Festejos y lamentos para este lunes

Política

 

lágrimas y sonrisas en Neuquén
lágrimas y sonrisas en Neuquén

Hoy los petroleros festejarán el acuerdo que permitió aumentar el valor del gas en boca de pozo. Y a la misma hora, los representantes del pueblo analizarán qué hacer por el tarifazo del gas.


Este lunes 20 –justo para el día del amigo- ocurrirán dos hechos que demuestran cuál es el rumbo de la política del gobierno provincial.

Hecho 1

A las 11, en la Vuelta de Obligado, en Neuquén capital, el poderoso sindicado del petróleo y el gas privado que conduce Guillermo Pereyra, encabezará un acto que según  a quien se le pregunte, reunirá 10, 12, 15 o 20 mil personas.

Será –por un lado- una demostración de fuerzas del gremio que tiene los mejores sueldos de la región, que mueven la economía como ningún otro, y que maneja las canillas del gas y del petróleo.

Cuando se enojan, pueden dejar sin gas desde Neuquén a Buenos Aires. O desabastecer de petróleo a las refinerías y éstas a las estaciones de servicio y de ahí podrían paralizar un país. Si quisieran, claro.

Pero por otra parte, Pereyra pretende con esto agradecer. A los trabajadores del petróleo, por el aguante. “Han demostrado una coherencia impresionante, y ésta será una forma de agradecer la disciplina gremial y la confianza” dijo este hombre rico y poderoso a la prensa el viernes a la noche.

Y también quiere agradecer al gobierno de Jorge Sapag, que se puso al frente de sus reclamos e impulsó el acuerdo del viernes que garantiza mayor valor de boca de pozo para el gas, lo que hace que las empresas vuelvan a producir, ganen mas, contraten mas, paguen mas regalías y pongan en marcha el “círculo virtuoso” de la economía capitalista.

Como frutilla del postre, es posible que Sapag esté en ese acto. Festejando.

Hecho 2

Casi a la misma hora, en el Concejo Deliberante de Neuquén, se reunirán los defensores del Pueblo con los ediles capitalinos. Invitaron a los diputados y las diputadas provinciales.

En ese encuentro, analizarán qué hacer con el tarifazo que sufren todos los habitantes de Neuquén en sus boletas del gas. La cosa es complicada: la incorporación de un adicional para que los neuquinos subsidiemos las importaciones de gas que se realizan desde Bolivia (a cinco dólares el millón de bTU) o a través de los imponentes buques metaneros (que llevan metanol) desde Venezuela (a 10 a 12 dólares), causó aumentos que duplicaron y hasta triplicaron los valores históricos de determinados consumos residenciales.

La iniciativa de la Defensoría del Pueblo busca encontrar un camino para frenar el aumento aquí en la ciudad de Neuquén (porque es el ámbito de incumbencia del organismo) e invitaron a los diputados para ver cómo extender el freno en toda la provincia.

Hasta ahora pocos y pocas comprometieron su presencia. Puede ser que a la reunión vaya poca gente. Por lo pronto el gobernador Sapag no estará: es que posiblemente esté arriba del palco con Pereyra, festejando el aumento del gas en boca de pozo.

Deja un comentario