierra.

Son Raíces del Sur.

Raíces de la Tierra, es el rezo del Nuevo Tiempo.
Es el canto de nuestros abuelos, en nuestras voces.
Es el amanecer al conocimiento, el tiempo de reconocer las raíces de nuestros ancestros,de vivir la descendencia del misterio.

Raíces de la Tierra, es la hora del Mestizo.
La hora de rescatar las tradiciones, de recibir y transmitir, de volver al origen, de reconocer a la Tierra como madre.
Es la hora de levantar esa bandera, la bandera del Mestizo.

Raíces de la Tierra, somos Todos.
Somos los que nos sentimos llamados, los que estamos despertando, los que estamos intentando, los que estamos haciendo, los que creemos en nosotros como el Nuevo Pueblo.

Raíces de la Tierra, es América en un solo Rezo.


Para saber más sobre el encuentro, las variadas actividades que se relizarán, o  los invitados y las invitadas que asistirán podés consultar aquí.

One thought on “El Canto de la Tierra en los Andes chilenos

  • Amigos, gracias por poner sus ojos en este encuentro que hemos preparado con tanto amor y corazón. Finalmente se ha hecho realidad, más de mil personas llegaron a beber de la sabiduría que compartieron nuestros abuelos durante cuatro días y noches mágicas, en que la tierra volvió a cantar en las lenguas multicolores de sus hijos. Vinieron también amigos entrañables de la hermana tierra argentina a compartir su corazón y su trabajo con nosotros. Esperamos que los años siguientes sean muchos más los que se sumen a esta fiesta, acá encontrarán su casa y un mate bien cebado.
    Inlakech, alaken
    Marcelo

Deja un comentario