Ahora sé por qué el Boby inclina la cabeza 45 grados a la izquierda

Tema de la semana

el-tema-de-la-semana No sólo llora y se emociona: el Boby también es un termómetro ideológico. Y además, zurdo. Aquí la demostración científica del hecho.

Por Qwert Poiuy

El Boby no deja de sorprenderme. Hace poco descubrí que lloraba cuando miraba porquerías en la tele o la tele de porquería; también me sorprendí por su inteligencia y hasta logré que una profesional de la psicología canina reconociera su alta sensibilidad social.

Pero la cosa no terminó allí: esta semana, descubrí que el Boby, ahí donde lo ven… -bueno, ahora no porque fue al patio a hacer pis, pero ahí adónde suele estar para que lo vean- es una especie de vigia del oriente. Un faro alumbrando el camino en medio de una marea roja. Un comisario político de la revolución. En otras palabras: el Boby, señoras y señores, ladys and gentleman, camaradas y camarados, es un detector de ideologías.

Lo descubrí esta semana -para ser más exactos, el miércoles- cuando nos sentamos los dos a escuchar la cobertura de la FM Unperritosincal sobre la expropiación de Zanón. Yo estaba muy emocionado e iba siguiendo atentamente los discursos en la Legislatura.

Me senté en el banquito de mimbre y el Boby se instaló al lado mio como Nipper, el perrito de Víctor, pero en vez de mirar el fonógrafo, miraba la radio como queriendo saber adónde estaba Wálter Pérez.

Yo notaba que el tipo inclinaba la cabeza para un lado y para el otro. De pronto más, de pronto menos. Y -sabedor de que mi perro es una caja de sorpresas que luego tengo que recoger con una palita porque si no la casa queda echa un asco- comencé a tomar nota de sus actitudes. Para hacer más científica mi labor, agarré un transportador de chapa que me sobró de tercer grado de la primaria.

Este es el registro fiel del comportamiento de mi fiel salchicha, con las mediciones correspondientes, y algunas consideraciones de mi parte. Otras consideraciones no las transcribí porque no me entendí la letra.

Milquinientas horas. Comienza la sesión.

  • Habla Russo: Boby se alerta. Escucha. Gira la cabeza diez grados hacia la izquierda. Salta. Mueve la cola. Salta otra vez. Agita las patitas. Parece contento.

  • Habla Soledad Martínez: Gira 35 grados a la izquierda.

  • Entra Tobares: Boby mueve la cola. Pero sigue duro como perro é yeso.

  • Habla Kogan: Boby gira 45 grados a la derecha.

  • Habla Inaudi: Boby gira 67 grados a la derecha. Me impresiona. Parece Linda Blair en El Exorcista. Ahora se queda ahí clavado cuan perro de caza que encontró la liebre. Se cae. Se levanta. Sigue escuchando.

  • Habla Rachid: Boby hace obtusángulo hacia la derecha. Busco en el botiquín y encuentro dos pastillas de flexicalm. Masajito con Ratisalil, y continumos escuchando:

  • Habla Baum: Comportamiento errático. Espasmódico. Gira diez a la izquierda, diez a a derecha, 25 a la izquierda, 49 a la derecha, 55 a la derecha, 60 a la derecha, intenta enderezar….78 a la derecha y se queda ahi. Duro.

  • Habla Paula Sánchez: 39 a la izquierda. Hacia el final, 45.

  • Habla Canini: (Boby gimotea. Parece decir: “se está fusilando la nota de 8300”. Pero es un animal. Boby). 22 a la izquierda.

  • ¿Habla Sagaseta? Boby quieto….(creo que no entendió). Mueve la patita como pidiendo que le repita el discurso. Sory gordo: no lo grabé.

  • Habla Goncalves, el Boby salta de alegría. (Parece decir: “lo-muchachó-pero-nissssss-taaaa”. Pero insisto: es un animal. Boby).

  • Vuelve Russo: Otra vez fiestita. Salta. Da vueltas, mueve la cola. Veinte grados a la izquierda.

  • Votan. Gana la expropiación. El Boby tuerce 65 grados a la izquierda, se revuelva en el piso, mueve las patitas hacia arriba y abajo. Subo el calefactor. Lo bajo, lo subo. No entiendo. Me mira, se le llenan los ojitos de lágrimas y se va a dormir.

Llegado este punto, no me queda duda alguna: el picho es un termómetro ideológico. Pero además, es zurdo. Tuve la certeza por su festejo por la expropiación. Pero me quedó claramente certificado porque puso chocho de alegría cada vez que hablaba Russo.

5 comments

  • son muy buenas las notas, aunque creo que el boby se equivoca creyendo que Russo del MPN, es de izquierda. me dejó haciendo ruido el final de la nota.

  • Y…. capaz que se lo confundió con un “ruso”. Pero no creo: es un animal. El Boby.

  • El Boby es un genio, aunque sospecho que el dueño sobredimensiona sus logros…qué grande el pichichus!!!! Mínimo, se merece aumentarle la ración diaria de leche

  • Ni loco! Además le enseñé a ordeñar cuando era cachorro. Que se las arregle solo!

  • Está bien, está bien, pero las mentes brillantes suelen ser poco prácticas; el pichicho capaz es un termómetro ideológico y llora ante las injusticias del mundo, pero no tiene ni remota idea de qué demonios es una vaca, o lo que sea que le hayan enseñado a ordeñar en su más tierna infancia. Fijáte

Deja un comentario