“No vamos a dar el brazo a torcer”

GUÍA COOPES, SECCIONES

Marcha del Sindicato de Ceramistas de Neuquén
Marcha del Sindicato de Ceramistas de Neuquén

Desde el 13 de junio la Cerámica Stefani de Cutral Có permanece paralizada. Los obreros aseguran que seguirán firmes en su postura hasta tanto le paguen lo que les corresponde.


Más de un mes y medio de lucha en reclamo del pago de haberes atrasados llevan los trabajadores de la cerámica Stefani de Cutral Có, y las negociaciones parecen encontrarse en un punto muerto. La empresa insiste una y otra vez con su argumento de que no tiene dinero, mientras que los obreros por otra parte aseguran que sólo se trata de excusas y que están dispuestos a seguir firmes con las medidas de fuerza, más allá de las presiones y amedrentamientos, hasta tanto sean reconocidos plenamente sus derechos.

El conflicto comenzó a desatarse a comienzos de año cuando las autoridades de la fábrica le hicieron saber a sus empleados que no les pagarían la segunda quincena correspondiente al mes de enero. Los obreros, con sabio olfato y previendo los tiempos que se avecinaban, comenzaron a organizarse y desde aquel momento se mantuvieron en estado de asamblea permanente.

La situación se desbordó definitivamente en julio cuando nuevamente la empresa se excusó de que no tenía plata para pagar los salarios, esta vez con el agravante de que tampoco abonarían el aguinaldo. Luego de seis infructuosas reuniones con la patronal, el 13 de junio los obreros finalmente decidieron para la producción hasta que sus pedidos fueran escuchados.

En diálogo con Marcelo Pascuccio, conductor del ciclo radial “La Palangana”, Vicente Fuentes, trabajador de Stefani e integrante de la Cúpula dirigente del Sindicato de Ceramistas, respondió a las explicaciones de la empresa: “Desde el 2002 nosotros llevamos un control de la producción así que no pueden venir a decirnos que no tienen para pagarnos lo que nos corresponde. No vamos a resignar nuestros derechos”, enfatizó el dirigente, y agregó que en la última asamblea decidieron ir más allá en el reclamo y solicitar un aumento salarial.

Hasta la fecha los obreros solo han percibido la mitad del aguinaldo y parte del sueldo correponsiente a julio, ya que no les fueron abonados los días de paro ni los premios.

Hoy además, mantuvieron una reunión con el Secretario de Gobierno de la ciudad, Carlos Aren, quién dejó abierta la puerta a una posible mediación entre las partes. Además desacreditó los dichos de las autoridades  de la empresa que han manifestado no haber recibido nunca ayuda alguna por parte del gobierno. El funionario confirmó que sí recibían subsidios oficiales.

Así, los obreros sostienen que los números cierran y que la fábrica no está dando pérdida. Una de las hipótesis que manejan apunta a que la dirigencia  esté destinando las ganancias de la planta de Cutral Có para cubrir deudas pertenecientes a otra sucursal en Buenos Aires que se encuentra en concurso por convocatoria de acreedores.

En estos últimos días también comenzó a flotar el fantasma de un posible vaciamiento. Además de todas las cargas que ya fueron despachadas, en el interior del edificio aún hay alojada mucha producción sin entrgar, aseguran. “Si esto sigue así, estamos hablando con los compañeros de ponerle un precinto a todo ese material para que los trabajadores puedan tener su sueldo”, señaló.

Actualmente los obreros se encuentran reunidos afuera de la fábrica ya que la empresa les cortó los suministros  de luz y gas. “Si nos quieren amedrentar, ya estamos curados de espanto –advirtió Fuentes-. Algunos tenemos ya casi 30 años en la fábrica y sabemos lo que hay que poner al momento de defender nuestros derechos”.

Deja un comentario