Temux: testigos comprometen a directivos del BPN

Política

BPN7260El personal de la sucursal Buenos Aires confirmó que las órdenes de las operatorias provenían de los funcionarios de la entidad, y que éstos mantenían reuniones con representantes de la empresa.

En julio seis trabajadores de la sucursal Buenos Aires del Banco Provincia de Neuquén (BPN) prestaron declaración testimonial en la causa Temux. Luego de las audiencias, el fiscal Pablo Vignaroli, le solicitó al juez de instrucción, Marcelo Muñoz, que se cite nuevamente al entonces presidente de la entidad, Félix Racco, al gerente general, Juan Pablo Bugner, y al representante de la empresa Temux, Daniel Calabria, para que amplíen sus indagatorias. Muñoz hizo lugar al pedido.

Las audiencias, fijadas para octubre, fueron postergadas para la segunda y tercera semana de noviembre. Racco deberá presentarse el lunes 9, Bugner el miércoles 11, y Calabria el jueves 19.

Lo que dijeron

Uno de los empleados del área de comercio exterior aseguró en su declaración testimonial: “las instrucciones para liquidar las operaciones procedían de la parte gerencial de Neuquén”. Los anticipos se realizaban sin que las divisas estuvieran acreditadas en el banco corresponsal del exterior.

El testigo aseguró que Racco y Bugner eran los que tenían “contacto con la empresa”, en alusión a la comercializadora de carnes, Temux. “En las oportunidades en que se ha llamado a directivos de la empresa, como ser Calabria, ha referido que se reunirían en Neuquén con los directivos del Banco”, agregó.

Según la investigación a cargo de Muñoz, la presunta estafa cometida en perjuicio de la entidad ronda los 20 millones de pesos y comprende tres maniobras: exceso en descubierto en las cuentas de Temux, y sus asociadas, Cooperativa de Créditos Santa Elena y Santa Elena Bursátil, un fraude con cheques, y adelantos en las operaciones de comercio exterior.

La empleada de la contaduría de la sucursal que detectó los excesos afirmó que le informó al gerente,  Carlos Herrera, quién “se limitó a referirle que recibía órdenes de arriba”. “El gerente tiene un límite de quince mil pesos”, explicó. Y añadió: “Jamás pudo haber autorizado sumas superiores”. Sostuvo que era habitual que el grupo realizara depósitos fuera del horario bancario, y que sus cuentas “eran las de mayor movimiento” de la sucursal.

Otro de los testigos manifestó que las órdenes que recibía Herrera eran telefónicas, y ratificó que se hacían reuniones “cada una semana o quince días apoximadamente” en la gerencia de la sucursal, de las cuales participaba Racco o Bugner, “mayormente este último”, con los empresarios de Temux.

6 comments

Deja un comentario