Sapag, Saiz y Pereyra festejaron los acuerdos gasíferos

Política, SECCIONES


Compañeros Pereyra, Sapag y Saiz
Compañeros Pereyra, Sapag y Saiz

Cinco mil petroleros festejaron hoy el acuerdo gasífero que sube el valor del gas en boca de pozo y frena los despidos en el sector. Sapag y Saiz, fueron dos compañeros más.

No fue un día peronista, porque el termómetro apenas superaba el cero grado y el cielo amenazaba con desplomarse en cualquier momento. Sin embargo, el predio ubicado en la Vuelta de Obligado en Neuquén capital, fue una verdadera fiesta en la que cinco mil personas aclamaron los acuerdos gasíferos firmados el viernes en Capital Federal.

La fiesta estuvo presidida por el secretario general del sindicato del Petróleo y el Gas Privado, Guillermo Pereyra, que fue el orador central y la gran figura del día. Lo acompañaron los gobernadores de Neuquén, Jorge Sapag, y de Río Negro, Miguel Saiz, en un segundo y tercer lugar respectivamente.

También estuvo el subsecretario de Control y Planificación del ministerio de Planificación Federal, Roberto Barata. Y junto a ellos, los grandes emblemas del peronismo en varias de sus versiones: la CGT local, los gremios de Camioneros, de Comercio, Smata, legisladores del PJ y otros dirigentes de menor jerarquía de las dos provincias.

Pero lo que primó fue el agradecimiento general (de Pereyra, de Sapag y de Saiz) a la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, y al ministro de Planificación Federal, Julio De Vido. “Ella destrabó todo el problema” dijo el mandatario neuquino.

Marcha con sponsor

El acto empezó a las 12,30 cuando una columna de poco más de 50 metros, partió desde el poderoso sindicado del Petróleo y el Gas Privado que conduce Guillermo Pereyra. Al frente de esa formación, venían el propio Pereyra, con el gobernador Jorge Sapag de un lado y el aterido mandatario de Río Negro, Miguel Saíz. Detrás, otros dirigentes y funcionarios se peinaban para una foto en la que sólo cabían estos tres.

Para desgracia de los gobernadores, detrás de ellos se enarbolaban tres banderas: la de DLS, la de Task y la de Testing, tres empresas de servicios petroleros que –en ese contexto- parecían auspiciantes de la breve caravana.

La columna ingresó al predio de la Vuelta de Obligado saturada por los alaridos de un locutor que parece cobrar un buen sueldo de Pereyra, y en medio de los aplausos de unos cinco mil trabajadores y no más de 10 o 20 trabajadoras petroleras de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

En realidad, era una asamblea

Lo primero que ocurrió fue que el secretario gremial del Sindicato de Petroleros, leyó el acta firmada con los empresarios y los gobiernos, que era bastante inespecífica pero que pronunciaba las palabras mágicas “dejar sin efecto los despidos”. También decía que el gobierno nacional iba a intervenir, que la crisis internacional, que las empresas debían entregar un plan de inversiones, y que se buscaba la paz social. Todo esto, hasta fin de año.

“Los que estén de acuerdo con el acta, levanten la mano” dijo el hombre, y todos levantaron sus manos.  Jamás preguntó si alguien estaba en contra o si habían abstenciones. Por lo pronto, aplaudieron todos.

Saiz, el breve

Tal vez por efecto del frío que tenía o porque su papel en las negociaciones había sido algo menos que nulo, el gobernador de Río Negro, Miguel Saiz, decidió ser breve. “Celebramos con beneplácito el acta firmada” arrancó con un lenguaje un poco desubicado para la audiencia que tenía. Pero enseguida enfiló mejor: “Debe haber sido difícil llegar a este acuerdo –dijo porque no estuvo- pero demuestra que cuando hay voluntad, el acuerdo es posible”.

También habló de la importancia de redoblar las inversiones sin cejar en la defensa de los recursos naturales. Y anticipó que “hoy comienza una nueva etapa en el gas y el petróleo”, sin aclarar muy bien de qué hablaba.

El compañero Sapag

Jorge Sapag recibió una ovación de los presentes. Él tampoco se privó de hablar de la crisis internacional y sus coletazos en la región. Y de la importancia de detener los despidos. Aseguró que habían 780 telegramas cursados y unos mil más por llegar. Le pegó duro a la oposición que lo critica y agradeció profundamente a la presidenta Cristina Fernández por haber “destrabado” la negociación.

Son cientos de millones de dólares que se volcarán al gas en los próximos días”, dijo, y anticipó que la semana próxima comenzarán a trabajar las empresas. También aclaró que “los recursos naturales de la provincia no se regalan” y que este logro fue posible por “el trabajo de todos, empujando la carreta para el mismo lado”, en alusión a sus antepasados, que debían empujar la carreta que los trajo a la zona cada vez que se empantanaba.

Mi amigo Jorge

En este maremagnum de agradecimientos que era el acto, Pereyra cerró la celebración con una frase fundamental. Dijo (sic): “Este gobernador (por Sapag) es mi amigo, porque lo hemos apoyado orgánicamente para que sea gobernador, y no nos ha fallado. Estuvo 11 horas trabajando defendiendo nuestros intereses (el de los petroleros). Por eso lo vamos a seguir apoyando, seguramente también en el 2011”.

El dirigente también habló de la crisis internacional, del peligro que corrían de perder unas 3000 fuentes de trabajo, y del hecho de que ellos nunca perdieron la esperanza. Aprovechó para darle palos a la Federación (cuya conducción –parece- aún sigue deseando) y se felicitó por “haberla dejado: ahora somos nosotros los que decidimos” aclaró ante el fervor popular.

Pereyra también agradeció al secretario de Energía de la provincia, Guillermo Coco, quien “parecía el secretario general”, del gremio, claro.

Finalmente resaltó los logros del acuerdo. A saber:

–         Pone en marcha la actividad petrolera

–         Termina con el fantasma de los despidos

–         Permite que los trabajadores lleven el pan a sus casas (entre otras cosas, claro)

–         Les da a los que están en sus casas bajo la carátula de “preventivo de crisis” un aumento de 2200 pesos.

–         Abre las negociaciones paritarias que –dijo- no se producen desde hace un año y medio. En este contexto discutirán el convenio colectivo de trabajo.

–         Abre las negociaciones salariales también con las refinerías.

Unos pocos datos

El gobierno de la provincia nunca dio a conocer los acuerdos firmados en Capital Federal. Tampoco lo hizo Pereyra, quien pidió que “esos detalles” se los pidiéramos al gobernador.

Pero hoy, en la gacetilla de prensa de Casa de gobierno, y en la cobertura del acto petrolero, se dieron algunos pocos detalles. Por ejemplo que “Esa gestión habilitó la suba de un dólar por millón de BTU -British Termal Unit- al precio del fluido para las centrales térmicas. En consecuencia, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA, Cammesa, pagará 2,40 dólares el millón de BTU. Además, se obtuvo un aporte de unos 350 millones de dólares del fondo del gas para desarrollar inversiones en la cuenca neuquina”.

En el segundo (y último) párrafo dedicado a explicitar el acuerdo, se dice que “Este esquema, que implica la negociación del precio del barril de crudo para regalías, modificará los ingresos provinciales por este recurso”.

Nada mas. Pero nada menos.

One thought on “Sapag, Saiz y Pereyra festejaron los acuerdos gasíferos

Deja un comentario