Denuncian precarización y maltrato en dos programas de atención social

Política

Los programas denuncian maltratos
Los programas denuncian maltratos

Se trata de los programas de Atención a las Víctimas del Delito  y de Atención a la población Judicializada. Reclaman pase a planta y dicen que sufren maltrato de sus jefes.

Los trabajadores y trabajadoras de los programas de Atención a las Víctimas del Delito y de Atención a la población Judicializada, están en estado de alerta. Ayer estuvieron en la calle y hoy se reunirán en asamblea para decidir qué hacer.

Pero la medida de fuerza comenzó el 10 de agosto, cuando ambos programas dependían del ministerio de Seguridad del ministro César Pérez. Pero ahora, ambos pasaron a la órbita del nuevo ministerio de Gobierno, Trabajo, Justicia y Derechos Humanos de Jorge Tobares.

“Lo que nosotros reclamamos es el pase a planta de las compañeras en condiciones de precarización laboral; la recategorización para los 79 trabajadores de las dos direcciones incluidas las delegaciones del interior, y un aumento de sueldos para todos”, dijo Elida Sifuentes, delegada del sector.

“Le entregamos el petitorio a Tobares y nos pidió un tiempo porque hasta que no armen la estructura nueva no pueden tomar estas decisiones. O sea que estamos a la espera de eso”, explicó.

La dirección de Atención a la Población Judicializada atiende a todos los adultos en conflicto con la ley penal, Son unas 1800 personas, incluyendo a quienes están con prisión efectiva, el seguimiento pos penitenciario y los que tienen penas alternativas, o sea que están en el medio libre”.

“Nosotros hacemos el seguimiento de cada uno, evaluamos el proceso y respondemos a la justicia para que tome las decisiones en consecuencia”, graficó Sifuentes.

La dirección de Atención a las Víctimas de Delitos atiende una demanda espontánea. “Hacemos el acompañamiento a las personas que reciben todo tipo de delitos, desde hurto, violación, golpes. Desde el año pasado el centro dejó de atender porque tenemos suna dirección mala, y de las 200 que teníamos el año pasado, ahora tenemos sólo 50” afrimó Roxana Kresich, delegada de esa dirección.

“No sólo no podemos dar atención a la gente que viene de afuera, sino que nosotros como trabajadores estamos recibiendo maltrato, persecución laboral y persecución política”.

Deja un comentario