D de Destino

ABC verborrágico, POPURRI

ABC-verborragicoAlgunos acontecimientos parecen sucederse encadenadamente. Cualquier resultado es por la interacción compleja de múltiples fuerzas. Inmanencia. El destino lo que se intercambia en el laberinto. Flujo, tejido y corte. En el lugar que no tiene ni recibe por transferencia: Facultad creadora.

Por Daniel Decia

Destino del latín destinare: de; le da intensidad a stinare: estacionario. En algunos sitios recovecos del lenguaje podemos toparnos que  destinare significa o es relativo a “hacer puntería” pero esto sería equivoco tomarlo como un designio ya que en ese caso el destino es tomado como meta, y el destino nada tiene que ver con algo prefijado.

Urör es la palabra del nórdico antiguo que tenía connotación con la palabra destino. Öde destino en sueco deriva de urör, la etimología de la palabra proviene del verbo verða que significa devenir. Urd es el nombre de una de las tres Nornas de la mitología nórdica. En Macbeth, Shakespeare denomina a las brujas que entran en un paralelismo figurativo con las Nornas nórdicas como The Weird Sisters. Donde weird que significa raro viene de wyrd en anglosajón.

En el pozo de Urd en la mitología nórdica alimenta una de las raíces de Yggdrasill un fresno del universo, perenne. El pozo en el que cae Alicia tiene una relación ínfima e intima con el de la Norna. Describir desde las impresiones sensibles para las impresiones sensibles dentro de un plano de inmanencia.

Será verdad entonces que no nos gusta elegir, nadie quiere elegir hacer nada, pero si nos gusta renegar. Quizá acercarse a ese precipicio del pozo del destino dentro de un laberinto tenga que ver con poder ver cómo el lenguaje confina y encierra la esquizofrenia del mundo.

La red verbal puede ser fruto de una de las Moiras griegas, de aquella que utiliza la rueca. En el plano de inmanencia se puede ver la singularidad que en la subjetividad se hace al andar en un paso de lo impersonal pero singular que desprende un puro acontecer liberado a los accidentes de lo interior y lo exterior. Subjetividad u objetividad de lo que se da en un acontecimiento.

Esencia singular de inmanencia neutra donde alguien lo encarna hace carne mas allá de lo posible entre el bien y el mal. Lo singular inmanente donde se da el flujo, tejido y corte (destino) en un hombre que ya no tiene nombre aun cuando no se confunde con ningún otro dentro del lugar donde no tiene, ni recibe por transferencia.

Deja un comentario