Mansilla ya piensa en la provincia

Digo lo que siento

show_image_NpAdvHover.phpEl Movimiento Popular Neuquino jamás saboreó un éxito tan amargo como el de ayer. Fue un triunfo a lo Pirro, que le dejó tres concejales nuevos, pero que le hizo perder dos, la mayoría y el quórum. Todo en el mismo acto.

El UNE fue –claramente- el gran ganador de una jornada electoral demasiado pobre como para alegrarse mucho: que hayan votado el 55 por ciento del electorado, quiere decir que la representatividad de cada voto cae a la mitad.

Los partidos hicieron una ruidosa campaña en la que parecen haberse olvidado de decir a los y las electoras que este voto era obligatorio. Mucho ruido y pocas nueces, que le dicen. Si uno hiciera un cálculo de cuánto dinero invirtió cada partido por cada voto obtenido, creo que la cuenta no cierra por ningún lado. Sobre todo para el Une, que tenía como objetivo no sólo la capital, sino la provincia.

De todos modos, los partidos pueden quedarse tranquilos: nadie tuvo una ecuación tan negativa como la de Sobisch presidente en 2007.

El intendente Farizano sostiene que los dos votos de Mansilla mas los dos votos de Juntos por Neuquén, conforman un nuevo Concejo con una nueva mayoría para el partido de gobierno: cuenta el voto que tenía el radicalismo y los 2 viejos del Une. Total: siete.

Para Mansilla está claro que si a Farizano le va bien, puede consolidarse como una alternativa idea para la reelección del 2011. El –ya lo aclaró- piensa en provincial.

La elección para diputado provincial de junio pasado demostraron que el UNE era un partido local. Y que debía remar mucho para entrar en la consideración de toda la provincia, adonde sigue siendo un perfecto desconocido. Estos 20 mil votos de aquí son un buen principio. Pero aquí, en Neuquén, para ganar una elección hace falta entre tres y cuatro veces más que eso.

Por eso debemos prepararnos para que desde el Deliberante –mejor dicho, desde la presidencia que ya reclamó- Mansilla se hará oír. Vienen dos años de decisiones tan fuertes como polémicas, tan progresistas como controversiales. Y la polémica vendrá –sin dudas- por el alcance de sus medidas. Es que  Mariano va por Neuquén, y sin dudas su campaña lo demostró. Busca construir una nueva neuquinidad y lo hará desde su sillón de presidente de un Concejo local.

A Farizano el negocio parece interesarle. Una nueva gestión comunal puede ser un techo interesante para su carrera. E incluso si le va mal, podría acompañar mañana al futuro gobierno de una rara coalición que ya demostró su éxito en la comuna.

La cuestión es si Mansilla seguirá acompañando a Farizano hasta el fin en esta gestión, o si se abrirá antes, por eso de que uno trabaja dos años para el partido por el cual llegó, y los otros dos para el nuevo comicio que se viene. Si logra cerrar con sus nuevos socios del PJ y la UCR, seguirá. Pero si no, no hay motivos por los cuales no deba abrirse.

Una piedra en este camino es que el otro candidato a la gobernación, Horacio Pechi Quiroga, optó por apoyar a la alianza de partidos que salió tercera. Un mal registro cuyo costo deberá pagar ante Mansilla.

La peor

El MPN –como dijimos- fue el gran perdedor, porque sacrificó cinco concejales y sólo logró reconquistar tres, en una ciudad que le es adversa desde los últimos doce años. No es para preocuparse tanto sin embargo: mantiene ocho concejales, de un cuerpo de 18. No puede mandar, pero tampoco ser ignorado.

Ganó por sólo 206 votos según datos provisorios, y con uno de los porcentajes más bajos de su historia: el 22 por ciento. Nada. Pero Jalil sigue contento porque nadie le pudo disputar el puesto de ganador permanente. Adonde voy, gano, dice.

Hay que recordar que de esos diez concejales que tenía, la gran mayoría eran del sobichismo residual: tal vez el último bastión de poder de el ex gobernador, que va perdiendo peso. Se diluye poco a poco y da paso a más hombres que mujeres del sapagismo naciente.

Otro gran ganador fue el partido Recrear, que no puso en juego nada, y ganó un concejal. El dato es importante para las huestes de Ricardo López Murphy, que parecen existir aquí y tal vez en algún distrito de Necochea.

Mercedes Lamarca hizo una buena elección:  sus casi 8 mil votos le permitieron mantener su banca y la independencia partidaria que viene construyendo desde que se separó de la alianza de partidos que llevaron a Martín Farizano al Ejecutivo municipal. Es importante, además, porque es la única que plantea –junto a su partido- políticas sociales desde una visión de género que a nadie parece importarle en el deliberante.

La lista Ciudadana es un caso para analizar: hay motivo para festejar sus casi 5 mil votos. La gran frustración fue no haber entrado por poco, y porque queda demostrado fehacientemente que el sistema no acepta nuevos partidos, y que es casi imposible construir uno desde la nada: no se le exigen avales para constituirse como partido, sino afiliados. Y no tiene un solo peso para su campaña, porque eso para los partidos con representación. La democracia exige un cambio en este sentido.

2 comments

  • Las elecciones a concejales del domingo fueron un fuerte cachetazo para el MPN y JUNTOS POR LA CIUDAD y una gran victoria para el resto de los partidos.
    Creo que, a pesar de la poca participación de la ciudadanía para ir a votar, los que fuimos demostramos a los partidos gobernantes tanto en el municipio como en la provincia, que no estan haciendo para nada bien las cosas en sus cargos y que nadie se creyo que la falta de obras es por los bajos recursos que dejaron gestiones anteriores o por la “crisis económica”, mas bien se nota que no tienen la capacidad suficiente para gobernar o estan haciendo otra cosa con los fondos.
    Creo que la sociedad esta empezando a cambiar su forma de expresarse y usando el voto como una muy buena herramienta como para aplaudir o castigar una gestión de gobierno, asi como tambien se vió a nivel nacional; ojalá que lo vean el resto del electorado que no fue a votar y vayan a votar con la cabeza y no por el partido o por un colchon.

  • a mi me interesaria saber de donde salen los fondos para hacer campaña en los partidos políticos, sera cierto que mansilla obtuvo plata de aten, algo asi como un aporte a la causa de su cuñado por $300000 o lo saco de sus propias arcas que tambien de paso salen del estado provincial ya que la mayoria de su dinero proviene de juicios ganados al estado neuquino, y del MPN que voy a decir si ya la robaron antes, ahora la invierten en las elecciones o no y siguen dando favores a cambio de votos (como toda la vida hicieron)

Deja un comentario