El Congreso analizará la despenalización de calumnias e injurias

Derechos de la humanidad, Política

calumnias e injurias
calumnias e injurias

El proyecto se ajusta a un pedido de la Corte de Derechos Humanos de mayo de 2008. Se intenta que a las acciones civiles se sumen las penales.

El Congreso Nacional ya tiene en sus manos el proyecto oficial de despenalización de los delitos de calumnias e injurias, que están previstos en el Código Penal Argentino y que prevé penas de hasta tres años de prisión y multas que pueden llegar a los 90 mil pesos.

Se trata de los llamados “Delitos contra el Honor”, que contiene el código, y que se aplican particularmente contra periodistas que publican informaciones que los afectados consideran falsas o difamantes.

En los hechos, tales figuras legales han venido operando como forma de presión contra medios y periodistas. Es importante destacar que los y las periodistas –así como los medios en los que trabajan- son efectivamente responsables de sus publicaciones a través del fuero civil. Pero en algunos países como Argentina, a ello se suma las acciones que se pueden seguir en el penal, y que pueden terminar con la cárcel de los comunicadores.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos –que es quien fija los estándares mínimos de cumplimiento de los Derechos Humanos en el Continente- emitió un fallo el 2 de mayo de 2008 en el que analizaba el caso del periodistas argentino Eduardo Gabriel Kimel.

Kimel publicó el libro “La masacre de San Patricio”, en el que investigó el asesinato de cinco religiosos. Allí criticó la actuación del juez que tuvo a cargo el proceso judicial. El 28 de octubre de 1991 ese juez promovió una querella criminal por el delito de calumnia. Kimel fue condenado por la Sala IV de la Cámara de Apelaciones a un año de prisión y multa de veinte mil pesos por el delito de calumnia.

La Corte analizó la cuestión y decidió anular la sentencia contra el periodista y hasta previó reparaciones materiales y morales contra el periodista argentino. Pero además, le dijo al Estado argentino que debía “adecuar en un plazo razonable su derecho interno a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, de tal forma que las imprecisiones reconocidas por el Estado se corrijan para satisfacer los requerimientos de seguridad jurídica y, consecuentemente, no afecten el ejercicio del derecho a la libertad de expresión”.

Es decir, le dio un plazo razonable para que elimine de su legislación los delitos de Calumnias e Injurias, que ahora intenta satisfacer el proyecto oficial enviado al Congreso nacional.

FALLO POR EL CASO KIMEL

DELITOS CONTRA EL HONOR

Deja un comentario