A las armas las carga el diablo y las descarga….

Pobre la palabra

pobre-la-palabraEstaba soñando que Gimnasia y Esgrima La Plata se perfilaba como campeón del torneo nacional de fútbol, cuando Alterego entra en mi morada como si fuera aquella perteneciente a Pancho, ya citada en otros relatos, y parte de nuestra cultura popular. Me amenaza con el diario Río Negro como para dármelo en la cabeza. Para colmo era la edición dominicana, más abundante o adiposa o avisosa o más, en general. Me grita:

–¡Ud. Don Loco no puede estar durmiendo mientras el enemigo se arma hasta los dientes!

Miré la hora en mi reloj despertador. No podía ser que a las siete de la mañana mi amigo ya hubiese llegado a su lejana frontera etílica. Pregunté con la vista para no arriesgar. Él siguió, sintiéndose autorizado:

–Mire las armas que van a comprar para disolvernos. Lanza gases a repetición, ametralladoras químicas, bombas terroríficas –iba a decir que todas las bombas son terroríficas pero Alterego me adivinó la intención – no cualquier bomba de morondanga. Éstas son de alta tecnología aplicada contra la protesta social.

En estas cosas el orgullo provoca paradojas. Todavía medio dormido pensé que si el estado policial tiene que perfeccionar el aparato represivo es porque tiene miedo de que lo pasemos por encima en cualquier momento. Creo que mi amigo no hubiera compartido la vanagloria. Seguía machacando como un poseído.

–Con lo que vale todo un equipo se da empleo a un montón de gente que de esa manera no sale a chorear. ¿Y qué se logra con eso, eh?

Ahora me preguntaba directamente. Tenía que hablar porque todavía el diario seguía peligrosamente cerca de mi cabeza. Hablé:

–¿Menos escuelas y más cárceles? –seguía la senda trazada por Alterego más que nada por instinto.

–Sí, pero más. ¿A dónde nos lleva esto? ¡A encarecer el gasto público! ¡Está cantado! Sale más barato educar, proveer salud y apoyar el empleo, que montar semejante máquina sofisticada. Gastan esa guita para hacer negocios entre Ellos.

(Nota: ese Ellos siempre lo decimos en mayúsculas cuando nos referimos a Ellos)

Llegado a ese punto de síntesis no exageradamente creativa pareció calmarse y bajó el arma, es decir el diario. Aproveché para ponerme los pantalones. Me acordaba del sistema de seguridad comprado por Sobisch-Manganaro, pero no lo podía mencionar porque era tirar más leña al fuego. De alguna manera tenía que calmar a mi amigo.

–Hay que ver el lado bueno de esto, Alterego –no alcanzó a rearmarse, valga la redundancia, por lo rápido de mi giro lingüístico – ahora lo tienen que blanquear en la prensa. Ahí hay una nota defensiva. Además nos permite ganar tiempo.

Con eso último lo desarmé. Se sentó en la cama arriba del diario. Me escuchaba con cierto halo de esperanza. Me contesté a mi mismo:

–Inventada la espada se inventó el escudo; se levantaron grandes muros a la catapulta que arroja piedras; la coraza blindada a las balas de fuego; y así será siempre. Dejando de lado quién eventualmente goce de la espada y quién del escudo. Digamos que ahora nos toca a nosotros. Estamos invitados.

Alterego se incorporó de un salto. Empezó a caminar a grandes trancos por la mínima pieza. Hablaba con grandes gestos como cuando elaboraba grandes proyectos:

–Podemos aplicar los últimos descubrimientos en la aplicación de la energía solar: ¡Sí, rayos solares direccionales! Habría que ver qué pasa con la energía eólica, tan generosa en el Comahue. ¿Cómo no nos dimos cuenta antes? ¡Molotovs de gases hilarantes! Imagínese Don Loco los perros y toda la cana muerta de risa sin poder siquiera levantar una de esas pistolas última generación. Por eso me gusta charlar con Ud. porque juntos siempre encontramos la solución a todos los problemas.

Cuando salió de mi morada ya iba por el artillado de los fiat 600 y citroen 3 CV para oponerlos a las cuatro por cuatro 2010. En vez de bombas  dijo que había que tirarles rock metálico con equipos capaces de reventar tímpanos oficiales. No iba a parar hasta la bomba atómica fabricada de kanabis concentrado. Así es la guerra.

Volviendo al título: …las descarga….un hijo de puta.

Deja un comentario