Lo que nos dejó el 24º Encuentro Nacional de Mujeres

Géneros, Movimientos sociales

Acto de apertura el Club Central de Tucumán

Veinte mil mujeres de Argentina y Latinoamérica se hicieron sentir en San Miguel de Tucumán. A pesar de los trágicos pronósticos del gobierno y de los medios de comunicación tucumanos, la llama feminista no se apaga.

Relato de las (8300)

Desde la madrugada misma en que llegamos, observamos y experimentamos el fuerte operativo de seguridad, que puso 2.500 efectivos policiales en la calle, apostados en cada esquina, cuadra céntrica, escuela… y en cada iglesia.

Tucumán fue, además de un viaje al verano, un viaje a una ciudad sumida en el tiempo, atravesada por las más estrictas reglas conservadoras.

No fue casualidad que en el aire, en las caras de la gente, en los diarios, en la charlas con los taxistas, percibiéramos la incertidumbre y el miedo. La humedad no era bebe por la vidalo único denso del clima. Las increíbles campañas “pro-vida” de la iglesia y el gobierno comenzaron a retumbar varias semanas atrás, en los oídos y la conciencia de tucumanos y tucumanas.

A pesar de la fuerte oposición, que une a la iglesia católica con la evangélica, a los liberales con los nacionalistas, a las clase alta con la clase media, el ENM lleva veinticuatro años ininterrumpidos organizándose.

En cada balcón del edificio más paquete frente a la plaza central flameaban las banderas: estado e iglesia juntas "defendiendo la vida"

La negativa a recibir a las mujeres se hacía sentir sobretodo en el área centro de la ciudad. No sorprendió encontrarla vestida de banderas vaticanas (amarilla y blanca) con la inscripción SI A LA VIDA. También los árboles fueron decorados para recibirnos. Los afiches de todas las calles dejaban ver sus estereotipos: bebés de tez blanca y sexo masculino, sostenidos por la mano de un varón. Varones también eran los feligreces que rezaban afuera de las iglesias el día de la marcha.

Sin embargo, el encuentro fue inaugurado, como estaba previsto, en el Club Tucumán Central, con más de 30 grados de calor y unas diez mil mujeres.

Las palabras de la Comisión Organizadora fueron tan emotivas como las de su postulación en el XXIII Encuentro de Mujeres en Neuquén. Dieron el contexto y los puntos centrales sobre los que se desenvolverían las tres jornadas:

“Desde el Jardín de la República las tucumanas estamos fuertes y decididas a levantar una vez más la bandera de la lucha de las mujeres contra la opresión de género, contra la explotación, contra el ultraje a nuestra dignidad. Tucumán es una de las tres provincias argentinas que no han adherido a la Ley Nacional de Salud Sexual y Reproductiva.

Tucumán es también parte de la ruta de la trata de mujeres; y el caso emblemático de la tucumana Marita Verón puso en evidencia la problemática de la trata de cientos de mujeres y niñas que aún hay secuestradas, ante la hipocresía del gobierno de Alperovich que no enfrenta a la mafia de la red de la trata en nuestra provincia.

Este estado sostiene, propicia y legaliza la jerarquía, naturalizando la subordinación patriarcal ya que le interesa seguir manteniendo la división sexual y social del trabajo, y así es que hacen pesar sobre las espaldas de las mujeres convenciones culturales, éticas y sociales que nos asignan el lugar de la opresión, el sometimiento, la humillación, la imposibilidad de una vida digna. Denunciamos los fundamentalismos religiosos de las iglesias, la derecha clerical fascista de la jerarquía de la iglesia católica, que nos quieren imponer la vergüenza y naturalizan las condiciones sociales de exclusión para las mujeres, se han empeñado en injuriar y atacar al encuentro, se oponen a que hablemos de nosotras mismas, siendo la amenaza y el silencio de las mujeres la carta que les asegura su dominación. Ante esto las mujeres decimos no a la cultura de la muerte de este estado y le hacemos frente reconociéndonos mujeres, levantando las banderas de la rebeldía, de la lucha, por que en cada organización está nuestra alegría, en cada resistencia está nuestra esperanza y en cada rabia y dolor están nuestras pasiones reinventando a cada paso el camino que nos asegure un futuro sin opresión. Exigimos la separación de la iglesia del estado. Por un Estado laico.”

A estas palabras se sumarían la carta de Romina Tejerina, de las trabajadoras de Terrabusi y de FaSinPat, entre muchas otras.

Los talleres abarcaron multiplicidad de temas, siendo las protagonsitas centrales las mujeres, en toda la complejidad y diversidad de luchas que nos atraviesan.
Desde aborto legal hasta religión, pasando por aquellos temas relativos a la educación, el acceso a la vivienda, la desocupacion, la sexualidad, la crisis económica, deportes, medios de comunicación, violencia, etcétera.

También se desarrollaron actividades culturales y charlas-debates. El día sábado convocó a muchas de nosotras la mesa sobre Trata de Mujeres, que contó con la presencia de Susana Trimarco, mamá de Marita Verón. El día domingo la plaza Urquiza tuvo el honor de recibir a las hermanas latinoamericanas que con sus relatos ofrecieron un pantallazo general de la situación que se vive en Honduras, Nicaragua, Guatemala, Costa Rica, Brasil, Venezuela y Colombia.

Alrededor de las cinco y media de la tarde, a medida que concluían los talleres, la plaza fue cubriéndose de mujeres, de colores, de  canciones. La Comisión Organizadora del Encuentro convocó a la legendaria marcha, que cubrió un extenso recorrido por la zona céntrica de la ciudad de San Miguel de Tucumán , donde quedó demostrado la diversidad de mujeres que participamos y la amplitud de nuestras consignas.

El itinerario incluía puntos concretos de denuncia. Cada uno de ellos tuvo un cántico alusivo.

La columna, de alrededor de quince cuadras de largo, realizó los primeros escraches en el Arzobispado. Continuó el camino hacia el hospital, junto a la consigna “Aborto legal en el hospital…”.policía de tucumán

A una cuadra del nosocomio, se encontraba la jefatura de policía de la provincia de Tucumán, donde se escuchó a viva voz “yo sabía, yo sabía, a los violadores los cuida la policía…”.

El recorrido a la catedral y al templo de San Francisco fueron los de mayor efervescencia, tensión e imaginación para entonar denuncias: “Si el papa fuera mujer el aborto sería Ley. Basta de patriarcado y y que nos digan lo que hay que hacer. Aborto libre y gratuito para que decida la mujer…”, “Si señores, si señores, prohiben el aborto, los curas abusadores de menores…”

Lo mismo ocurrió en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes y en el Colegio Sagrado Corazón.  Tucumán, tierra de azahares, brindó los frutos de la tierra para que nos expresaramos ante tanta provocación. Pero los naranjazos de las mujeres manifestantes encontraron los gases lacrimógenos de la policía antimotines como respuesta.

Finalmente la marcha pasó frente a la maternidad donde fue secuestrada Marita Verón y culminó en la Casa de Gobierno.

En el plenario de cierre, del día lunes por la mañana, se eligió a través de aplausos Paraná -Entre Ríos- como próxima sede del Encuentro. Luego se dió lugar a la lectura de las conclusiones finales de todos los talleres.

La principal fue defender la posibilidad de discutir cómo avanzar en la legislación del aborto seguro, legal y gratuito. También se reclamó que la provincia de Tucumán adhiera a la Ley Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable que garantiza el reparto gratuito de anticonceptivos, que se implemente la Ley de Educación Sexual Integral y se deroguen las clases de religión en las escuelas públicas.

Entre las conclusiones se denunció el aumento de la violencia de género, se repudió el secuestro y tráfico de mujeres y niñas para explotación laboral y se reclamó la implementación de medidas contra la desigualdad en el ámbito laboral.

con la resistencia hondureñaEncuentro con mujeres latinoamericanas

Con el objetivo de conocer la situación de las mujeres de toda nuestra América Latina por sus propias protagonistas, se hicieron presentes en el marco del XXIV ENM,  Mujeres de Minga y Paz con Justicia (Colombia), del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra y de Marcha Mundial de Mujeres (Brasil) , del Movimiento de rescate al Sandinismo (Nicaragua), del Movimiento de Liberación Nacional MLN (México), del Frente Indígena SM (Guatemala), de Feministas en Resistencia (Honduras), del Movimiento Alternativo de Izquierda -Maíz- (Costa Rica), del Frente Nacional Campesino Ezequiel Zamora -FNCEZ- y de la Asociación Nacional de Medios Comunitarios Libres y Alternativos –ANMCLA- (Venezuela), hermanas bolivianas, piqueteras y feministas argentinas. Todas ellas convocadas por las Feministas Inconvenientes, el Frente Popular Darío Santillán y Pañuelos en Rebeldía bajo la consigna: Sin feminismo no hay socialismo.

En la Plaza Urquiza se desarrolló el debate abierto sobre Integración, Lucha y Articulación Continental. Cada una de las mujeres contó la experiencia en su país, su organización, sus luchas y reivindicaciones.

En pleno centro tucumano y al aire libre, para que todos y todas pudieran escuchar, se leyó la Declaración de Feministas Latinoamericanas en Resistencia, que expesa:

  • La necesidad de seguir luchando por los derechos de las mujeres
  • La desmilitarización de América Latina y la posición contra el golpe de estado en Honduras.
  • Denunciamos que tanto las dictaduras como las intervenciones militares hacen de las mujeres un botín de guerra y utilizan la violencia sexual como arma de guerra en los conflictos armados…
  • Nos solidarizamos con las mujeres judicializadas por ejercer el derecho a decidir sobre sus cuerpos.
  • Exigimos el derecho al aborto libre, seguro y gratuito. Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.
  • Denunciamo la desaparición de mujeres en democracia secuestradas por las redes de prostitución y trata.
  • Somos parte y expresamos: Nuestra solidaridad en la lucha contra las hidroeléctricas, las madereras, las mineras y contra todas las transnacionales y traslatinas que promueven el saqueo y la recolonización del continente.
  • Rechazamos que se siga descargando la crisis sobre las trabajadoras y los pueblos de América Latina.
  • Expresamos el derecho de las mujeres y de los pueblos originarios a vivir en sus territorios respetando su cultura y su identidad.

Finalmente, hicieron un llamado a movilizarse en las calles el 25 de noviembren contra la violencia hacia las mujeres y para escrachar a los responsables de las guerras, golpes y militarización del continente: embajadas, consulados y espacios que simbolicen la dominación imperialista.

Del mismo modo, se apoyaron las iniciativas de la Marcha Mundial de las Mujeres, que promueven durante el 2010 acciones globales contra el capitalismo y el patriarcado.

2 comments

Deja un comentario