Zanón: Octubre y la estrategia del desgaste

ARCHIVO

Acta compromiso, comisiones de diputados que se forman para estudiar el caso, viajes a Buenos Aires, marchas y miles de petitorios. El gobierno de Sapag ya está dando una respuesta y actuando en consecuencia. Hasta el momento sus intervenciones han sido en un solo sentido.

Por Laura Heredia

Publicada en periódico (8300) Plan B en Setiembre de 2008

Si Zanon es un conflicto, lo es para el gobierno. La experiencia inédita que llevan adelante quienes trabajan en la fábrica de cerámicos cumplió 10 años. Desde que en el ‘98 un grupo de obreros comenzó a organizarse para recuperar el Sindicato hasta hoy, la gestión obrera no ha dejado de expandirse. Pero hoy su continuidad está en riesgo y no es una exageración. ¿Hay salida? Los trabajadores dicen que sí: hay que expropiar.

Conflicto judicial

La causa comenzó cuando los dueños se fueron dejando las deudas, la fábrica parada y cientos de telegramas de despido. En 2001 los y las trabajadoras resisten durante 5 meses en carpas donde se organizan con apoyo de la comunidad. En marzo del 2002 comienzan a producir hasta que en el 2004 el INAES reconoce la conformación de la cooperativa Fasinpat y un año después el juez de la quiebra los autoriza a administrar la planta por un año. Antes, el juez ya había desplazado e intervenido a todo el directorio de la empresa y decretado la quiebra personal de Luis Zanon y la del grupo empresario.

El tiempo pasa urgente. La gestión obrera de Zanon es una organización atravesada por infinitas aristas que conviven en permanente tensión y cuyo principal objetivo es no repetir los métodos y el sistema de la empresa.

Los acreedores quieren cobrar la deuda de Zanon y presionan. Son 205 millones que se adeudan al Banco Mundial ($165 mill), SACMI ($29mill) y el IADEP ($11mill). Estos tres son los primeros en la lista, los créditos con privilegio. La última vez que la justicia autorizó a Fasinpat a comercializar, lo hizo por tres años. Pero entonces, SACMI apeló y la Cámara redujo ese permiso a dos que vencen el 20 de octubre de este año. Tal como están planteados los hechos, parece que en la justicia la experiencia de Zanon ya no tiene más camino, ni para hacer ni para andar.

Para la gestión obrera las prórrogas son respiros que a la larga sólo contribuyen a la asfixia. La posibilidad de planificar a largo plazo se ve gravemente afectada ¿acaso alguien puede vender, comprar, administrar con una proyección de no más de dos años?

El 20 de octubre el juez pondrá los plazos para el remate o venta por licitación. No es necesario un desalojo inmediato, la orden va a depender de la fecha de remate o apertura de sobres. Más allá de que se repita el escenario del 8 de abril del 2003 -cuando miles de personas impidieron que los síndicos tomaran posesión de la fábrica- la cooperativa Fasinpat no podrá seguir administrando legalmente la fábrica, o sea, comprando, produciendo y vendiendo con facturación. ¿Se puede evitar esta situación?

“Una coyuntura en la que se encuentra comprometido el interés público”

Así define el gobierno de Neuquén la situación de Zanon. Con ninguna precisión al respecto, Sapag y su ministro Jorge Tobares, han manifestado que están analizando este conflicto y no descartan ninguna salida. Pero lo cierto es el proyecto de expropiación no se discute en la legislatura.

La primera propuesta del gobierno de Sapag fue comprar la fábrica sin subasta; en privado. Pero “la desecharon por lo abultado del monto: 205 millones de pesos. Por poner un ejemplo para comparar, la ayuda financiera que Cristina le dio a Sapag hace unos meses fue de 150 millones de pesos”, explica el abogado de los ceramistas, Mariano Pedrero.

Se trata de una opción frente al remate y “en ambos casos hay un piso legal que funciona como garantía para los acreedores privilegiados (los que tienen hipoteca o prenda). En ambos casos es o la tasación de la fábrica o la suma de los créditos privilegiados, la que resulte mayor. El primer valor son unos 45 millones de pesos y el segundo más de 205 millones de pesos. Por eso el monto base para comprar la fábrica (con o sin subasta) es de 205 millones.

La segunda propuesta del gobierno es más compleja. Así explica Pedrero los pasos a seguir:

1 – Negociar con los acreedores privilegiados y comprarle sus créditos. Esto implica reconocer como legítima y pagarle la deuda a Zanon. ¿Cuánto cuesta? No se sabe. Lo que acuerden entre los acreedores y el gobierno.

2 – Una vez comprados los créditos hay que esperar o acelerar el remate (que se puede hacer una vez que la provincia pasa a ser la acreedora privilegiada porque ya compró los créditos de esta naturaleza). En el remate la cosa se puede complicar porque si viene alguno a poner más plata que el valor de los créditos hay que empezar a desembolsar más porque sino se pierde todo en la subasta.

-¿Por qué la expropiación es más barata?

– Porque se puede hacer sin pago. En términos políticos: al haber habido un lock out y un vaciamiento, la Legislatura podría decidirlo así: ¿Por qué compensar a un empresario que cometió actos ilícitos? En términos jurídicos: uno porque la maquinaria, al estar prendada por el IADEP, ya es del estado provincial; dos el terreno fue donado por la provincia y, como tal, utilizado para cometer un ilícito comprobado judicialmente: todo bien que es donado y utilizado para fines ilícitos puede ser retrogradado.

Ahora bien, si la decisión política es pagar por la expropiación, ese pago tiene un techo: 42 millones de pesos. Esa es la valuación que realizó la sindicatura (30 millones el inmueble y 12 millones  la maquinaria) y fue aprobada por la familia Zanon, todos los acreedores y el juez. Es un valor objetivo aprobado por todos los actores. Nadie puede ahora reclamar que la fábrica vale más que eso. Una expropiación requiere un precio justo del bien expropiado y, por lo dicho, ese es el valor objetivo. Del mismo, el monto de la maquinaria vuelve al estado provincial porque el juez debe pagar la prenda al IADEP por los mismos 12 millones.

“…la calle no se deja hasta ver la Expropiación

El argumento del gobierno para no expropiar sería que teme que haya juicios posteriores contra la provincia por parte de los acreedores o Zanon. Pedrero asegura que esto es falso porque sobre la base de una ley de expropiación “bien” hecha no puede haber lugar a reclamos. ¿Entonces?

El trabajo de años, la capacidad de crear una alternativa real de cambio y una propuesta política y económica en medio de la devastación empresarial y la crisis social fortaleció la experiencia de la gestión obrera hoy que, aún con sus conflictos, sigue buscando la forma de construir valores distintos. Quizás por esto la resolución del conflicto sea un problema para el gobierno. Lo que para la gestión obrera de Zanon constituye su principal fortaleza, “el apoyo de la comunidad”, para el gobierno es el costo político de cualquier decisión, acción o falta de acción.

En los pasillos de casa de gobierno aseguran que el verdadero motivo de la reticencia de Sapag a aceptar la expropiación es que perdería credibilidad por partes de empresarios y pondría en riesgo futuros emprendimientos en la zona.

Argumento que muestra una lógica evidente ya que la Zanon (como la nombra la gente) es hija de la crisis del 2001 y el clasismo de los ’70 en Argentina: “recelo antiburocrático de las bases obreras y presencia de militantes de izquierda que politizaron la experiencia empujándola constantemente al campo de las definiciones políticas”, sostienen los historiadores.

Recuadro

Otras expropiaciones

A través de la ley 1529 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se expropiaron 13 establecimientos. Desde fábricas textiles hasta clínicas privadas, pasando por talleres gráficos o madereras. En ninguno de estos casos hubo proceso judicial en contra a pesar de que la expropiación se realizó sin tasación previa. La ley N° 580 de la Provincia de Ushuaia permitió la expropiación de la ex – Aurora Grundig por un monto de $ 9.210.000  que fue aprobado por el juzgado. Por su parte en Río Negro el frigorífico Fricader se expropió por $ 804209,21 a través de la ley N° 4165.

Deja un comentario