La nueva alianza

POPURRI
No importa quién esté en el gobierno: lo importante es estar con ellos. La familia Schroeder ha conseguido hacer alianzas con todos los grupos de poder de la provincia. Y ahora, con la municipalidad.

Por Mónica Galindo

Parece que le es difícil a la Familia Schroeder sostener en el tiempo una posición ideológica. Eso -de tener una posición ideológica- es lo que este grupo demostró durante los gobiernos de Jorge Sobisch, o quiso que lo creyéramos.

Recordemos que dos de sus ¿periodistas? estrellas de la ex LU5 Radio Neuquén -y otros no tan estrellas pero sí diligentes- defendían a capa y espada -o a bolígrafo y factura- cada medida, acción o expresión que emanaba del gobierno de JOS o del propio JOS.

Es más, una de esas estrellas -que está siempre de tarde- defendió con toda su capacidad de oratoria y de voz a quien fuera el ministro espadachín de Jorge Omar.

Sí, el inefable Toti Manganaro, sobre todo cuando quiso derogar la Ley 2302, que protege los derechos de la niñez y adolescencia, y que desistió de ese sueño cuando vio que la comunidad se organizaba en defensa de la ley y que en sus propias filas partidarias (MPN) se le ponían en contra. Pero también el diario de la familia le era más que fiel al gobierno de Sobisch.

Pero ahora Sobisch no está en el gobierno. Las decisiones las toman otros actores políticos, tanto en el gobierno provincial como en el municipal. Y en este último estamento mencionado (Municipalidad de Neuquén), los Schroeder han sabido ganarse un amigo, o más de uno.

Hace pocos meses Farizano y Claudia Kossman -mano derecha de la familia Schroeder- firmaron un convenio para que un programa radial hecho por jóvenes de la ciudad se emita por una de las radios de la familia, a cambio de 10.000 pesos que paga el municipio a la empresa.

Y hoy vemos, no sin asombro, que el mismísimo Jesús Escobar, otrora crítico de Sobisch y Schroeder, acaba de arreglar con Kossman-La Mañana Neuquén-LU5 para que un concurso literario vinculado con la Ley 2302 se organice desde la secretaría de Derechos Humanos que comanda Jesús, y desde los medios de la famiglia Schroeder, que a su vez también hacen la convocatoria.

Según comentan en el ámbito municipal, este no sería el último acuerdo entre Farizano y Schroeder, además de la pauta publicitaria que le otorga el municipio al grupo, que no es para nada desdeñable.

Por lo visto, a la familia Schroeder le cuesta sostener ideologías. Por lo visto, no sólo a los Schroeder les cuesta…

Deja un comentario