“A la hora de reprimir no hay internas entre las fracciones de la burguesía”

Derechos de la humanidad, SECCIONES

090804 ningun pibe nace para chorro

María del Carmen Verdú, integrante de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, dialogó con 8300web sobre el Régimen Penal Juvenil aprobado por el Senado Nacional el 8 de julio pasado.

Se trata de un proyecto de ley que, entre otras cosas,  baja la edad de imputabilidad de los menores a 14 años. Este nuevo “Régimen Penal Juvenil” ha sido aprobado por unanimidad en el Senado y ahora espera  ser tratado por los diputados y diputadas  para su sanción.

“Este proyecto de ley mantiene una íntima relación con el aumento de las muertes en los intitutos de menores, que venimos registrando desde la Correpi. Indudablemente  el hecho de que haya logrado media sanción nos da una serie de pautas para entender de lo que estamos hablando” comienza alertando María del Carmen, en el marco de la presentación del libro “Represión en democracia…” en la ciudad de Neuquén.

“Primer dato: lo que se  sanciona es un proyecto que surge de la  unión de otros tres, presentados por el Partido Justicialista versión kirchnerista, el Partido Justicialista versión oposición y la Unión Cívica Radical parte del Acuerdo Cívico y Social,  respectivamente.  Primera conclusión: cuando se trata de ponerse de acuerdo para reprimir no hay interna significativa entre los representantes de las distintas fracciones de la burguesía.”

“Segúndo dato: el proyecto fue votado por unanimidad, 45 senadores y senadoras  que levantaron la mano y dijeron “SI”. A tono con la época que vivimos, el proyecto dice cosas bonitas entre sus párrafos: promover el  pleno desarrollo de la persona menor de 18 años y el uso y goze de todos sus derechos, garantizar los derechos procesales…. pero a continuación baja la edad de imputabilidad a 14 años. Por tanto, chicos de 14 años a los que no dejaríamos volver a casa más allá de cierto horario, mucho menos manejar un auto o tomar una decisión importante en su vida (como casarse por ejemplo), a estos pibes los vamos a juzgar penalmente por cualquier delito.

Rapidamente María del Carmen aclara: “En realidad no por cualquier delito. Porque en este intento de parecer políticamente correctos de los legisladores se cuidan de decir ” sólo aquellos delitos severamente penados”. Ahora bien, si uno agarra el Código Penal vemos que la casi totalidad de delitos con penas menores a los dos años de prisión no son precisamente los delitos por los que suelen ir presos nuestros pibres, los hijos de los trabajadores, los pibes de los barrios pobres. Batirse a duelo, la instigación al suicidio, esos son los delitos que tienen penas menores a los dos años. Así como también tienen esas penas la totalidad de los delitos cometidos por funcionarios públicos,  como las torturas, cuando, en su búsqueda por lograr penas menores para los torturadores, los jueces  las califican como vejaciones, apremios y severidades. Resulta que, en la práctica, los delitos por lo cuales suelen caer los chicos más jovenes y más pobres , o sea los delitos contra la propiedad, tienen penas mayores a los dos años.”

Aún falta la media sanción de la Cámara Baja, pero  nada nos hace esperar que no suceda lo mismo que en el Senado.090804 no a la represion

“Esto va a ser ley, por lo que la situación es francamente preocupante. La realidad hoy es que estos chicos -más alla de la legislación vigente que los declara inimputables-  son los primeros en ir presos, porque el juez de menores tiene poder discrecional de decidir si entregar el menor a la familia o ordenar su internación en instituciones de menores. La verdad es que estos institutos son una cárcel, incluso  peores que las cárceles comunes, en la mayoría de los casos. Cuando nos ponemos a analizar en qué casos los jueces deciden si enviarlos a los institutos o entregarlos a las familias, vemos que el único parámetro visible y sistemáticamente aplicado en todos los casos es la condición socio-económica.

María del Carmen sintetiza la postura de la Correpi con estas palabras: “A esta situación terrible en que se encuentran nuestros menores  ahora, además, le vamos a agregar una condena penal. Por eso sostenemos que este nuevo Régimen Penal Juvenil, votado con tantos bombos y platillos hablando de democracia, garantias procesales y derechos constitucioneles, más que derecho al debido proceso -como lo llaman quienes lo redactaron- concede a los menores la gracia de ser condenados.”

One thought on ““A la hora de reprimir no hay internas entre las fracciones de la burguesía”

  • Yo meteria preso a los menores delincuentes, pero no en una prision como las de los mayores de edad, sino por la mañana tiene la obligacion de estudiar, si se niegan no le dan de comer, y por la tarde trabajos comunitarios y fisicos, si se niegan no le dan de comer… Ellos eligen o mueren de hambre o sirven para la sociedad y le devuelven un poco de perdon por los delitos… Al mismo tiempo que el estado luche contra la creacion de futuros delincuente o malvivientes juveniles: Empezando en gestionar acciones contra la desigualdad social, una educacion y valores desde las familia, esto lleva muchisimos años pero hay que comenzar, eliminar y castigar el narcotrafico, el mercado negro de armas y promover una educacion y condiciones de vida saludables y justas, fuentes de trabajos dignos, todo se empieza desde arriba. se puede… si se puede…

Deja un comentario