Estadista: profesión desconocida en Neuquén

POPURRI

riosEn la provincia de los grandes lagos, encerrada entre dos largos ríos, ningún gobernante tuvo la visión necesaria para darse cuenta de que con un simple canal que los uniera hubiera transformado totalmente su geografía.

Por Jorge Sabatini

Si eso hubiera ocurrido, seguramente hoy la discusión sobre si debe o no cobrarse el agua a los habitantes de la comarca Cutral Co-Plaza Huincul, no tendría lugar. Pero como visionario no hubo (y los actuales, al igual que los anteriores gobernantes, sólo están preocupados por los problemas de caja que les ocasiona haber convertido al estado en la fuente de trabajo más importante que tiene Neuquén), a pesar de la palabra dada por Felipe Sapag  luego de las puebladas, la voracidad recaudatoria de los Sobisch o los Sapag –de ahora- renueva sus embates para hacerle pito catalán a esas promesas porque, a pesar de los seis mil doscientos millones presupuestados para el presente año, parece que la plata aún no alcanza.

La cuestión no es menor: en un acta-compromiso que Felipe Sapag celebró con los habitantes de la comarca durante aquellas grandes movilizaciones, reconoció que la provincia tenía una deuda importante con ella y proveerle el agua con el esfuerzo estatal era parte del pago.

No puede interpretarse su afirmación, además,  sino como un mea culpa a la indiferencia que guardó siempre para con este lugar. Habría que bucear muy hondo en esa alma para tratar de adivinar por qué Sapag  miró siempre con desprecio al ‘terruño’ en el que, no obstante, cimentó su prosperidad como comerciante y el inicio de su carrera política que lo impulsó incluso a la consideración de la prensa grande.

Pero más allá de cualquier apreciación de carácter subjetivo, lo cierto es que la Constitución provincial es muy explícita respecto de que los ingresos generados por las regiones productoras de gas y petróleo deben ser reinvertidos prioritariamente en dichas zonas para reemplazar al recurso extinguible. Y eso nunca se llevó a cabo. Así que no hará falta convocar a psicólogo alguno para descifrar la imperturbabilidad oriental del varias veces gobernador sino, simplemente, remitirse a la letra escrita de nuestra carta magna provincial y recordársela al sobrino.

2 comments

  • …deberán emplearse en la realización de obras productivas que constituyan beneficio permanente para la
    Provincia del Neuquén, que favorezcan especialmente a la región donde se encuentre ubicada la respectiva industria
    extractiva, u otras zonas con posibilidades especiales.” Completé el artículo 99, para evitar eso del carácter subjetivo.
    A eso te referías, evan?

Deja un comentario