“El que se aparte de la constitución tiene que ser reprimido”

Política, SECCIONES

Comité de consenso
Comité de consenso

Polémicas e inesperadas resultaron las declaraciones del Secretario General de la CGT Neuquén, Sergio Rodríguez, que se conocieron esta semana. El dirigente gremial forma parte del denominado “Comité de Consenso por la sustentabilidad económica y social”, que también integran el subsecretario de Desarrollo Económico, Javier Van Houtte y el vicepresidente ejecutivo del Centro Pyme-Adeneu, Edgardo Phiellip

El comité aparece en escena como un extraño experimento presentado por el gobernador Jorge Sapag a comienzos de julio, que logró aglutinar a sindicalistas, representantes de las cámaras empresariales y miembros del gobierno provincial, bajo el pretexto común de encontrar una salida pacífica a los conflictos sociales que hoy enfrenta la provincia.

El audio, dado a conocer por los trabajadores de FasinPat, fue emitido al aire este martes en el programa La Palangana, que se emite de lunes a viernes por FM Calf Universidad con la conducción de Marcelo Pascusio, y ya ha suscitado críticas desde distintos sectores, gremiales y partidarios.

A través de todo su discurso, Rodríguez centró el eje sobre el mantenimiento del orden público como premisa y su constante quebrantamiento por parte de distintos actores sociales a través de sus reclamos, pero sin siquiera considerar los contextos de origen o la urgencia que muchas veces se esconden detrás, y la constante desatención y displicencia del estado en este sentido.

“Cuando un sector no se aviene  por los canales institucionales y normales a acatar lo que el resto de la comunidad está acatando obviamente que la represión tiene que existir. No puede ser que un grupo considere estar por encima de la comunidad. En este supuesto de alterar el orden público, el estado tiene que actuar”, consideró

También expuso su opinión sobre el rol social de los trabajadores de la cerámica FasinPat, a quienes acusó directamente de incentivar la violencia social, y su total desacuerdo con el aporte de 23 millones de pesos de las arcas provinciales a la fabrica: “Eso no va a solucionar el problema de los puestos de trabajo. Para que ese establecimiento, que ya está completamente desguasado, funcione, va a necesitar que el estado lo apoye constantemente. Va a ser un cliente del estado.  No se hasta que punto es conducente que la comunidad en su conjunto tenga que hacer semejante aporte económico para exacerbar aun mas la conflictividad social. Solo va seguir siendo  una bolsa sin fondo en el que se va a poner dinero para que esta gente siga haciendo bolitas para tirarle a los policías en cada conflicto”.

En Neuquén, la intervención del estado mediante el uso de la fuerza para sofocar reclamos sociales ya ha cuenta con varios antecedentes negativos, incluso con desenlaces fatales en más de una oportunidad, como sucediera en los tristemente célebres casos de Carlos Fuentealba y Teresa Rodríguez. Con respecto a este punto sentenció: “Son los deberes de quien asume la responsabilidad de conducir el estado y son los riesgos que también tiene que correr. Todo acto ilegal debe ser reprimido por la justicia. Intentamos desde hace 25 años vivir en democracia y esto significa el respeto por la constitución, las leyes y las instituciones de la república. El que se quiere separar de esto tiene que ser reprimido”.

Por último, consideró injusta la cantidad de dinero que el estado destina mensualmente a “gastos comunes y salarios” y en cambio, reclamó un mayor apoyo económico para el sector privado, ya que es “quien genera riqueza”.

Y agregó: “Que la comunidad sepa que vamos a hacer todo lo posible por lograr la pacificación de Neuquén”.

3 comments

  • Los obreros masacran el capitalismo en China
    Tres mil operarios mataron a palos al nuevo mánager de una metalúrgica estatal adquirida por un holding privado que planeaba despedir al 80% de los empleados.
    El viernes, después de tres días de protestas y parálisis de siete altos hornos de la planta –que produce anualmente unos siete millones de toneladas de acero–, Chen Guojun intentó sin éxito negociar con los manifestantes, que lo sacaron a la rastra de la sala de reuniones, lo golpearon y lo arrojaron desde el segundo piso.

    Espero que los traidores de la CGT lleven paracaidas

    De a uno no va a quedar ninguno.

    Se va a acabar….la burocracia sindical

  • No se puede esperar otra cosa de los sujetos que integran éste “comité” autoconvocado y autodefinido. Nadie entiende bien a qué se dedicarán pero algo es seguro, su accionar solo apunta a fomentar el apoyo al latrocinio infinito de quienes poseen cargos públicos y a desarrollar la aceptación de la payasada como modo de vida aceptable.

Deja un comentario