Por la espalda

Movimientos sociales
Foto del MST
Foto del MST

La policía militar asesinó a un campesino del MST de Brasil.

Por Lidia Velázquez

La semana del 12 de agosto, el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra- MST realizó una jornada de lucha por la reforma agraria en el municipio de San Gabriel, en el estado de Río Grande Do Sur.

Alrededor de 400 campesinos ocuparon parte de la hacienda Southall, exigiendo la expropiación de ese predio y de las estancias Antoniazzi y 33. Además, reclamaron atención en salud, educación, y créditos para que 550 familias del lugar puedan producir alimentos.

El 21 de agosto por la mañana, la policía militar reprimió brutalmente la movilización utilizando caballos y perros. Los uniformados le dispararon un balazo por la espalda a Elton Brum, campesino militante del MST, provocándole la muerte, dejando un saldo de decenas de heridos.

Según datos del Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA), solo 18.500 familias recibieron este año tierras para trabajar. La meta para el 2008 estimaba el asentamiento de 80 mil familias.

Los dirigentes del MST aseguran que la reforma agraria está detenida debido a que el gobierno elige el modelo de privatización y prioriza los intereses de empresas extranjeras, penalizando a las actividades campesinas.

A principios de este mes, el gobierno del presidente Lula Da Silva, presentó un proyecto de ley para ser enviado al Congreso que plantea “privatizar” parte de la selva del Amazonas, y prevé dividir en bloques una superficie de 500.000 mil kilómetros cuadrados del territorio selvático.

El proyecto propone la entrega de cada bloque en concesión a compañías brasileñas o extranjeras, que podrán extraer sus riquezas forestales. Esto permitiría que los privados extraigan 30 millones de metros cúbicos de madera, o sea, dupliquen lo que ya se saca.

Actualmente, la mitad de la selva amazónica ya se ve amenazada por las actividades humanas. Según los conservacionistas, madereras y hacendados realizan una agresiva deforestación con la tala de grandes extensiones que son destinadas a la producción de agro-combustible, cría de ganado, cultivo de eucaliptus y de soja.

En Chile el 12 de agosto pasado en medio de un reclamo territorial la policía chilena asesinó, también por la espalda, al joven mapuce Jaime Facundo Mendoza Collio de 24 años.

La lucha por la tierra no parece que vaya a menguar por parte de quiénes ven vulnerados sus derechos básicos. Al igual que los atropellos a los derechos humanos por parte de gobiernos “progresistas” que alguna vez prometieron más de lo que están dispuestos a cumplir.

Deja un comentario