Suspicacias en el extravío de un expediente

Política, SECCIONES

exped1El presidente del Tribunal Superior de Justicia, Oscar Massei, rechazó, en declaraciones al programa La Palangana que se emite por radio Universidad-Calf, las críticas de funcionarios del gobierno provincial, quienes dijeron que la resolución del cuerpo de suspender la audiencia pública por la explotación minera en Campana Mahuida se debió a las presiones de la comunidad Mellao Morales.


Cabe recordar que integrantes de esa comunidad se reunieron con Massei en su despacho de la calle Alberdi para exponerle su posición en torno al proyecto minero de la empresa china aprobado por el entonces gobernador Jorge Omar Sobisch. Los Mellao Morales tienen escritura de propiedad sobre el lugar.

Tras señalar que el TSJ “no está prejuzgando sobre ningún conflicto”, porque su presidencia “es de puertas abiertas” para quien quiera dialogar sobre temas que están en tratamiento en el alto tribunal, Massei dijo que en la resolución que suspende la audiencia pública “sólo se salvó un error administrativo ante una presentación efectuada hace tiempo por la comunidad Mellao Morales”.

Sobre ese “error administrativo” no agregó nada más y, obviamente, no dio pie para que se le preguntara algo más sobre el episodio. Es decir, aludió al tema como un hecho sin importancia. Pero, aparentemente, la tendría.

Al conocerse estas declaraciones, empleados memoriosos y cercanos a esos despachos del TSJ comentaron algo que a quien tenga cierta sensibilidad puede ocasionarle escalofríos. En síntesis, lo relatado por esas fuentes es lo siguiente: El “error administrativo” habría sido en realidad el extravío “temporario” de uno de los expedientes del caso Campana Mahuida, nada más y nada menos que en la Secretaría de Demandas Originarias del Tribunal Superior de Justicia, cuya titular es la doctora Cecilia Pamphile y la subsecretaria es la doctora Luisa Bermudez. Más expedientes sobre el mismo tema están tramitándose en otras secretarías del tribunal. Las fuentes recordaron que Pamphile y Bermudez “arribaron” a esos cargos de la mano de la anterior conducción del TSJ, la que integró JOS con sus más fieles funcionarios judiciales para colonizar el Poder Judicial: Sommariva, Fernández, Badano, por ejemplo. Con esos nombramientos en Demandas Originarias desplazaron injustificadamente a otros funcionarios de carrera que no estaban dispuestos a colaborar con la empresa sobischista.

Que un expediente se pierda y luego aparezca no es nada extraño. De hecho ocurre todo el tiempo y no deliberadamente o con alguna intencionalidad. Pero lo llamativo y curioso que invita a suspicacias es que el extravío se haya producido en ese ámbito aun copado por personajes del sobischismo que sobreviven aun a la aparente ‘depuración’ del Tribunal”, dijo intrigante la fuente, aludiendo a los fuertes intereses que el proyecto minero de Campana Mahuida tiene para quien fue tres veces gobernador de esta provincia. “¿Justo ese expediente se fue a extraviar? ¿Cómo es posible que un documento de tanta importancia se pierda por unos días?”, se preguntó a continuación.

Claro que al episodio le faltan varios eslabones para llegar a una conclusión con más fundamentos. Por ejemplo, cómo fue la “reaparición” del expediente, si fue casual o porque el tema se estaba poniendo muy espeso a partir de la movilización del pueblo de Loncopué y de la comunidad Mellao Morales. Esta fuente se encargó de aclarar que el episodio no involucra para nada a Massei, porque “él no puede estar en todos los detalles de cada expediente”. “Que muchos de nosotros tengamos tantas sospechas por ese hecho, y por otros, se da porque todavía en la justicia hay vestigios de la era sobischista”, agregó, lo que demuestra que los cambios no siempre son efectivos cuando se inician por la cabeza de un organismo. La diseminación hecha por el sobischismo fue tan amplia y difusa dentro del Poder Judicial que llevará tiempo neutralizarla, a no ser que los funcionarios ingresados en aquella época y por aquellos intereses sufran una profunda conversión.

Deja un comentario